miércoles 20, febrero 2019 | Actualizado 14:09
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Crimen de Agustina: el hermano del femicida renunció con un duro comunicado

18/01/2019 15:37 hs
Alfredo Trionfini, secretario de Producción en la Municipalidad de Esperanza, se aleja del puesto luego del brutal crimen.
La ciudad Esperanza, Santa Fe,  aún no sale del estupor por el crimen de Agustina Imvinkelried, de 17 años, asesinada por Pablo Triofini cuando volvía de bailar el fin de semana pasado. Alfredo Trionfini, hermano del asesino, secretario de Producción en la Municipalidad, renunció a su cargo.

Y fue en un duro comunicado que le ratificó su posición a la intendente municipal pese a no tener ninguna relación con el hecho. "A partir de hoy, ratifico la renuncia que le presenté en la oportunidad de haber asumido como secretario de la Producción. Motivan la presente los hechos de público conocimiento que involucran a un familiar directo en un crimen ocurrido en la ciudad", comenzó relatando.

En el segundo párrafo, hizo referencia a su familiar de quien contó: "su cuerpo no fue velado, no pasó por la iglesia antes del sepulcro y no asistió ningún familiar a la sepultura, con lo cual, de acuerdo a mi formación y creencias, tendrá el castigo divino merecido, de parte de mi mamá y mi hermano Alejandro, son las únicas medidas que pudimos tomar para tratar de respetar de alguna manera el dolor y la memoria de la víctima y su familia".

"Aunque no tenga nada que ver con el hecho en sí, la cercanía familiar, el dolor, la impotencia, la necesidad de acompañar a la víctima y a su familia y mi propia familia, hicieron que tome esta decisión como única forma de aportar a la paz y a la armonía que todos necesitamos para seguir adelante", dice en otro pasaje.

Luego de la primera marcha realizada en memoria de Agustina, la cual tuvo algunos problemas entre mujeres que concurrieron porque acusaban a otras de utilizar políticamente el femicidio, la segunda marcha realizada el miércoles fue en silencio, sin pancartas ni slogans políticos, "No hubo gritos, nadie cantó, nadie gritó y sólo llegaron los aplausos", destaca el medio local Esperanza Día por Día.
Seguí leyendo...