martes 16, julio 2019 | Actualizado 09:35
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Pistolas, revólveres y escopetas ,la despedida "tumbera" del ladrón que habría atacado al médico

12/03/2019 15:58 hs
El joven de 16 años murió tras ser baleado en la cabeza. Los investigadores sospechan que formó parte de la banda que sorprendió a Ernesto Crescenti en la puerta de su casa.
Familiares y amigos de Yoel, el delincuente de 16 años que murió baleado de un tiro en la cabeza en el Hospital Penna, despidieron al joven con una ráfaga de tiros al aire con pistolas, revólveres y escopetas. Por las cámaras de seguridad y los datos que tienen los investigadores, el adolescente habría integrado la banda que asaltó al médico Ernesto Crescenti, el viernes pasado en Parque Chacabuco.

El ritual "tumbero" ocurrió a plena luz del día en el barrio donde vivía, Villa Zavaleta, que también es conocido como la villa 21-24 de Barracas. "Ninguno se acerque a lo que es la cancha de vóley porque están despidiendo al muerto que tuvimos en la guardia pasada. Están efectuando disparos de armas de fuego al aire. No pidan desplazamiento", advirtió a sus compañeros un agente de Gendarmería, que se encontraba custodiando la zona.
      Embed

Yoel tenía antecedentes por robo agravado y la misma noche del asalto a Crescenti entró al hospital herido. Por el momento no está confirmado si fue uno de los ladrones que atacó al médico en la puerta de su casa. Los investigadores están esperando los resultados de las pericias para determinar si la bala que tenía en la cabeza es compatible con la del médico, que es legítimo portador de una Glock calibre 357.

El robo al médico ocurrió el viernes pasado alrededor de las 20.50 sobre la calle Santander al 500, en el barrio porteño de Parque Chacabuco. En ese momento, la víctima fue sorprendida en la puerta de la vivienda por cuatro delincuentes armados cuando volvía de las vacaciones.

"Uno de ellos se bajó disparando. El ladrón tiró primero y era él o yo", recalcó en diálogo con TN. Fue entonces cuando sacó su arma y se defendió a los tiros. Los delincuentes se escaparon rápidamente del lugar.

Minutos más tarde entró Yoel con una herida de arma de fuego al hospital Penna de Parque Patricios. "Si el ladrón es ese, lo lamento", sostuvo Crescenti, quien también admitió que tiene la consciencia muy "tranquila".

Tras la muerte del joven, la familia lo despidió en las redes con un mensaje en el que apuntó a la policía. "Te dejaron morir, papito. Nadie te ayudó. Sufriste mucho, te trataron como un perro, mi vida. ¡Qué dolor, qué bronca, qué impotencia!", publicó en Facebook una de sus hermanas.

Su novia también le dedicó unas palabras en las redes: "Te recordare siempre con esa hermosa sonrisa con la cual me enamoré de vos. Sacaste lo mejor de mí y también sé que vos hacías siempre lo posible para que estemos bien sin pedirle nada a nadie".
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...