miércoles 23, enero 2019 | Actualizado 17:42
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El turista sueco salió de terapia intensiva y buscan a un ladrón que también sería extranjero

04/01/2019 10:50 hs
Según referencias de la mujer de la víctima y otros testigos, el atacante escapó en un Peugeot 206 gris.
Christoffer Persson, el turista sueco de 36 años que recibió un balazo en el centro porteño cuando intentaron robarle el celular y perdió una pierna, salió este viernes de terapia intensiva y se recupera favorablemente en el Hospital Argerich de La Boca. 

Mientras tanto, la Policía busca al delincuente que le disparó en la rodilla el domingo pasado, quien de acuerdo a las referencias que brindaron la mujer de la víctima y otros vecinos de la zona, también sería extranjero. 

Los testigos revelaron además que el ladrón escapó en un Peugeot 206 gris, por lo que los investigadores analizan las cámaras de seguridad en el Centro de Monitoreo Urbano (CMU) para establecer "el sentido de fuga".

"El paciente ingresó con falta de sensibilidad, de pulso y un cuadro isquémico. La bala le había atravesado el muslo y provocado una lesión grave en la arteria femoral de 3 a 4 centrímetros. Se decidió amputar el miembro inferior derecho arriba de la rodilla. Si no lo hacíamos, corría riesgo su vida", dijo este viernes Néstor Hernández, director del Hospital Argerich. 

Siguió: "Ahora está evolucionando favorablemente. En el día de ayer (jueves) pasó a terapia intermedia. Está lúcido, afebril y esperamos que con el transcurrir de unas horas pueda tener el alta. Anímicamente está mejor, pero es un cuadro que deberá llevar tiempo para recuperarse desde el punto de vista psicológico. Deberá quedarse al menos 10 días más en la Argentina".

En la puerta del centro asistencial también estuvo Daniel Minbielle, de la Defensoría del Turista, quien visitó a la familia del sueco y aseguró ante la prensa que "no había un caso de esta gravedad desde el ataque a Joe Wolek", el estadounidense apuñalado en La Boca en diciembre de 2017.

"De cada diez denuncias que recibimos en las nueve sedes (de la Defensoría) que hay en la Ciudad, tres son por hechos de inseguridad", explicó Minbielle, quien dijo que la mayoría corresponden a "punguistas".

Cómo fue el robo
El domingo, cerca de las 22, Christoffer y su novia italiana, Maria Izzo, quienes vinieron a la Argentina a pasar fin de año, salieron del hotel en el que se hospedaban en el barrio de Monserrat. Iban a cenar a San Telmo y el técnico en informática sueco sacó su celular para chequear el camino en el mapa de su celular.

Cuando estaban por Tacuarí y Venezuela, apenas a una cuadra de la 9 de Julio, los turistas fueron sorprendidos por un ladrón armado. El delincuente intentó sacarle a Christoffer el teléfono y, como no pudo, lo apuntó con la pistola a la cara. Aterrorizado, el joven sueco le bajó el arma al ladrón, que apretó el gatillo y le dio un tiro en la pierna derecha. Luego, el asaltante escapó hacia un auto que lo esperaba a pocos metros.

Christoffer quedó tirado en el piso, herido de bala y una vecina que oyó el disparo llamó al 911. Mientras esperaba a la Policía y la ambulancia, la mujer le practicó un torniquete al turista en la pierna derecha, para evitar que siguiera perdiendo sangre. Aún no lo sabían, pero la bala le había afectado la arteria y la vena femoral.

El turista fue trasladado de urgencia por el SAME al Hospital Argerich de La Boca. Los médicos que atendieron a Christoffer constataron que tenía una herida de bala en su pierna derecha, a la altura de la ingle. Entre la noche del 30 y la madrugada del 31 lo operaron dos veces. Primero intentaron hacerle un bypass en la vena y luego ponerle una prótesis. Pero el daño era irreversible. Para salvarle la vida tuvieron que amputarle la pierna.

Durante las cuatro cirugías a las que fue sometido el sueco intervino un equipo confirmado por profesionales de distintas especialidades del Argerich. Casualmente, uno de ellos fue el cirujano Yamil Ponce, el mismo que el 8 de diciembre de 2017 operó al turista Wolek, con dos puñaladas en el corazón y otras ocho en el resto del cuerpo.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...