martes 17, septiembre 2019 | Actualizado 01:19
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Se viene el Wesak: la luna llena de Tauro y cómo aprovechar su energía

19/05/2019 19:15 hs
¿Te pregustaste alguna vez por qué te atrae mirar el cielo o te cautiva todos los meses la luna llena?.
Ajustamos el telescopio y vemos los planetas en el cielo. Su movimiento y simetría siempre son reveladores. Los maestros de la antigüedad tenían en cuenta las estrellas para llevar adelante su obra, sabían e intuían que si somos parte de un todo éste da señales especiales en su conformación que permiten la activación de energías poderosas.

¿Cómo no verlo? Si la Luna, siendo un satélite sin vida, actúa sobre la vida orgánica de la Tierra, por ejemplo en las mareas, la siembra, la vida animal y natural y también en el ser humano. "No creas nada de lo que te digo salvo que tenga aprobación de tu conciencia infinita", Cristian Fhers. Este sábado a partir de la 18:12 en Buenos Aires se produce la luna llena de Tauro, coordenada especial que emite un fuerte sonido para despertar nuestra conciencia.

Es un evento visible en los cielos que ocurre para todo el mundo sin excepción. O sea que todos podemos receptar lo que sucede. Fundación Fhers, siendo fiel por más de 40 años a la consigna de ser sensible a las estrellas, planetas y movimientos en el cielo cada lunación, invita a quien quiera participar. Ofrece una enseñanza clarificadora y un servicio de meditación grupal. Somos sede en Bs. As. de un lugar que se une a una corriente de muchas personas en el mundo reunidas para celebrar lo que se llama festival del Wesak.

El Festival de Wesak, una celebración milenaria
En la India, el Festival de Wesak ha sido considerado durante siglos como una fiesta pública. Es un día de reunión, de peregrinación y de gozosa expectativa. Es un día santo. Es verdad que el significado interno de este día es reconocido sólo por un pequeño grupo especialmente orientado y que la mayoría no conoce nada y le importa menos lo que pueda significar. Pero lo mismo se puede decir de cualquiera de las grandes fiestas espirituales. Para algunos, son símbolos de grandes realidades espirituales; para otros, significa simplemente una fiesta o un día para hacer regalos o ir de visita.

No conocen prácticamente nada de la fuerza espiritual liberada en estos momentos sobre el mundo o del verdadero significado. Las relaciones internas y verdaderas están más allá de la mente. De la misma manera, ocurre con el Festival de Wesak. Receptivos o no, algo viene sucediendo hace siglos. En un pequeño valle del Tibet, se congregan personas de todo el mundo. Se dice que en tiempos pasados, el mismísimo Buda con sus discípulos, se acercaba a dar su bendición. En la actualidad este ritual continúa.

En el momento exacto de la lunación, se recibe esa mágica energía que alguna vez fue impartida por grandes seres y maestros. Al acercarse el momento de la Luna llena, se produce una gran quietud en la muchedumbre. Cada cual, medita u ora según su religión y creencia. Se aquieta la mente y se deja sentir al corazón.

La expectativa de los asistentes aumenta y la tensión se hace mayor, acrecentándose cada vez más. A través de todo el grupo de personas, parece sentirse un estímulo o vibración potente que tiene el efecto de despertar las almas de los presentes, fusionando al grupo en un todo unificado, elevándolos a un gran acto de invocación, ansiedad y expectativa espiritual. Estas tres palabras, inspiración, ansiedad y expectativa, son las que mejor describen el ambiente que rodea a los que asisten a esta ceremonia en el Valle Secreto.

En el punto culminante de la aspiración de los reunidos y por la convicción de que se está recibiendo un enorme caudal de amor, se produce un estado particular de goce y felicidad. "El cántico y el movimiento rítmico se intensifican cada vez más y todos los participantes elevan sus ojos hacia el cielo y, unidos en un bello ritual, sienten la potente irradiación que por un instante conecta con un estado de paz y amor", Alice Bailey.

La Ceremonia de Wesak es, desde el punto de vista espiritual, el acontecimiento más importante en nuestro planeta, siendo el testimonio más eficaz del acontecimiento que causa el mayor efecto sobre la humanidad. Su influencia siempre se siente aunque la mayoría de las personas lo ignore. Es importante que ahora sea admitido, aceptado y conscientemente utilizado por todos.

