martes 17, septiembre 2019 | Actualizado 05:32
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Cajeros "dactilares" y selfies: la estrategia de los bancos para reducir el uso de claves

26/04/2019 09:41 hs
Cada vez más entidades verifican la identidad de los clientes con sus huellas digitales, el rostro o el iris.
Acordarse de llevar la tarjeta para poder sacar efectivo del cajero automático. Recordar allí la clave PIN y la de letras. Memorizar otro password para ingresar al home banking o a la app, más el nombre de usuario. Agregarle a eso el número "token" que valida las transferencias y el código para operar a través del teléfono. Y si hay que ir al banco para abrir una cuenta, no olvidar el DNI y la factura de un servicio.

Muchos de estos requisitos de los bancos, destinados a asegurar que el cliente sea quien dice ser y prevenir fraudes, venían multiplicándose, así como los dolores de cabeza que producen cuando se olvidan. Pero ahora empezaron a perder terreno. Y la apuesta del sector financiero es que pronto las contraseñas sean reemplazadas -y queden desplazadas- por tecnologías "biométricas" que verifican la identidad de la persona a partir de rasgos únicos de su cuerpo que nadie puede robar, imitar ni olvidar . Principalmente, la huella digital, el rostro, el iris y el timbre de voz.
 
Este fenómeno crece en el país y tendrá este año su gran expansión, según pudo comprobar Clarín tras consultar a una docena de grandes bancos y a las dos mayores redes interbancarias, que son las que en gran medida desarrollan y ponen estas tecnologías a disposición de las entidades para que las apliquen en sus plataformas móviles, cajeros, máquinas de autoservicio, mostradores y más.

En varios bancos, por ejemplo, el acceso a la banca móvil ya no requiere tipear un nombre de usuario ni una contraseña, sino que puede hacerse, en menos de un segundo, apuntando la cámara al rostro o bien apoyando el dedo en el lector de huellas del smartphone.
 
El pionero en lanzar el reconocimiento facial en su app había sido el ICBC, en junio de 2017. Recientemente se sumaron varios otros. Es el caso del Macro, que desde octubre habilitó el ingreso a su app con la huella o el rostro. "Ha tenido una buena recepción. Lo bueno de la biometría es que nos permite hacerle la vida más fácil al cliente, con un alto nivel de seguridad. Ahora, la persona misma es la clave", grafica Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente.

El Patagonia también incorporó hace meses el "log in" con huella y dicen que "generó un importante crecimiento en el uso de la app". El Supervielle, en tanto, anunció este mes que sumó a su banca móvil un sistema para ingresar con el rostro y autorizar operaciones con la mirada (biometría ocular). Mientras que bancos como el Hipotecario, el Provincia y el BBVA confirmaron a Clarín que trabajan para hacer lanzamientos similares próximamente. 
 
Para los usuarios de la "billetera móvil" Todo Pago PEI, por su parte, el ingreso con huella digital ya está disponible. Y en el caso de su gran competidor, Vale PEI, el reconocimiento facial se le sumará este año. Lo que significa que, para los pequeños pagos en comercios o entre personas, también habrá menos claves de por medio.

A la hora de ir al cajero automático, la biometría también empieza a cambiar la vida cotidiana. Y en este caso la clave está en la inclusión de lectores dactilares que permiten hacer todo tipo de operaciones sin insertar la tarjeta de débito ni teclear claves de acceso.
 
Red Link, que instaló el primer cajero biométrico en 2017, cuenta ya con 1.482 máquinas con lectores de huellas entre los 9.300 aparatos que interconecta en el país. Según detallan, el 39% están en el Banco Nación y el resto, en distintos bancos provinciales. Todos ellos, dicen, permiten a jubilados y pensionados sacar plata y demostrar la "supervivencia" o "fe de vida", sólo con el dedo. Y en un 23% de los casos también permiten operar sin tarjeta a cualquier cliente que haya "enrolado" sus huellas. "Cada persona usa unas 30 contraseñas distintas, así que poder reemplazar algunas por la huella o la cara es una gran mejora", destaca Jorge Larravide, gerente comercial de Link.
En la otra gran red, Banelco, cuentan que también avanzan en la "identificación con DNI y huellas" en cajeros y que el objetivo es volverlo "masivo". Por ahora, sin embargo, están haciendo una prueba piloto con tres bancos, sólo para jubilados. El Macro, por ejemplo, tiene dos máquinas andando. Y el Comafi, en diciembre, habilitó las suyas para que adultos mayores operen con su huella "enrolada en la ANSES" y con un "servicio de validación en línea" con ese organismo. "Eso les permite operar de una forma más simple. La prueba está arrojando resultados muy interesantes", destacan.
 
