viernes 19, julio 2019 | Actualizado 19:43
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Macri mantendrá la AFI sin cambios a pesar del pedido de Carrió y del caso D'Alessio

26/03/2019 18:40 hs
El pedido que realizó ayer la diputada Elisa Carrió , de eliminar la oficina de los espías, no será evaluado por la mesa de conducción del Poder Ejecutivo en el corto plazo.
Nada cambiará, por lo menos hasta diciembre, en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). El pedido que realizó ayer la diputada Elisa Carrió , de eliminar la oficina de los espías, no será evaluado por la mesa de conducción del Poder Ejecutivo en el corto plazo, según informaron fuentes gubernamentales. De todas formas quedó el compromiso de que en un eventual segundo mandato, el presidente Mauricio Macri avanzaría con una modificación estructural de la ex-SIDE.

El estado de vulnerabilidad en el que se encuentra el Gobierno -por la crisis económica y la campaña electoral- hace imposible su eliminación o reconversión o cualquier acción de esta naturaleza, según concluyeron fuentes cercanas al presidente Mauricio Macri.

"Sería contraproducente hacerlo ahora. Quedaría mano de obra desocupada con mucha capacidad de daño. Quedará para después de octubre", analizó uno de los hombres de consulta del jefe del Estado. 

Macri, según confiaron allegados, confía en el trabajo que lleva adelante su amigo Gustavo Arribas, director de la AFI. Incluso, este fin de semana, como casi siempre, Arribas estuvo en la quinta de los Macri, Los Abrojos, donde jugó al paddle con el Presidente. Ahí, según pudo reconstruir LA NACION, nada se habló de reformas o cambios en la ex-SIDE.  

Este no fue el primer pedido de Carrió para cerrar el organismo. Lo mismo hizo en 2015 y 2017. Y tampoco fue la única que avanzó en ese sentido. Es una de las pocas cuestiones en las que coincidió con su enemigo, el consultor Jaime Durán Barba. Otro de los que había aconsejado lo mismo fue el abogado todo terreno Fabián Rodríguez Simón. Pero, en esta oportunidad, la petición de Carrió se dio en un contexto diferente. Lo hizo en medio del creciente escándalo por las revelaciones sobre la existencia de una supuesta operación de inteligencia paraestatal que investiga el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, a partir del caso del falso abogado Marcelo D'Alessio.

"La única medida eficaz para combatir el espionaje ilegal en la Argentina es eliminar la Agencia Federal de Inteligencia (AFI)", escribió la legisladora en redes sociales. Más temprano, en un comunicado, la Coalición Cívica-ARI recordó que Carrió presentó en 2016 un proyecto para reemplazar a la entonces Secretaría de Inteligencia por "un nuevo sistema nacional de investigación, transparente y acorde con las garantías constitucionales". Y llamó a "crear en su lugar un organismo que solo coordine a las fuerzas de seguridad en la prevención y el combate del crimen organizado y el terrorismo". 

La líder de la Coalición, una de las piezas claves de Cambiemos, advirtió que ella y otros dirigentes de su partido "han sido víctimas de distintas operaciones de inteligencia y amenazas que no han cesado".

En ese sentido, resaltó "las intimidaciones contra Carrió cuando investigó el crimen de Leopoldo 'Poli' Armentano, las operaciones sufridas durante la comisión de lavado de dinero que presidió en el año 2001 y las falsas cuentas en Suiza atribuidas a Enrique Olivera en la campaña electoral del año 2005", entre otras.

En las últimas semanas, el caso D'Alessio volvió a poner en el foco de la atención pública al submundo de los espías y sus ramificaciones con el espionaje ilegal. Aún resta saber los detalles de la interacción que mantenía D'Alessio con los excomisarios Ricardo Bogoliuk y Aníbal de Gastaldi, a quienes se señala como parte de la AFI. Parte de esto es lo que investiga el juez Ramos Padilla. 

Pero en las últimas horas también se encendieron las alarmas en el búnker de María Eugenia Vidal, como adelantó LA NACION el sábado. La gobernadora bonaerense sospecha que fue víctima de espionaje ilegal. Y el año pasado sus quejas llevaron a levantar las oficinas que la AFI había desplegado en la provincia de Buenos Aires. Rápido de reflejos, Arribas, el "Señor 5", se comunicó con Vidal y con su jefe de Gabinete, Federico Salvai, para negar el seguimiento. ¿Le creyeron? "Entre Ramos Padilla, [el periodista Horacio] Verbitsky y Arribas, hay que creerle a Arribas", sentenció una alta fuente de la gobernación.

La continuidad de Arribas está fuera de toda duda, pero la respuesta pierde firmeza cuando se menciona a Silvia Majdalani, la subdirectora de la AFI, ligada al presidente de Boca, Daniel Angelici, y al exhombre fuerte de la secretaría en tiempos de Néstor Kirchner Francisco Larcher. 
 
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...