Es actualmente un trabajo grupal en el mundo y las personas sensibles se reúnen para participar. Se despiertan los más nobles sentimientos humanos de colaboración, fraternidad e igualdad. Cada cual, por más pequeño que sea en el sistema que habite, es una importante fuerza que puede con sus pensamientos y su sentir cambiar el destino de la humanidad.

Astrología kármica: luna llena en el eje Tauro-Escorpio
La Luna llena ocurre todos los meses, es visible en el cielo y queramos o no, genera un efecto en nuestra vida, aunque sea para mirarla con fascinación. Es de una belleza magnífica. Nuestro satélite, fiel a la Tierra, gira hace milenios a su alrededor. Con una fidelidad milimétrica, cada mes llega a su punto máximo y refracta por 24 horas la luz del sol. Digamos que multiplica la potencia solar.

El Sol, en estos días está en el signo de Tauro, y la Luna, desde su opuesto zodiacal, Escorpio, potencian la luz de ese signo permitiendo la liberación del egoísmo material, flexibilizan la terquedad de la mente y se pueden abandonar esquemas y hábitos fijos. Nos recuerdan que la seguridad que dan las posesiones son ilusorias porque todo lo vamos a dejar.

Bajo el signo Tauro, cuentan los libros sagrados, nació, se iluminó y murió el Buda. Así que todos tenemos esa posibilidad. Iluminación significa arrojar luz a nuestras oscuridades y defectos, vivir con la mayor plenitud y cooperación permanente con lo que nos rodea. Un ser humano feliz es aquel que vive en armonía con las leyes de la naturaleza. Sabe que todo es pasajero, que nada del mundo del tener lo llenará plenamente. Por esto, apunta su vida a encontrar la eternidad, que sólo puede dársela la misteriosa energía del amor. Si no tiene amor, no hay libertad ni felicidad posible. Esto está esclavizando al ser humano hoy. No las posesiones materiales, sino la falta de amor.

Este evento particular de plenilunio, si somos sensible y abrimos el corazón y la mente, puede mejorar nuestra calidad de vida porque diluye el miedo a perder y nos moviliza a participar de algo global que sucede en el cielo y en el mundo. Soltar lo que nos tiene aferrados da espacio a que el amor, como una flor, suceda.

Alinearnos en meditación con el Wesak permite:

- Desde Acuario: nuestra participación activa en la vida de la humanidad. Quizás no podemos ayudar a la totalidad del mundo pero sí podemos ayudarnos entre nosotros. Abrirse a las inquietudes de nuestros problemas sociales y ser solidario permite transmutar el egoísmo. Todos en el fondo del corazón deseamos remediar los males de la humanidad. Si nos va bien a todos me irá bien a mí. Conciencia expandida fraterna.

- Desde Escorpio: que tengamos presente a todos aquellos de entre nosotros que sufren, de una u otra manera y busquemos soluciones globales a sus necesidades. Quien da con amor y comparte lo que quisiera para sí mismo, recibe multiplicado y contribuye al bienestar del mundo.

- Desde Leo: ser solidario con el prójimo, ponerse en su lugar. La fuerza de la unidad entre todos, sin grietas, y el aceptar las diferencias salvan de cualquier caos social. Leo es la usina inagotable del amor, se despierta la enorme capacidad humana de amar y sentir a los demás.

Se activan energías tanto dentro como fuera de nosotros. Quizá no sintamos sus efectos, o quizá los efectos emboten algo a nuestro entendimiento y la frescura de nuestro corazón, porque así son las cosas esotéricas, lo que no se ve, se percibe de alguna forma. Tené en cuenta que una energía por poderosa que sea no te libera automáticamente sin un esfuerzo de tu parte.

Sin embargo, aparentemente, no sentimos esta fuerza, pero de una u otra manera acrecentará el conflicto interior o el problema de cada cual. De todas formas es solamente el impacto, es para que observes qué te tiene aprisionado. Si recibimos el impacto y somos capaces de transmitir bondad y buena voluntad aún en la adversidad, entonces sentiremos una liberación kármica.

En esta luna, el Buda viene para liberar el karma, sólo hay que reconocer las actitudes, pensamientos y acciones que me limitan, me frustran o me generan ira, así empieza el camino. Quien se reconoce con defectos a cambiar y se declara ignorante abre las puertas a la sabiduría.

Pasos para ser receptivos a la energía lunar
1- El cuerpo físico debe estar relajado. Eso permite estar expectante y sereno.

