lunes 22, abril 2019 | Actualizado 10:56
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Nació en Fuerte Apache con el nombre de Walter y ahora triunfa en la escena del trap como La Queen

03/02/2019 15:23 hs
Su música circula con fuerza en las redes sociales y su canal de Youtube.
Nota extraída de Infobae

Walter (así, a secas) siempre vivió un lugar peligroso y marginado, como él mismo define a Fuerte Apache. Nunca estuvo conforme con su vida: sin amigos en el colegio, su familia le cuestionaba su forma de ser, y sus vecinos se reían de él. Siempre le costó llegar a fin de mes; en varias ocasiones no tenía para comer.

 

Esto último es lo único que no cambió: a menudo no tiene un plato caliente en su mesa. Pero todo lo demás es distinto desde un día en el que comprendió que se sentía cómodo vestido de mujer. Entonces hizo a un lado a Walter, y nació La Queen. Y se permitió enamorarse de un chico, lanzar una carrera artística, ser libre... Al fin, pelear por su felicidad.

 

Ahora es el momento de conocer a La Queen.

 

-¿Cómo se diferencia uno de otra, Walter de La Queen?

 

-La Queen es mi personaje, y Walter es el desconocido y es tímido. Nada que ver a La Queen: ella es viva, fresca, y Walter no.

 

-¿Y cómo fue que nació?

 

-Dije: "Necesito hacer algo en la música argentina que nadie lo haga. Y nadie hace música drag, nadie se monta, o sea un hombre de mujer, no hay nadie en la música de acá, de Argentina. Necesito hacer algo nuevo, algo que explote".

 

-¿Cuál fue el primer paso?

 

-El primer paso fue una pinturita, un labial, una peluca...

 

-¿Cómo lo tomaron en tu casa, en tu barrio?

 

-Yo soy del Fuerte Apache y allá las miradas son fuertes. Mis vecinos me quieren, pero es como que no entienden. Es un barrio muy marginado, es un barrio que no entienden a La Queen.

 

-¿Tratás de explicar o ni siquiera perdés el tiempo en eso?

 

-No, les cuento que yo hago música, y me dicen: "¡Ah, qué lindo!". Y después, cuando les muestro el video, dicen: "¿Y quién es esa?". "Soy yo". Y se quedan como "Okey, bien". O sea, como me quieren, es como: "¿Qué es eso?". ¿Viste?

 

-¿Sufriste algún tipo de bullying o discriminación a partir de esto?

 

-Sí, me ha pasado que he salido del barrio y me ha seguido una patota de 20 personas: yo estaba solo y me decían cosas horribles. Lo que me llamó la atención es que la calle estaba repleta de gente y nadie hizo nada. O sea, de los policías ya está, ya no me llama la atención, pero la gente no hizo nada... Y todos escuchaban que esos chicos me estaban atacando.

 

-¿En algún momento se te acercaron, te tocaron?

 

-Me tiraron una botella en la cabeza, me la abrieron.

 

-¿En tu casa costó mucho que acepten que estás con este nuevo proyecto, que ahora te llamen La Queen?

 

-Le costó mucho a mi mama porque su hijo varón gay ahora, de la nada, es una mujer.

 

-¿Te cuestiona?

 

-Sí, obvio, como toda madre: "Andá a trabajar o a estudiar". Yo estudié Comunicación Social, pero no sirvo para estar atrás de cámara: yo sirvo para estar adelante de la cámara. Vivir en el Fuerte Apache me hizo dar cuenta de que la gente en serio me necesita. Seguimos viviendo en un barrio marginado: no puedo llevar amigos a mi casa porque no sabés si mañana te morís, y es horrible, pero lo estoy diciendo en serio. Por ejemplo, ayer hubo un tiroteo atrás de mi casa y vos estás tomando mate tranquilo. Es como si vos estuvieses tomando un helado, yo qué sé, algo totalmente normal.

 

-¿Te acostumbrás a eso?

 

-Justamente, me acostumbro a eso: a estar tomando mate y que atrás de mi casa se estén aniquilando.

 

-¿Y siempre fue así o en el último tiempo?

 

-No, antes era más peligroso todavía. Ahora se calmó un montón. Bah, más o menos... El año pasado se calmó un montón y ahora no sé por qué sacaron a los gendarmes, y se volvió más peligroso todavía. Yo, que soy un artista, no puedo decir dónde vivo, no puedo dar mi dirección porque nunca entró nadie. Es horrible que te discriminen: por dónde vivís, por cómo sos...

