domingo 19, mayo 2019 | Actualizado 09:16
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Habló la mujer del insólito video de Mauricio Macri para anunciar medidas: "Tuve la posibilidad de decirle lo que está costando"

18/04/2019 14:44 hs
De Presidencia avisaron que irían funcionarios. Pero como hace un año, otra vez apareció el Presidente. Cómo se grabó el video "casero".

Mientras los medios nacionales e internacionales esperaban con gran expectativa los anuncios del Presidente, que se demoraban, e información sobre cómo se los presentaría, desde el Gobierno se comunicaron con Adriana, una mujer a la que hace once meses Mauricio Macri visitó en el barrio de Colegiales. Aquella vez ella le había escrito una carta vía redes sociales y había sido seleccionada para conocer personalmente al jefe de Estado y contarle cómo vivía, qué necesitaba y cómo estaba. En Cambiemos es usual que incluso con los periodistas todos los funcionarios arranquen sus charlas con una o dos preguntas: ¿Cómo nos ves? ¿Cómo ves al país? (o cómo ves a la Ciudad o a la Provincia, depende dónde ejerza funciones el entrevistado). Así fue en mayo y así volvió a ser entre el Presidente y la mujer en la mañana de este miércoles distinto.


Desde Presidencia habían llamado a Adriana para anticiparle que irían a su casa. Pero le dijeron que querían volver, a un año de aquella otra visita, para conversar sobre su situación actual y chequear cómo le había ido este año. Le avisaron que iría un equipo de trabajo de dos personas (como ya había ocurrido la vez anterior) y también un secretario que les explicaría las medidas económicas que se estaban por anunciar. Eran, les informaron, una familia a la que le querían contar cómo combate el Gobierno la inflación en representación de otras familias argentinas.


Alejandro, el marido de Adriana, que trabaja tres mañanas a la semana en una empresa y el resto del tiempo maneja un taxi alquilado, bromeó: "¿Y si viene el Presidente?". Su mujer lo descartó, dos veces Macri en su casa no lo creía ni remotamente posible.


A los vecinos de la torre donde viven los tomaron por sorpresa. Algunos ya se habían ido cuando el Presidente llegó con una reducida comitiva y no alcanzaron ni a enterarse. Adolescentes que regresaron del colegio después del mediodía preguntaban incrédulos si había estado Macri. "No, no, el año pasado vino", insistía en aclarar a Infobae un joven mientras una chica ponía cara de fastidio al enterarse.


Después de las 8 los autos subieron al estacionamiento al aire libre entre dos torres iguales. Macri descendió y caminó como la vez anterior por un camino con un cerco de ligustrina perfectamente podado, mientras lo seguían con un celular para filmar un video 'casero'. Los que fueron testigos de las dos visitas dicen que esta fue mucho más discreta y la comitiva más acotada. Que esta vez filmaban con un  celular y la vez anterior con cámara y un equipo de luz y sonido completo.


Ya en el hall del edificio el Presidente se encontró con un par de vecinas que lo abrazaron y lo besaron rápidamente.  Se las veía contentas.


Macri subió al tercer piso, golpeó la puerta y Adriana abrió. Junto a ella estaba su hija que ya tiene dos años y medio. "Estás creciendo", le dijo Macri. Su anfitriona, mamá de una joven de 17, le había contado el año pasado que trabajaba en su casa con un emprendimiento de ropa flamenca y que era una privilegiada por poder trabajar mientras cuida a su pequeña. Conoció el canto flamenco por su papá y así fue como entró en ese mundo.


"¿Ya hablás alguna cosa o no?", le preguntó relajado el Presidente a la niña de grandes ojos claros que a esa hora todavía tenía un poco de sueño y estaba a upa de su mamá. "Dice palabritas sueltas", respondió Adriana que apenas atinó a ofrecerle un vaso de agua a Mauricio Macri. Aunque hablaron un poco fuera de cámara, Adriana cuenta que le dijo todo lo que pensaba y lo difícil de su situación, "como la de todos".


"Seguimos apoyando todo tu trabajo pero hay que admitir que se hace muy difícil",se lamentó la mujer mirándolo a los ojos y por momentos bajando la mirada.


Macri les explicó que está haciendo lo que hay que hacer y que "nos va a ir bien" y que "vamos a derrotar la inflación". Ella y su  marido le agradecieron poder escuchar medidas para acotar los precios. La imagen los muestra acompañando la gestión pero más preocupados que en el video anterior.


Mientras hablaban alguien llamó a la puerta. Era la mamá de Adriana que apareció rápidamente cuando su nieta mayor le avisó que estaba el Presidente. Adriana, la mamá de la vecina visitada, comparte con su hija el nombre y la admiración por Mauricio Macri, no tardó mucho en pedir sacarse una selfie.


Un rato después de que el Presidente se retirara el edificio de Colegiales recuperó la calma. Adriana no porque leyó y escuchó que algunos criticaban el video y descreían de que ella fuera real. El propio Macri esta tarde compartió otro video en el que la mujer mira a cámara y explica su posición: "Es real todo lo que pasó acá, no lo puedo creer. Volví a sentirme escuchada. Hay que apostar a que las cosas mejoren y que sean con transparencia, con verdad y con trabajo". "Esperemos que las medidas sirvan para la gente, hay que darle para adelante", agregó Alejandro.


"Lo único que intento es salir adelante, tuve la posibilidad de decirle lo que está costando...", le comentó Adriana a Infobae que confiesa haber perdido la noción del tiempo mientras hablaba con el jefe de Estado. La visita terminó con un abrazo. Filmado.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...