martes 23, julio 2019 | Actualizado 07:12
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La mujer del "Gitano" Fernández, uno de los detenidos por el ataque a Yadón y Olivares, despegó a su hija y su marido del hecho

13/05/2019 13:17 hs
Dijo que su esposo es incapaz de hacer algo malo y que su hija "no molesta a nadie".

La esposa de Juan Jesús Fernández, dueño del Volkswagen Vento desde donde se hicieron los disparos que mataron al diputado nacional Héctor Olivares (61) y al asesor Miguel Yadón (58), aseguró que su marido "es incapaz de hacer algo malo" y que lamenta "mucho todo lo que está pasando" con su familia.


Se trata de María del Carmen Cano Carmona, también madre de Estefanía Fernández Cano, detenida junto a su padre y a otros cuatro sospechosos.El hecho ocurrido el jueves 9 en la Plaza de los Dos Congresos.


"Mi hija vive con sus hijos y su marido, es una mujer de su casa y no molesta a nadie, es muy buena persona", dijo.


La mujer agregó que su esposo "también es muy buena persona, es incapaz de hacer algo malo" y que "se equivocó" en salir ese día con los amigos: "No sabía lo que hacía, él no mató a nadie, simplemente se asustó y por eso no ayudó al señor", explicó en referencia a Yadón. "Lamento mucho todo lo que está pasando, sólo pido que Dios haga su justicia divina", finalizó.


Piden ampliar indagatorias


El defensor de tres de los seis detenidos pidió que el acusado Juan Jesús Fernández y su hija amplíen sus declaraciones indagatorias para "aclarar algunas circunstancias".


La solicitud fue realizada este lunes por el abogado Ramiro Rúa, quien representa a Juan Jesús Fernández (42), dueño del auto Volkswagen Vento desde donde se efectuaron los disparos contra las víctimas la mañana del pasado jueves; a su hija, Estefanía Fernández Cano (24), y Rafael Cano Carmona (50), quien tenía a su nombre una cédula azul del auto.


"Acabo de pedir la ampliación de las indagatorias habida cuenta de que el día que declaró, Fernández recién llegaba de Concepción del Uruguay (donde fue detenido) y estaba confundido y agitado. Quiero que aclare algunas circunstancias y también quiero que lo haga la hija", explicó Rúa a C5N.


Tras ser detenido el viernes 10, Fernández declaró ante el juez de instrucción Mariano Iturralde y a la fiscal Estela Andrades, a quienes les dijo que el día del ataque estuvo durante varias horas consumiendo alcohol y cocaína y que en un momento se encontró con su primo Juan José Navarro Cádiz (25), con quien fueron en su auto hasta la plaza del Congreso.


Según el acusado, fue Navarro Cádiz quien "sacó la pistola y tiró de la nada" hacia los dos hombres que pasaban por la vereda y que para hacerlo le pasó el arma por adelante de la cara, ya que el joven estaba en el asiento del acompañante.


"Mohamed", como también lo llaman a Fernández, afirmó que él no conocía a las víctimas, que en ningún momento les habló y que bajó del auto a mirar "sorprendido" lo que había hecho su primo.


En la misma línea declaró su hija, Estefanía, quien afirmó que Navarro Cádiz es "primo" de su padre pero que no tienen relación con esa parte de la familia "porque son de otra manera, son agresivos".


"Vino esta gente caminando y este chico les dispara de la nada", dijo la joven, quien de acuerdo al avance de la investigación no habría tenido ningún vínculo con Yadón como creían al principio los investigadores.


Ahora Rúa pretende que ambos detenidos vuelvan a declarar, ya que, aseguró, se les atribuyen "cosas que no son verdad y se fueron descartando todas las hipótesis de la investigación".


"Queremos aclarar algunas situaciones: el hecho fue al voleo, obra de un psicópata como Navarro Cádiz, detenido en Montevideo. El arma (una pistola calibre .40) era de él y no tuvo ninguna intervención directa el señor Fernández, esperamos que se esclarezca cuanto antes el tema", agregó.


Rúa volvió a arremeter contra el supuesto autor de los disparos, Navarro Cádiz: "Tiene una personalidad psicópata, es una persona que para que se den una idea a los 13 años, a su mujer, que vivía en Santiago del Estero, la va a buscar, la rapta, la secuestra y se la trae a vivir con él, acto reprobado por toda la comunidad gitana. No sólo eso, una vez, en el Congreso, le molestaba un perro, le disparó y lo mató", describió.


El ataque, que fue registrado por cámaras ubicadas en la zona del Congreso, ocurrió el jueves a las 6.51, cuando el diputado Olivares y Yadón caminaban por la Plaza del Congreso y fueron baleados desde un auto.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...