jueves 18, abril 2019 | Actualizado 09:16
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El restaurante Rodizio va a concurso de acreedores

08/02/2019 12:12 hs
La caída de la demanda gastronómica en 2018 y una deuda acumulada llevaron al restaurante a la situación en la que se encuentra hoy.
El restaurante Rodizio va a concurso de acreedores. La "parrilla libre" cesó sus pagos en mayo pasado y ahora deberá sanear sus cuentas para continuar operando.

 

Maillol SA, la sociedad que explota comercialmente Rodizio Costanera, dejó de pagar en mayo pasado. Tramita su concurso en el Juzgado Comercial N° 31, en la secretaría N° 61. La compañía tiene alrededor de 60 empleados, muchos de ellos abocados a servir en la parrilla libre que, por las noches, ronda los $1000 por persona.

 

La caída de la demanda gastronómica en 2018 y una deuda acumulada llevaron al restaurante a la situación en la que se encuentra hoy. En septiembre de 2015, la sociedad ocupó los titulares por una investigación de la AFIP por presunta evasión de aportes previsionales.

 

Voceros de la compañía explicaron que la situación financiera delicada se originó cuando, en 2016, se produjo una reorganización empresaria entre socios, que dio como resultado dos restaurantes -Rodizio Costanera y Rodizio Puerto Madero- que funcionan de manera independiente "y sin ninguna vinculación económica o societaria", según cuenta LN.

 

Eso generó que Maillol SA, la firma que explota el restaurante en la Costanera, debiera encarar "una importante reestructuración financiera, con vista a enfrentar su pasivo comercial, laboral y, sobre todo, fiscal".

 

La compañía asegura que intentó incorporarse a los planes de pago fiscales, pero que la decisión de ir a concurso se tomó finalmente por "la profundización del proceso inflacionario y el cambio de hábitos de consumo, sumados a la creciente presión impositiva y la carga de la deuda".

 

También aclararon que la decisión fue "debidamente meditada", y que no están en duda "la continuidad de la explotación ni el mantenimiento de los puestos de trabajo actualmente existentes".

 

La expectativa, dijeron, es "lograr un rápido acuerdo con los acreedores para reestructurar el pasivo y, luego, encarar una etapa de mayores inversiones, extender el plazo de la concesión otorgada por la Ciudad".

Seguí leyendo...