miércoles 23, enero 2019 | Actualizado 12:40
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La Justicia investiga al derrumbe de los balcones en Mar del Plata como "homicidio culposo"

31/12/2018 09:00 hs
El fiscal Pablo Cistoldi comenzó la investigación por la tragedia que provocó las muertes de Agustina Ferró y su pequeña hija India Luzardi.

Pasaron dos días del derrumbe de tres líneas de balcones de un edificio en el barrio de Punta Mogotes, Mar del Plata, y la justicia local profundizó la investigación por el accidente y las muertes de Agustina Ferró, de 35 años, y de su hija India Luzardi, de 3. Así, el fiscal Pablo Cistoldi caratuló la causa como "homicidio culposo" y todas las miradas apuntan al administrador del edificio ubicado en la esquina de las calles Puan y Acevedo.


Cistoldi advirtió desde la Fiscalía de Delitos Culposos que todavía no hay ninguna persona imputada en la causa y que se está trabajando en la determinación de grado de responsabilidades de los diferentes actores en el hecho.


El líder de la investigación aseguró que el edificio derrumbado fue construido hace 50 años y que, debido a la antigüedad del mismo, resulta muy difícil poder apuntar contra el arquitecto encargado de la construcción del mismo.


Hasta el momento, el administrador del edificio, llamado Jorge Bianchi,es la única persona investigada por las muertes de la madre y la hija. El hombre de 58 años, y responsable del consorcio del edificio desde hace dos décadas, fue notificado del inicio de un proceso de investigación en su contra y se le ofreció la posibilidad de contratación de un abogado defensor para asegurar sus garantías durante el proceso. Hasta el momento, el fiscal decidió no imputarlo.


El caso del edificio derrumbado en Punta Mogotes es peculiar. Desde el Departamento de Control de Espacio Público se afirmó que sólo los edificios con un mínimo de 9 metros de altura, diez años de antigüedad y con tres pisos habitables deben obtener un certificado municipal sobre el estado de sus fachadas cada tres años.

El edificio de Puan y Acevedo no cumple esos requisitos: si bien fue construido hace 50 años, no llega a los 9 metros de altura y sólo dispone de dos pisos de departamentos. Por ende, la verificación técnica y el control rutinario de la fachada le corresponden exclusivamente a un responsable privado.


El fiscal Cistoldi ya solicitó a la Municipalidad de Mar del Plata el legajo de obras privadas en el edificio, el expediente de construcción y un relevamiento sobre infracciones, multas o refacciones estructurales a lo largo de sus 50 años de existencia.


Además, también encargó la realización de pericias de siniestralidad de seguridad a expertos en la materia.


A lo largo de la semana, el investigador tomará declaraciones de los testigos del fatal accidente y de los residentes del edificio, tanto como el de los empleados de los locales que funcionaban en la planta baja del mismo.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...