viernes 19, julio 2019 | Actualizado 00:29
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El estado de salud de Rocío, la única sobreviviente de la masacre de Monte: le sacaron el respirador

03/06/2019 09:46 hs
Rocío, de 13 años, ya respira sola, pero le espera una larga recuperación. "Es un milagro", dijo la mamá.

"Me volvió el alma al cuerpo después de 14 días. Es un milagro", le dice Loana Sanguinetti (33) a Clarín. Es la mamá de Rocío Guagliarello (13), la única sobreviviente de la persecución mortal en San Miguel del Monte. Desde la madrugada del 20 de mayo, cuando un patrullero persiguió a los tiros al Fiat 147 Spazio en el que iba su hija, Loana pasa los días en una silla, "temblando", en el hospital. Este domingo recibió una noticia alentadora: a Rocío le sacaron el respirador después de tres operaciones.


"Es una mezcla terrible, son muchas sensaciones. Ro está mejor de lo que estaba, respira sola, se recupera de las operaciones. Está sedada, por los dolores y todas las cosas que tiene, no está despierta pero abre los ojos, se comunica de alguna manera", explica la mujer.


A Rocío tuvieron que operarla de una herida en el hígado apenas llegó de urgencia al hospital. El miércoles de la semana pasada lo hicieron de nuevo para repararle la fractura en el maxilar. Por eso tiene la mandíbula inmovilizada y no podrá hablar, al menos, por cuatro semanas. El viernes volvió al quirófano para que los médicos del Hospital El Cruce de Florencio Varela repararan sus fracturas en un brazo, una pierna y un tobillo.


"Los días los pasé enfocada en Rocío, lo único que nos preocupa es que esté cuidada, tiene custodia de Gendarmería. Estamos preocupados por lo que pasa acá adentro, en el hospital. Sabemos que afuera pasan un montón de cosas, pero nosotros solo podemos pensar en lo que pasa acá", responde Loana cuando se le pregunta sobre la investigación que ya tiene 12 policías de la Bonaerense y al secretario de Seguridad de San Miguel del Monte detenidos.


"Miro para adelante, no quiero recordar la pesadilla que pasé esa noche, cuando me vinieron a decir, porque me derrumbo. Pienso en el día a día de lo que va pasando con Rocío, segundo a segundo. Hasta ahora no podía hablar porque lloraba todo el tiempo ¿qué podía decir si todo dependía de Ro y de los médicos?", insiste.


La nena continúa sedada para contrarrestar el dolor de sus heridas. Tiene momentos de conciencia, pero aún no está claro si recuerda lo que ocurrió: "Le van bajando la medicación de a poco. A veces se despierta un ratito, abre los ojos, y se duerme. No sabemos si  entiende dónde está ni si recuerda lo que pasó. Los médicos nos dicen que va a ser un proceso largo, que hay que esperar a que esté lúcida para ver cómo reacciona", explica Loana.


El lunes 20 de mayo, alrededor de la 1.20 de la madrugada, Rocío iba en el asiento de atrás del Fiat 147 Spazio, al lado de su mejor amiga, Camila López (13), y de Gonzalo Domínguez (14). Adelante estaban Danilo Sansone (13) y al volante, Aníbal Suárez (22). Todos murieron en el acto. Rocío alcanzó a decir su nombre. Así lograron identificarla y contactar a su familia.


Por el hecho hay una docena de policías detenidos, acusados de perseguir el vehículo a los tiros y de intentar encubrir la persecución para simular un accidente de tránsito. Esa noche, los cinco jóvenes salieron a dar una vuelta en el auto y una patrulla de la Bonaerense comenzó a seguirlos, aún no está claro por qué.


Luego se sumaron otros dos móviles y empezaron a dispararles. En medio de la balacera chocaron contra un camión estacionado y murieron cuatro de sus ocupantes. Con la complicidad de otros policías fraguaron actas y cambiaron declaraciones. Los vecinos denunciaron el hecho y, tras la aparición de varios videos, quedó al descubierto la maniobra.


(Fuente: Clarín)

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...