jueves 18, abril 2019 | Actualizado 23:50
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#LecturaDV

El caso Fantino, la operación Natacha Jaitt y las maniobras para voltear la investigación de la causa D'Alessio

12/04/2019 19:27 hs
La revelación la hizo Ramos Padilla en una resolución de más de 300 carillas en donde procesó a dos ex policías, un ex espía y al propio D'Alessio por ser parte de la banda.

Nota extraída de Infobae


El espionaje que llevó adelante la banda de Marcelo D'Alessio, el falso abogado que se paseaba con credenciales de la DEA y contaba sus vínculos con periodistas, fiscales y jueces, no solo se extendió al conductor Alejandro Fantino y su programa Animales Sueltos o las tareas de contrainteligencia sobre la fallecida Natalia Jaitt. Incluso, se habrían intentado hacer tareas de espionaje en la propia causa que lleva adelante el juez Alejo Ramos Padilla en Dolores, cuando D'Alessio cayó preso y todavía no habían llamado a indagatoria al fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli, declarado en rebeldía.

 

La revelación la hizo el propio Ramos Padilla en una resolución de más de 300 carillas en donde procesó a dos ex policías, un ex espía y al propio D'Alessio por ser miembros de la banda. Todavía, dijo, resta profundizar quiénes son los otros sospechosos de haber sido parte de la organización.

 

"Existen también elementos de prueba objetivos que permiten deducir que se pudieron haber generado maniobras de inteligencia y espionaje ilegales en perjuicio incluso de esta misma investigación", advirtió el juez federal Alejo Ramos Padilla, en uno de las páginas del fallo en el que dictó procesamientos y preventivas.

 

Las sospechas de Ramos Padilla quedaron planteadas "en el marco de las actuaciones administrativas formadas el día 12 de febrero, especialmente en lo que refiere a la posible interferencia de las comunicaciones telefónicas y de las fallas inusuales y constantes en los sistemas informáticos del tribunal".

 

Pero además el juez afirmó que "forman parte del caudal probatorio reunido aquellas comunicaciones que Marcelo D'Alessio ha mantenido con el abonado telefónico registrado en su aparato celular como "Paula Olivetto" a través de la aplicación WhatsApp -de fecha 12 de febrero, es decir, posterior al allanamiento realizado en su vivienda y cuando el imputado ya tenía pleno conocimiento de que estaba siendo investigado- en la que le indicó que tenía filmaciones y audios en un total de 164 megabytes que iba a mandar a desgrabar y remitirle en un sobre a nombre de Martín Catalano".

 

El juez citó ahí un audio que él mismo difundió en el Congreso cuando declaró en la Comisión de Libertad de Expresión ante diputados opositores. Allí exhibió un audio de D'Alessio en donde se escuchaba la voz del falso abogado diciendo: "Mirá Pau, el que armó esto es un AFI que es de la línea de Angelici puro. Yo ya no entiendo cómo es esto de la interna, de la interna, de la interna, donde se vincula un tipo de Angelici con un operador CFK. No entiendo un porongo. De esto yo no entiendo. Pero sé quién es". Y un rato después otro mensaje agregando: "Bueno, Pau. Entiendo si no me querés atender por WhatsApp, nada. Hice lo que te dije que iba a hacer. Me la jugué y bueno, me traje una hora y media de toda la información. Sé cómo se planificó la cama, todo. Mañana me falta una cámara más, un audio más y ya se lo estoy mandando a una persona de confianza a desgrabar y a tres personas más por cualquier cosa. Ya descubrí, manipularon todo, desde audios, videos, quieren imputar a todos, hasta a mi abogado lo quieren imputar por lo que sea. Así que bueno, tengo quién es este famoso Etchebest, es la pata que faltaba, era el cajero de De Vido, antes de ser el cajero de Campillo y le robó dinero a De Vido y por eso voló y empezó a ser... es el que empezó a sacar el dinero de De Vido. Hay mucha gente atrás de esto. No, es tremendo lo que descubrí hoy. Lo hice solito, negra. Sin nada, pero bueno. Vale la pena por como dijiste vos, no sé si por mí o por los cuadernos, pero vale la pena. Son 164 megas. Decime qué carajo hago con eso. ¿Lo mando en un pendrive en un sobre con alguien, a nombre de Martín Catalano para que te lo dé? No sé, hay que desgrabarlo. No sé. Olvidate que este tipo me lleva en cana así sea por extorsión en grado de tentativa, no sé. Pero quiero dárselo a alguien para que lo vea".

