jueves 20, junio 2019 | Actualizado 15:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El abogado de uno de los policías detenidos por la persecución de San Miguel del Monte: "La causa está contaminada"

26/05/2019 19:07 hs
Puso dudas sobre el expediente y consideró que "no se escribió lo que pasó en realidad". Por la muerte de los cuatro chicos apartaron a 15 oficiales.
El abogado de uno de los policías detenidos por la persecución fatal en San Miguel del Monte denunció que la causa "es una mentira" y aseguró que si se "hubiese actuado profesionalmente no habría tantos efectivos desafectados y detenidos".

Guillermo Baqué es el defensor de Manuel Monreal, uno de los efectivos detenidos acusados de haber participado de un homicidio doblemente agravado. El sábado se llevaron adelante las indagatorias de los cuatro oficiales apresados y de otros cuatro efectivos apartados de sus cargos por "encubrimiento y falsedad ideológica".

Monreal se negó a declarar y su abogado lo justificó: "La causa está contaminada, hay tanta mentira que es imposible que declaren porque no sabemos qué y cómo fue lo que pasó".

El oficial tiene 22 años y según su propio defensor llevaba un año y medio en la fuerza. "Va a seguir negándose a declarar hasta que se empiece a echar luz a la verdad, hasta que se sepa en realidad qué pasó", explicó.

En diálogo con TN, reveló qué fue lo que habló con Monreal de aquella noche en la que murieron los cuatro chicos: "En el suceso hubo involucrados dos móviles. En uno había tres efectivos y en otro dos. Mi cliente estaba en el móvil en el que había tres efectivos y desde el cual se hicieron los disparos".

Además, afirmó que el efectivo fue "prácticamente atropellado" por el Fiat 147 en el que se trasladaban los adolescentes. "Hubo un llamado teléfonico en el cual un vecino denunció y manifestó que se estaba perpetrando un robo. Estos dos móviles fueron hasta el lugar del hecho, se cruzaron con el auto y se pidió identificarlo, pero el vehículo se perdió dentro del barrio y salió. Mi cliente se bajó del móvil, dio la voz de alto para que se detenga, pero fue esquivado. Otro móvil los siguió", relató.

"La causa es una mentira, no se escribió lo que se tenía que escribir", reiteró el abogado, al tiempo que sostuvo: "Tenemos chicos de 20 años presos. Los chicos que murieron tienen 13 y 14 años. Los que están presos tienen 22. La mala instrucción trajo aparejado que se llevaran una comisaría entera de San Miguel del Monte".

Al consultarle a qué se refería al tildar como "una mentira" la causa, respondió: "Desde el procedimiento hasta los testimonios. No digo que el operativo haya estado bien, pero si la Policía hubiese actuado profesionalmente, hoy no habría tantos efectivos desafectados y detenidos".

Para justificar sus dichos, detalló que debería tenerse en la causa "una descripción circunstanciada de cómo se dieron los hechos y cuáles fueron los actores". "Hubo más de 15 personas que intervinieron y solo hubo cuatro o cinco firmas", agregó.

"Lo que hicieron es aberrante y merece la sanción que la ley les otorgue. Mi cliente pedía por su mamá, todavía no cae sobre lo que pasó", cerró Baqué.

Siete de los efectivos involucrados no declararon mientras que la oficial Melina Blanco -detenida el viernes y una de las personas que iba en uno de los tres móviles que participaron de la persecución- sí estuvo frente al fiscal del caso.

Los cuatro detenidos por "homicidio doblemente agravado" son los efectivos Rubén García, Leonardo Ecilape, Manuel Monreal y Mariano Ibañez mientras que los otros cuatro son José Alfredo Domínguez, Juan Gutiérrez, Cristian Righero y Melina Bianco, y deberán responder por el delito de "encubrimiento y falsedad ideológica".

Para los investigadores, la policía observó todo, aunque luego firmó un acta en el que se habrían falseado las circunstancias por las que murieron los jóvenes. La oficial, de 25 años, se presentó espontáneamente en la fiscalía y manifestó que quería declarar porque había participado en el procedimiento y aseguró que ello no figuraba porque sus superiores le dijeron que era "nueva".

Se dispuso su detención y la joven entregó su arma reglamentaria y su teléfono a personal de Gendarmería que realiza los peritajes en la causa. Luego, fue desafectada de la fuerza y se sumó a los otros 14 efectivos en esa situación.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...