lunes 18, marzo 2019 | Actualizado 22:25
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Victima de la pornovenganza en primera persona: "Tengo insomnio, me cuesta salir a la calle y perdí el trabajo"

07/03/2019 07:29 hs
Lo dice Paula Frega, la joven que logró llevar a juicio a su ex por haber difundido sus fotos y videos sexuales luego de que se separaran.

En un caso inédito en el país, la riojana Paula Sánchez Frega, de 28 años, se convirtió en la primera mujer que logrará llevar a juicio a su ex pareja, quien viralizó videos y fotos sexuales -en tiempos de noviazgo- luego de separarse.

 

El caso de esta joven chef cobró notoriedad a nivel nacional en junio de 2017, cuando su ex, el tatuador riojano Patricio Pioli, fue procesado con prisión preventiva (pero con beneficio de excarcelación) por los delitos de "coacción" y "lesiones leves calificadas". Estuvo detenido dos semanas y quedó en libertad pagando una fianza.

 

Ahora la causa, que se encuentra en el Juzgado Nº3 de La Rioja a cargo del magistrado Gustavo Farías, irá a juicio oral, aunque todavía no está definida la fecha. "Tiene que salir este año, ya que corre riesgo de prescribir", expresa Soledad Varas, abogada de Frega. "Confío en que el juez de la causa asuma el compromiso al tener conocimiento de esta divulgación a nivel nacional. Depende en gran parte de que se trabaje en forma personal en el expediente y que la defensa de Pioli deje de chicanear".

 

Frega y Pioli se conocieron en 2016, cuando ella entró al local donde él se hacía tatuajes. A los dos meses de relación, Pioli se fue a vivir a la casa de Frega, a los cuatro el vínculo empezó a resquebrajarse por continuas peleas cotidianas que se amplificaban y escenas de celos de ambos lados. A los ocho meses ella pudo echarlo, no sin antes recibir un sinfín de insultos, amenazas (como "te voy a destruir") en torno a la publicación de videos y fotos sexuales.

 

"Con mi consentimiento, él grababa nuestras relaciones íntimas. Yo no le preguntaba para qué, confiaba en él", le cuenta a Clarín Paula Sánchez Frega. "Pero todo cambió cuando mi intimidad cruzó la frontera llegando a lugares como a Córdoba. Ahí fue que decidí denunciarlo y llevarlo a la Justicia".


 

En la Argentina, un anteproyecto dado a conocer en septiembre último impulsa incluir la figura de "pornovenganza" en el nuevo Código Penal. Aún no fue enviado al Congreso para su tratamiento. En él se incluyó el artículo 493, dentro del capítulo de delitos informáticos, que prevé una pena de entre seis meses y dos años de prisión a quien difunda un video, una imagen o un audio de naturaleza sexual, sin el consentimiento de la otra persona.

 

"La carátula de 'coacción y lesiones leves calificadas no tiene que ver con la difusión de los videos sexuales, que es el revenge-porn, porque todavía no está legislado en la Argentina, más allá de que hay una media sanción del proyecto en el Congreso. Hoy la pornovenganza es una contravención y las penas son mucho menores que si fuera un delito", explica Daniela Dupuy, fiscal especializada en delitos de cibercrimen. "Hay que instar para que se termine legislando hechos como éste, que claramente son delitos, como sucede en Chile, Brasil, España, Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda".

 

Varas, la abogada de Frega, habla de un caso sin precedentes en el país, lo que también trajo complicaciones. "Costó muchísimo desde el inicio, ya que todos se negaban a tomar la denuncia porque no configuraba delito alguno, por ende no sabían cómo encuadrar los hechos". Hasta que el Procurador General de La Rioja ordenó que se tomará la denuncia en la Unidad Fiscal de Violencia de Género (UFVG). "Me sentí maltratada y nunca contenida por la UFVG. Yo necesitaba apoyo psicológico y nadie se fijó en mis padecimientos. No esperaba tampoco mucho de una provincia con instituciones tan machistas", confiesa Frega.

 

Con tratamiento psiquiátrico, víctima de ataques de pánico, depresión y estrés postraumático, Frega cuenta que está tomando pastillas para dormir y antidepresivos. "Tengo insomnio, cuando me duermo me despierto con sobresaltos y no me resulta sencillo salir a la calle porque la mirada del otro siempre es acusadora". Hace saber que trabaja en un lugar de comida adonde un grupo anónimo arrojó decenas de fotos con ella desnuda. "Me tuve que ir y no pude conseguir trabajo. ¿Quién me va a contratar? No tengo un centavo, por suerte me ayudan mis padres", describe Paula, que vive sola y que quiere que se termine este drama de una vez.

 

Tanto Frega como Varas aspiran a que este caso de pornovenganza siente jurisprudencia. "Paula quiere un castigo, una sentencia, pero la privación de la libertad del acusado no la va a lograr", sostiene Varas, que enfatiza. "Es necesario concientizar a la sociedad para que quede bien claro que prestar consentimiento para sacarse una foto íntima, no implica el derecho a publicarla y difundirla. Esa conducta es un delito".

 

"No me interesa ningún resarcimiento económico", se sincera Frega. "Pero si lo recibiera lo utilizaría para abrir un refugio para mujeres víctimas de violencia de género. Aquí en La Rioja estamos muy desprotegidas, y yo soy un caso que la puede contar entre miles de mujeres".

 

A Beatriz Busaniche, presidenta de la Fundación Vía Libre, le parece perfecto que el caso llegue a la Justicia, "porque la difusión de contenidos íntimos sin la debida autorización es vulneratoria de derechos personalísimos. Además, celebro que la víctima del caso haya iniciado acciones contra la persona que divulga el material, en este caso su ex pareja, que es el verdadero responsable de la difusión del video o la imagen".

 

Para Busaniche, "es un gran logro, dado que no conozco otros casos específicos sobre pornovenganza que puedan llegar a estas instancias Estamos en presencia de una forma más de violencia contra una mujer", observa la líder de la fundación que defiende la libertad de expresión en las redes, que concluye: "Con la creciente tendencia al sexting y otras formas de registro de las actividades privadas y de las relaciones íntimas, este tema va a ser cada vez más visible. Que quede claro que las cuestiones de la esfera privada deben quedar allí, de ahí la importancia de un caso como este".

 

Herida en su intimidad, pero también en su orgullo, Paula Frega está convencida de que su última relación resultará un punto de inflexión en su vida sentimental futura. "Nunca más voy a permitir filmar nada. En una próxima relación íntima no habrá teléfonos ni ningún otro dispositivo". Ante la consulta sobre si acudió al Colectivo de Actrices Argentina, revela que sí, "para pedir ayuda como mujer, pero parece que no leyeron mi mail".


Fuente: Clarin

TAGS
pornovenganza,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...