miércoles 23, enero 2019 | Actualizado 13:24
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Clarens confesó que también recaudó coimas para la campaña presidencial K del 2015

26/12/2018 20:41 hs
Dio los nombres de los empresarios que le dieron los sobornos y contó como una denuncia de Lavagna paralizó las entregas en el 2005.
En una ampliación de su indagatoria ante el fiscal Carlos Stornelli, el financista Ernesto Clarens confesó que también recaudó plata negra entre empresarios de la construcción y de los peajes para "la campaña presidencial del 2015" del Frente para la Victoria."También recibí dinero (para esa campaña que llevó la fórmula Daniel Scioli- Carlos Zannini) pero no recuerdo por parte de quién ya que no encontré una planilla" con esos gastos en su oficina, agregó.

Precisó que "en todos" los casos "el dinero recibido entre el 2001 y el 2015 fue entregado a José López", el ex secretario de Obras Públicas y que éste le refería que todo el dinero iba ser dado, finalmente, al secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz, quien invirtió 70 millones de dólares en el exterior que manejó, entre otros, el ex ministro de Economía de Santa Cruz, Juan Manuel Campillo.

Por su parte, López había confesado que en el 2011 la entonces presidenta Cristina le había pedido reanudar el sistema de recaudación de coimas, que se había suspendido con la muerte de Néstor Kirchner en octubre de 2010, pero solo para las campañas. Es la primera vez que en sus tres ampliaciones de declaraciones indagatorias, Clarens habló sobre la campaña del 2015 que diseñó Cristina Kirchner. Antes, había revelado el pago de plata negra para el Plan Sueños Compartidos de las Madres de Plaza de Mayo y de fondos para las actividades de la agrupación K "Justicia Legítima", aunque no para sus miembros.

La cámara federal confirmó la semana pasada el procesamiento de Clarens, el ex dueño de la financiera Invernes, entre otras, por sobornos y miembro de una asociación ilícita, pero quedó libre por haber aceptado ser arrepentido y haber entregado información que permitió el avance de la causa de los cuadernos de las coimas.

"Se trataba de aportes para la política, aunque en algunos casos existen sumas de dinero que llaman la atención por su número, que no es redondo, que podría devenir de pagos efectuados por la dirección Nacional de Vialidad a empresarios, siendo que posteriormente éstos entregaban un porcentaje como aporte, tal como pareciera advertirse en el caso de Panedile, por ejemplo", agregó en su última declaración del 18 de diciembre a la que accedió Clarín en fuentes judiciales.

En estos casos "el dinero me fue entregado a mi, en las fechas que figuran en la planilla (entregada al fiscal), incluso en los casos de la constructoras CPC (de Cristóbal López) y Vialco". Clarens afirmó que no pudo recordar con quién habló para esos pagos. Recordó que, en su declaración anterior, había afirmado que los grupos de Cristóbal López y de Lázaro Báez "tenían línea directa" con los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner.

"Las semanas de dinero plasmadas en el anexo 6 de la planilla (entrega al fiscal Stornelli) se destinaron a tales campañas políticas, gastos de la política en general, para pagar los micros y el traslado de las personas -para lo cual pedían que el dinero estuviera en pesos- pero también para ayudar a la firma Gotti", agregó.

En cuanto a la suspensión de pagos registradas en la planilla en el 2005 aseguró que se debió al impacto que ocasionó dentro del gobierno a la denuncia de "cartelización de la obra pública" en Santa Cruz que había hecho el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, antes de renunciar. Luego destacó que en sus documentos "no están incluidas la obra pública de las provincias" manejadas por las vialidades provinciales. Al preguntársele quien le acercó listados con los pagos, subrayó que fue "Perales Aguiar de la camarita" en alusión a la asociación que se repartía las obras viales que, específico, "eran las primeras cuarentas empresas" del rubro.

Cuando se lo consultó con que otras personas se reunía, generalmente en sus oficinas de Puerto Madero para recibir los pagos contestó: "por Roggio, con un gerente financiero de apellido Scuncia; por Cartellone, también con Kot además de Biagini; por JCR, con Juan Carlos Relats (quien le alquiló el hotel Los Sauces a los Kirchner) y también con su gerente financiero, Benodol".

"Por IECSA con Sanchez Caballero, Altieri y también Calcaterra (el primo del presidente Mauricio Macri); por Rovella Carranza con Mario Rovella; por Esuco, con Coppola; por Perales Aguiar con Perales quien era una especie de coordinador de la camarita, todos los respetaban mucho pero su empresa únicamente pagó 30 mil dólares", agregó Clarens. "Por Dicasa con Fernández, quien está fallecido pero recuerdo que ellos no podía pagar el 10 por ciento y pagaban el 3 por ciento; por Panedile, con el dueño Dragonetti; por Alquimac, con Pascuzzi: por Pietroboni, con Pietroboni, quien ésta fallecido", siguió Clarens en su nueva confesión.

"Por Guerechet con uno de los hijos de Guerecht, creo; por Vilmani, con Armani; por Sapag, con el titular de la firma de apellido Sapag; por Boetto y Buttigliengo, con Buttigliengo; por Paolini Hermanos con el titular de apellido Paolini; por Marcalba con una persona que falleció; por Eleprint, con Weiss; por Danilo de Pellegrin, con el titular de la firma del mismo nombre; por Lo Bruno con Lo burno". En su confesión, reiteró que en las obras el sobreprecio era en promedio un 20 por ciento. "Estaba compuesto por un 10 por ciento para el retorno y el valor restante obedecía al costo de generar dinero negro para esa entrega dineraria", puntualizó. En esta cartelización, si alguna empresa se baja de una obra direccionada a favor entraba a un sistema de "pases", como en el fútbol, que luego debía compensar la que finalmente se quedó con la obra arreglada con el gobierno K.

Seguí leyendo...