 

El juez afirmó además que "el propio imputado D'Alessio ha manifestado en varias oportunidades que corría peligro su propia vida por el accionar de los propios coimputados Bogoliuk y Degastaldi y de posibles agentes de la AFI, lo que además de la gravedad de lo señalado en su propio perjuicio también pudo haber tenido como norte afectar una investigación de esta trascendencia, pues hasta ese momento no se había tenido acceso a la información contenida en sus aparatos celulares, computadoras y demás dispositivos electrónicos que ya habían sido secuestrados, pero para cuyo acceso se necesitaba del aporte de sus claves personales o del escaneo de su rostro, lo que luego efectuó de manera voluntaria el día 21 de febrero".

 

Ramos Padilla alertó además de un mensaje que D'Alessio envió el 11 de febrero a las 23.15 hs. a través de la aplicación Telegram al teléfono de Stornelli diciendo: "Carlos. Me van a matar. Queres q vaya con vos a la cámara federal para declarar ahí y decir quién me giró? Ramos Padilla me quiere detener". Y "Ricardo Bogoliuk fue el q me dio la tarea q lo haga entrar en pánico a etchebest. Descubrí q son socios. Me están buscando".

 

El fallo, que reunió las pruebas y advierte que aún queda mucho por investigar, explicó que la organización "poseía diversos ámbitos de actuación, vinculación e influencia que eran utilizados y explotados para facilitar la comisión de sus planes delictivos". Había un ámbito empresarial, otro político (con investigaciones que desarrolló esta asociación sobre numerosos dirigentes políticos de la oposición) y otro judicial. La cuarta pata era la periodística.

 

"La organización habría encontrado así un modo para exhumar o blanquear la información obtenida a partir del espionaje ilegal para ingresarla en el sistema judicial a través de diferentes maneras -lo que se deduce también de otros elementos incorporados-: denuncias anónimas, armado de causas, la publicación en la prensa 'para que lo levante un fiscal de oficio', la incorporación de escuchas o filmaciones ilegales a partir de presentaciones en la justicia que en realidad responderían a la actividad del propio Marcelo D'Alessio, etc", reseñó el juez.

 

En ese capitulo se inscribe la 'operación Fantino' "en la que se observa un interés particular en conocer por qué el conductor de Animales Sueltos, Alejandro Fantino, mantuvo una reunión con la ex presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner". Fantino y la periodista Romina Manguel declararon en la causa en carácter de testigos y les exhibieron informes que se habrían elaborado a través de datos dados a D'Alessio por el periodista Daniel Santoro, ex integrante del programa de America TV.

 

A la banda también le adjudican la operación Jaitt, aun en etapa preliminar. El objetivo, se cree, era neutralizarla a la modelo Natacha Jaitt, por lo ocurrido el día 31 de marzo de 2018 en un programa televisivo de larga trayectoria y gran popularidad como es aquel conducido por Mirtha Legrand, en el que Natacha Jaitt expuso que distintas personalidades de la política, el periodismo y el espectáculo se encontrarían relacionadas con casos de abusos sexuales y pedofilia sufridos por jugadores de la reserva del Club Atlético Independiente. "El mencionado documento tiene un formato de presentación, donde tiene como blanco de las tareas de inteligencia a las Sras. Natacha Jaitt y Mirtha Legrand, así como a los Sres. Eduardo Miragaya, Ignacio Viale, Raúl Martins, Gustavo Vera y Gabriel Anello", señala el fallo. Jaitt apareció muerta el 23 de febrero de 2019.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...