2- Ese día de contacto sol-luna, la comida debe ser frugal, equilibrada y saludable. A mayor equilibrio del PH sanguíneo, más pueden despertarse emociones altruistas que están en tu corazón.

3- Practicar el arte del silencio: el silencio de palabras, el silencio de deseos y el silencio de pensamientos; porque solamente cuando la mente está en silencio es cuando puede haber dentro de la misma un punto donde la verdad se pueda anclar.

4- Practicar la inclusión. Activar la observación interna para lograr un recto pensar, un recto actuar y un recto sentir. Reflexionar sobre la unión entre todos. La respiración consciente por nariz al diafragma te conectará con un verdadero acto de amor: cuando inhalás, una totalidad ingresa y limpia tu cuerpo; cuando exhalás tus toxinas, ese todo restaura y purifica. La separatividad es una ilusión de la mente. Estamos todos unidos por el mismo aire que respiramos. Somos todos hermanos.

5- Practicá la humildad. Cada ser es muy importante y cumple un rol designado. Nadie es mejor o peor. Podrás ver que algunos están más despiertos, otros aún dormitan. Estas energías impactan como un gran despertador. Con Urano en Tauro, vamos en camino en los próximos 7 años a un orden espiritual. Lo invisible hace lo visible.

6- Ejercitá la paz y la armonía después del conflicto. La consideración justa, el no culpar, la diplomacia y el tacto son virtudes que podés emplear. La paciencia y la tolerancia logran grandes resultados.

7- Meditá en grupo. La era de Acuario indica que reunidos se potencian energías, tanto receptivas como las emitidas. Hay centros de buena voluntad mundial que trabajan, como Fundación Fhers, desde hace muchos años, en el despertar de la consciencia constante para otorgar enseñanzas para comprender. Además, en meditación conjunta, participan en la construcción de un mundo mejor.

8- La Gran Invocación. Desde abril del año 1945, Alice Bailey, dio a conocer la obra del maestro El Tibetano y entre ese legado se difundió una plegaria universal para todas las personas sin distinción de credos y religiones. Desde entonces, en cada encuentro, se recita La Gran Invocación entre los presentes. En el mundo entero se lleva a cabo este ritual.

El mensaje de Buda
La resistencia a la vida y el apegarse a las cosas traen sufrimiento. Hay que vivir serenamente, observarlo todo con gran expectación. Bien mirado, todo es importante para Buda, y si todo es importante, ¿por qué hacemos divisiones? ¿por qué diferenciamos unos hechos de otros? En cada Luna de Tauro, la obra del Buda para la humanidad se activa. Él regresa para asistirnos porque cada vez que viene Buda, una parte grandísima del apego que tiene la humanidad hacia las cosas queda desintegrado.

Esto no es para creer, ni aceptar ciegamente, sino para experimentar y ver qué sucede. Alguna vez los grandes maestros y maestras que, como mortales, caminaron la vida en la Tierra se atrevieron a la experiencia.

Entre pensar qué era mentira o verdad, prefirieron decir: ¿por qué no? y nos dieron las bases de un sendero que se actualiza cada año, cada Luna, cada señal en el cielo, para que recordemos que somos parte de una gran obra cósmica que nos incluye en su funcionamiento. Aunque cueste creerlo, vamos hacia la consolidación de la hermandad y fraternidad. Estamos creando nuevos paradigmas. Es tiempo de intuición, de dejar hablar al corazón que, de cada experiencia, siempre extrae lo positivo.

"Para quien ama, todo es agradable. Tu verdadera enemiga es la mente concreta que dando juicios de valor personal, estancada en el pasado o fantaseando en el futuro no te permite estar en el presente y plantar semillas diferentes para tener otra cosecha. Tu mente tiene miedo a lo desconocido porque no lo puede controlar", Buda.

Sabio es aquel que con humildad y confianza se atreve a experimentar abiertamente. Aquí una historia final:

En las ultimas horas de su vida, el discípulo más cercano de Sócrates le dijo al oído: "¿Maestro, si todo lo que has enseñado es una utopía, una mentira, algo irreal e ilusorio, qué hacemos?". El miró a su discípulo con gratitud y, a pesar de su dolor, se tomó un tiempo y contestó: "En realidad, querido hermano, poco importa. Lo que sí puedo decirte es que estos conocimientos han ordenado mi vida para que sea más simple, bella y beneficiosa para todos... Por ese sólo hecho, vale la pena haberlos transitados".
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...