jueves 24, enero 2019 | Actualizado 00:56
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Las siete propiedades de Juan Manuel Campillo en Santa Fe que investiga la Justicia

11/01/2019 11:09 hs
El detenido exsecretario de Hacienda de Santa Cruz, viudo del diseñador Di Doménico y supuesto "valijero K", tiene departamentos en Rosario y Arequito.
Juan Manuel Campillo fue detenido hace casi dos meses Rosario. Su expareja, el reconocido diseñador Carlos Di Doménico, murió en un sanatorio privado de esa ciudad, en mayo último. Nada es casualidad. Y la justicia cree que el exfuncionario, privado de su libertad en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas e investigado en otro expediente por lavado de dinero, pudo haber escondido parte del dinero de la corrupción en Santa Fe.

El exfuncionario, que aún permanece privado de su libertad y espera ser homologado como arrepentido por el juez Claudio Bonadio, es propietario en Santa Fe de siete inmuebles, tres en Rosario y cuatro en Arequito, el pequeño pueblo santafesino con menos de 10.000 habitantes que lo vio nacer, según pudo saber TN.com.ar de fuentes judiciales.

Campillo tiene un doble frente judicial. En octubre TN.com.ar reveló que Anna Putrino, una italiana, exempleada de Di Doménico, se presentó ante la fiscalía de Jorge Di Lello y declaró que en la intimidad el modisto decía que el exfuncionario "era valijero y sacaba plata de los Kirchner a Panamá y las Islas Vírgenes". La mujer, además, aportó cuentas y el supuesto método para blanquear dinero mediante los vestidos de colección. En este expediente, a cargo del juez Julián Erconolini, se lo investiga por lavado de dinero.

Semanas después, en la causa de los cuadernos, la arrepentida Elizabeth Ortiz Municoy vinculó a Campillo con maniobras para sacar de Miami dinero que Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner, habría invertido en propiedades -unos 70 millones de dólares- y Claudio Bonadio ordenó su detención.

La afirmación de Municoy provocó que Bonadio le pida a Ercolini el expediente, en el que se encontraba documentación sobre las propiedades de Campillo, que este medio muestra por primera vez.

Propiedades
En Rosario el exfuncionario posee el departamento "C" y "D" del edificio ubicado sobre la calle Sarmiento 1247 y un tercero en 3 de febrero 1927. En ninguno de ellos se encontraba al momento de ser detenido el martes 20 de noviembre. De hecho estaba en un hotel sobre Urquiza al 1400.

La lista de inmuebles incluye cuatro propiedades en Arequito, ubicadas sobre las calles Rivadavia, Sarmiento, Moreno y Colonia La Pampa, respectivamente. La Justicia buscará saber ahora cuál es el origen de los fondos utilizados para adquirir los bienes y si existen otros no informados. "Hay testigos que manifestaron que ellos (por Campillo y Di Doménico) tenían campos sin declarar", expresó a TN.com.ar Alejandra Bellini, representante de los extrabajadores despedidos del local del diseñador.

Los inmuebles son solo una rama del árbol que podría esconder la fortuna de Campillo. La Justicia intenta dar con las cuentas en donde el exfuncionario habría escondido parte del botín "K". Un extracto en la Banca Privada d'Andorra y otro en el PKB Privat Bank, con sede en Lugano, Suiza, fueron aportados por Putrino. Pero habría más. La Justicia está tras los pasos de dos supuestos testaferros del exsecretario de Hacienda de Santa Cruz, un hombre y una mujer que manejaron sus negocios en Rosario, Punta del Este y que serían titulares de cuentas en el exterior. Los datos que pueda aportar una escribana uruguaya serán claves.

Campillo está detenido desde el 20 de noviembre de 2018 y ya declaró como arrepentido ante el fiscal Carlos Stornelli, quien consideró "importante" el aporte del exfuncionario. El "monje negro" como se lo conoce en el sur del país podría brindar datos claves para la investigación, aunque Bonadio se niega, por estos días, a aceptarlo como imputado colaborador. Incluso la Cámara Federal le ordenó al juez que resuelva su situación procesal, como consignó el diario La Nación. Lo cierto es que el aporte que hizo hasta el momento parece no convencer al magistrado.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...