"Los tiempos de despliegue de esta tecnología dependen de los planes de adecuación de los bancos para incluir los lectores en los cajeros", explican en Banelco.

Otro gran uso de la biometría se orienta a evitar trámites presenciales o hacerlos más ágiles. Así, muchos bancos ya dejan a cualquier persona convertirse en cliente, desde el celular, sin pisar nunca una sucursal, sólo tomándose una selfie y una foto del DNI que se validan online con el Registro Nacional de las Personas (Renaper).

El Banco Hipotecario, por ejemplo, lanzó este año una plataforma de este tipo, llamada Búhobank, que permite así sacar una cuenta, pedir tarjetas de crédito y hasta préstamos. Y en lo que va de abril, cuentan, el 31% de las ventas ya se realizaron por ese canal, con marcado éxito entre los menores de 40 años. "En 8 minutos se completa y la tarjeta se recibe por correo", asegura Guillermo Mansilla, el gerente de Área de Banca Minorista.
 
Al Itaú, este proceso conocido como "on boarding digital" llegó en diciembre. En el Macro, está desde principios de año. El Banco Ciudad, en tanto, está lanzando un sistema biométrico que permite que, en su ecommerce Tienda Ciudad, en medio de su compra online, las personas pueden hacerse clientes pidiendo una tarjeta de crédito que, en el acto, le permitirá pagar ese mismo consumo.

Dentro de las sucursales, finalmente, la biometría también empezó a usarse para agilizar la atención al público y evitar el llenado manual de formularios. Maximiliano Ureta, gerente de Transformación Digital de Santander Río, cuenta que en octubre empezaron a validar la identidad capturando huellas digitales para ofrecer "una experiencia de contratación 100% digital". "Firman en un pad digital, sin documentos, sin papeles, en sólo tres minutos".

En el Galicia, en esa línea, el año pasado sumaron la biometría al proceso de alta de clientes en sucursales y dicen que así lograron eliminar "por completo el uso de formularios", lo que redujo los tiempos del trámite. "Es una forma de autenticación mucho más robusta y precisa, ya que usa rasgos únicos e inimitables de la persona, a diferencia de las contraseñas, que tienen que recordarse y podrían adivinarse o ser robadas. Además, la gente siente mayor confianza y seguridad con este tipo de métodos", destacan.

El ICBC, en tanto, presentó este mes en Puerto Madero su primera "sucursal inteligente" con máquinas que, sólo con la huella digital, permitirán desde darse de alta como cliente hasta contratar nuevos servicios, retirar una tarjeta, hacer reclamos o generar claves. "Apuntamos a tener, dentro en un año, 26 sucursales con estas máquinas", explican desde el banco.
 
Lo que vendrá en estos años para que la biometría pueda usarse a gran escala, adelantan en los bancos, son campañas para que los clientes accedan a "enrolar" sus rasgos biométricos. Por ejemplo, registrando su voz y sus huellas dactilares en las sucursales, y su rostro a través de los celulares. Con el registro del timbre vocal, lo que evalúan es que las claves telefónicas dejen de usarse y que también una breve lectura pueda servir para confirmar otras operaciones, como "segundo factor de seguridad".

Sobre todos estos avances, Fredericka Summers, gerente de Banco Digital y Transformación del Itaú, resume: "La biometría es muy útil para mejorar la experiencia del cliente. Una gran ventaja es que todo se da de una forma más natural, como en la vida cotidiana cuando alguien nos ve o escucha nuestra voz, y sabe que somos nosotros. De esta manera, las personas confían en forma espontánea".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...