miércoles 19, junio 2019 | Actualizado 10:51
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Pediatra pedófilo del Garrahan: "Tengo miedo de que se suicide", afirmó un amigo

05/06/2019 22:46 hs
El médico Alejandro Pipino conoce al acusado y dice que sintió una "obligación moral" de hablar por su amigo.

Hace treinta años que Alejandro Pipino conoce al pediatra Ricardo Russo. Hicieron la residencia juntos en un hospital de La Plata en la década del '80 y es, quizás, el mejor amigo del médico del Garrahan que se encuentra detenido desde el martes 28 de mayo, acusado de tenencia, producción y facilitación de pornografía infantil.

 

Pipino, de 58 años, es médico pediatra y oftalmólogo que trabaja en Tapiales y Escobar. Reconoce estar "golpeado hace una semana". "Estoy molido, necesito que algunas cosas de Ricardo se conozcan, lo considero como una obligación moral. Nadie de mi entorno quiere que yo hable, hay miedo, yo también lo tengo, pero no puedo dejar de pensar en mi amigo, tengo miedo de que haga cualquier cosa, de que se suicide, esa es mi obsesión. Quiero que de alguna manera le llegue mi mensaje y que sea fuerte, que aguante", le dijo a Clarín.

Pipino recuerda que hace cosa de un mes le preguntó a su amigo en qué situación se encontraba la causa por aquel allanamiento en la casa de Russo, en noviembre último, cuando la División Cibercrimen de la Policía de la Ciudad le confiscó computadoras y teléfonos celulares. "Ricardo me respondió que estaba todo bien, en manos de su abogado, que le había dicho que se despreocupara, que él se ocupaba".

 

"Es que yo le conseguí el abogado y el tipo se manda a mudar cuando la causa se mediatizó. Ricardo le pagó 15 mil dólares en efectivo, casi todos los ahorros que tenía y lo dejó en banda. Es como que yo tenga que hacer una operación y me borre en medio de la cirugía. Si laburás de esto te la tenés que aguantar", afirmó.

 

El miércoles de la semana pasada fue la última vez que Pipino vio a Russo. Fue en la audiencia previa a la prisión preventiva. "Me acerqué, le di un beso, un abrazo y le dije 'Tranquilo, estamos con vos'. Me miró, no me dijo nada, estaba mal, consternado".

 

También estuvo en la audiencia declarando su psiquiatra, "quien se jugó su reputación y dijo que Ricardo no es un perverso en absoluto, sino que tiene el síndrome de cabeza quemada (Burn Out), porque es una persona excesivamente preocupada por su trabajo en el Garrahan", afirma el amigo con el que compartió el viaje al Mundial de Rusia 2018.

 

"Es el mejor pediatra de su camada y uno de los más importantes de la actualidad, una eminencia realmente, y nunca conocí a un profesional tan exigente y autoexigente. Siempre fue jodido en el laburo, no se permitía errar un diagnóstico. Lo conocí en situaciones límite, dejando la vida por salvar la de varios nenes. Por eso necesito que se sepa cómo trabajaba Ricardo, con qué seriedad y pasión, un tipo hiper-comprometido con sus pacientes".

 

El martes que detuvieron a Russo en el garage del Garrahan, cuenta Pipino que tenían previsto cenar en la pizzería Torino de avenida Juan B. Justo, "prueba de que él no tenía la menor idea de que podía ser detenido. Nunca imaginó que aquel allanamiento de noviembre del año pasado terminaría en todo esto".

 

Pipino recuerda que en noviembre, cuando allanaron el departamento de Russo y se llevaron computadoras y teléfonos celulares, el pediatra acusado lo llamó desesperado. "No sabés lo que me pasó, me acusan de algo que nada que ver, preferiría haber asesinado, me dijo simbólicamente", rememora las palabras de Russo. "Aquella noche lo llamé a su casa y me reconoció que en una de las PC que se llevaron tenía material comprometedor".

 

¿Qué material comprometedor? "No me dejó en claro, pero me dijo que era un video pero que jamás de los jamases difundió, traficó ni facilitó ese material", responde Pipino. "Sí él es culpable de tenencia de material inapropiado, es una cagada porque se trata de un pediatra reconocido, pero no de divulgación ni producción. No, de ninguna manera Ricardo pudo haber producido videos pedófilos. De ninguna manera", repite.

 

Después del allanamiento, Russo cayó en un bajón, en un pozo depresivo y empezó una terapia psiquiátrica que todavía continuaba. "Pasó un fin de año de mierda, pero de a poco fue levantando el ánimo y estaba mucho mejor, supongo que porque no le había llegado ninguna notificación y porque tenía la venia de su abogado. Y siguió su vida, trabajando en el hospital, convencido de su verdad".

 

Pipino comparte una charla que, según él, mantuvo con la subjefa del departamento de Pediatría del Garrahan, que está inmediatamente debajo de Russo. "Ella me dijo que es imposible que Ricardo haya estado en algún momento con un paciente a solas en el consultorio. Que el movimiento que hay en ese sector es imposible de imaginar. Y que las fotos que le encontraron en su teléfono eran todas con fines de trabajo, inclusive la de esas gemelas que aparecen desnudas junto a su madre. Una de las nenas tenía una enfermedad extraña y la otra no, por lo que él tenía que estudiar y comparar las patologías. De hecho Ricardo le consiguió la medicación que costaba como dos mil dólares. Ese es el Ricardo por el que yo vengo a dar la cara y bancarme la que se venga".

 

Russo viajó este año a Australia y Canadá a congresos de pediatría en los que debía exponer. "Si hubiera estado tan incriminado ni vuelve. Tiene a su mujer finlandesa, podría ir a Finlandia. Ricardo estuvo siempre a derecho". Pipino piensa en Mina, la esposa, y en los hijos. "Están viviendo una pesadilla, no pueden entender por el calvario que están pasando, pero a Mina -que es bibliotecaria- la veo fuerte, determinada a defenderlo, porque está convencida de quién es su marido". Cuenta que Russo la conoció en una "rotación laboral" en una pueblito cerca de Helsinki: "Se enamoraron y ella se vino para acá".

 

Pipino se tiene que ir a trabajar, aunque reconoce que tiene la cabeza en otra sintonía. Decidió dar la cara por su amigo sabiendo "la que puede venirse". ¿Si es culpable Russo? "Él es culpable de algo, de tenencia de material, de pornografía infantil. Él es pediatra, atiende a chicos, es un pelotudo, pero no midió, no entendió que ese material podía comprometerlo. Yo lo conozco, yo soy un entrevistador serial, tengo 400 pacientes por mes. Si algo sé es semblantear a una persona y a Ricardo jamás lo agarré en algo mínimamente sospechoso".

 

"Yo voy a ser el más severo con él. Si es culpable, que pague lo que tenga que pagar. Pero no lo matemos de entrada, paremos con el linchamiento mediático, dejemos que la Justicia investigue tranquila", afirmó.

 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...