 

-¿Escribiste alguna canción sobre una experiencia amorosa?

 

-Sí. Mi primer tema que se llama "Dile qué", y es una historia de amor hétero porque yo soy una mujer (SIC), y hétero significa que un hombre se enamora de una mujer y una mujer de un hombre. Y él se enamoró de mí en un boliche y no sabía que yo era una drag queen, y nos besamos, todo. Después hablamos y le dije: "Bueno, decile a tu novia que estás conmigo en la cama". Y ahí salió.

 

-¿Y le dijo?

 

-No, porque eligió a la otra en vez de a mí. Igual no pasa nada, la vida es así.

 

-¿Cuál es tu deseo, adónde te gustaría llegar?

 

-Tengo tres deseos. Bueno, cuatro. Primero que me entrevistes vos. ¿Te acordás cómo te jodí? Porque esto es lo más, esto me está dando a conocer a mí, a La Queen, en Fuerte Apache, que quiere ser una estrella, que quiere brillar, que quiere ser más que (Carlos) Tevez. Después tengo otro deseo: que me levanten en Bendita. ¡Aguante Bendita! Soy fan, pero fan mal. Mi otro sueño, hablando posta, es hacerme una estrella mega conocida porque yo disfruto de la fama.

 

-¿Ya te piden fotos?

 

-Recién me pidieron una foto en el colectivo. Me reconocieron de hombre. Me dijeron: "Ay, vos sos La Queen". Y yo dije: "¡Ay, sí!".

 

-¿Cuándo volvés a tu casa te sacás el maquillaje, la peluca y volvés a tu vida normal o seguís siendo La Queen?

 

-Sigo siendo La Queen, pero como Walter no me gusta vivir en el barrio... Más siendo una marica afeminada, o sea, un loco. ¡Imaginate lo que es ser una marica afeminada en el Fuerte! Tevez dijo que no había maricas: ¡mi amor, mirame a mí, soy La Queen! Por favor, un ridículo ese.

 

-¿No te cae bien Tevez?

 

-No. En el bario no lo quiere nadie. Tevez dijo que hizo un montón de cosas en el barrio, que hizo canchitas para que la gente juegue al fútbol, y no hizo nada en el barrio. Él no puso de su plata para que se hiciera eso, y me molesta muchísimo. Porque si sos del pueblo ayudás al pueblo. Te fuiste del barrio y te olvidaste de tu familia, te olvidaste de tus amigos, te olvidaste del barrio en sí...

 

-¿Podés llegar a fin de mes?

 

-A mí no me da vergüenza decirlo porque es una realidad: soy una persona que realmente no tiene una buena posición económica. Soy pobre, literalmente: soy pobre. Y no me molesta tampoco decirlo porque no se me caen los anillos, no me molesta, pero es feo no poder, que tu mamá te diga: "Hoy no comemos, hoy no hay esto, hoy esto tampoco". Es horrible. A ver, no me quiero quejar de lleno porque tengo casa, tengo techo, tengo celular, tengo tele...

 

-¿Pero la música te da de vivir o tenés otro trabajo?

 

-No, todavía no porque recién estoy empezando. Ahora no estoy cotizando (SIC), solamente con las visitas de Youtube.

 

-Y mientras tanto, ¿tenés otro trabajo?

 

- No, porque me despidieron de un trabajo por ser gay. Horrible.

 

-¿De qué era el trabajo?

 

-Una casa de comidas. Porque de Walter soy súper afeminado, y el gerente me dijo: "Dejá de ser así, por favor, que asustás al cliente". Y obviamente, estoy buscando trabajo porque tengo que comer. O sea, yo tengo a La Queen, pero también está Walter, y Walter tiene que comer, tiene que vivir. Mi mamá por suerte tiene un trabajo. Es auxiliar de portería, no gana guau, pero sirve. Me pasa que con mi mamá decimos: "Che, no hay para comer, ¿qué hacemos?". "Y bueno, tomamos mate". Y al otro día: "Che, tampoco hoy tenemos para comer". "Bueno, tomamos mate de nuevo".  Y esperamos que llegue los jueves porque comemos arroz con huevo, aunque hay días que comemos milanesas con papas, como gente común. Porque hay gente peor que yo, ¿entendés?

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...