martes 26, marzo 2019 | Actualizado 18:02
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#AsísDigital

Polarización. Sociedad de Socorros Mutuos

19/12/2018 12:23 hs
A pesar del Titular de la Franja, La Chica de Flores, El Bello Otero, El Lepenito, El Piloto de Tormentas (generadas) y La Esfinge.
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

por Oberdán Rocamora
especial, para JorgeAsísDigital

 

Pese al empeño infatigable de Sergio, Titular del Franja de Massa, de Juan Manuel Urtubey, El Bello Otero, de Miguel Pichetto, El Lepenito, y del colectivo de heroicos exponentes del Peronismo Perdonable, la dupla antagónica Ángel Exterminador-La Doctora se propone compartir, otra vez, el escenario. Y clausurarlo.


La Doctora es providencial para el Ángel. Es recíproco.


La estrategia de la polarización es el invento cultural que los sostiene. Aferrados, ambos, a la fantasía de la realidad.


La confrontación con La Doctora es triplemente beneficiosa para el Ángel.


Le permite identificar a la máxima responsable del fracaso personal. Se legitima a través del calvario de haberla sucedido. Tuvo hasta la suerte de que los propios le reprocharan por el error de no haberle descripto a la sociedad, desde el primer minuto, la situación catastrófica que heredaba. El estado del país que recibía. Osada estupidez argumental que pasa gracias a la abulia intelectual de la complicidad mediática, y la inoperancia impune de los opositores. Porque le reclaman por no haber hecho exactamente lo único que hizo. Desde que el senador Pinedo le colocó la bandita. Para explicitarlo, con detalles, al iniciar las sesiones del aburrimiento legislativo.


Además, La Doctora le resulta de utilidad al Ángel para explicar por qué el pan inflado con encuestas del Tercer Gobierno Radical no puede recuperarse.


Las inversiones míticas no se registran porque La Doctora cuenta con un porcentaje inquietante de aceptación electoral. Las inyecciones cotidianas de optimismo de la prensa adicta nada pueden hacer porque, por la amenaza del regreso al populismo, La Doctora desanima. Entonces los inversores con iniciativas le quitan la cola a la jeringa.

Triple negocio. Por La Doctora fracasaron y por La Doctora no se pueden recuperar. Para coronar la teoría: sin tener como adversaria a La Doctora no pueden permanecer.
Pero: "¿Y si La Doctora les gana?". Se publicó aquí.


En tal caso, la estrategia elegida, el socorro de la polarización, alcanza la magnitud del suicidio irresponsable.

 

La afectada principal

 

Emerge otro valioso proyecto afectado por la polarización. No sólo es Sergio, Lepenito u Otero.
Se trata de la afectada voluntaria y consciente, la señora gobernadora María Eugenia Vidal, La Chica de Flores de Girondo. Deja a un costado los números aprobatorios. Indican que se encuentra en superiores condiciones para representar el pan inflado del TGR.


Vidal es la otra dama que lo sostiene al Ángel, junto a La Doctora.


En 2015, Vidal fue enviada por Macri al sacrificio en Buenos Aires, la provincia inviable. Ahora, como Gobernadora, el sacrificio se debe multiplicar.


Se descuenta que otro ciclo en la provincia, que nadie le asegura ganar, significa el desperdicio del caudal que supo juntar hasta hoy.


La relación política de La Chica de Flores con El Ángel Exterminador está bastante deteriorada. Desde las vísperas de aquella conferencia de prensa del Ángel, bastante extraña, ofrecida con el objetivo de despegarse de una mala situación. La tragedia de los Aportantes Truchos.

En cambio, las relaciones de Vidal con Marcos Peña, El Pibe de Oro, atraviesan un momento de tensa inexistencia que ni se disimula.


Peña despliega su rol de estratega genial de la campaña que dirige, en realidad, Horacio Rodríguez Larreta, El Geniol.


Que es -Geniol- quien más conoce, e interpreta, a Vidal, y ya comparte el hartazgo, tanto del Ángel como del Pibe de Oro.


En el marco de las ambiciones fingidas, se constata que La Chica de Flores es quien está espiritualmente tranquila. Esclarecida, por liviandad de equipaje. Se propuso atravesar la complejidad de diciembre y trasciende que recién en febrero va a decidir el destino de su osamenta. Nadie descarta que opte por construir otro hogar y abandone el cuartel. Utopía que la entusiasma, aunque resultaría letal para el Ángel. No tiene con quién suplirla en la provincia inviable. Necesita que Vidal se entregue con infinita vocación a la continuidad del sacrificio. Como si La Chica de Flores fuera una postulante a ser Santa.

 

Matar alternativas

 

"Urtubey soy yo y Massa es Cristina".


La marcha irreparable hacia el socorro mutuo de la polarización fue francamente descripta por El Ángel Exterminador al vigoroso empresario mexicano David Martínez Guzmán, El Labio. Un fuerte jugador en la Argentina.


"Esto es, David, entre Cristina y yo. No puede crecer ninguna otra alternativa".


El aceitado sistema de comunicación, entre periodistas de la casa o trapecista de las redes, va a emparentar a Urtubey con Macri, cada vez que se lo nombre. Y a Massa con La Doctora.

Guerra sucia de contrainteligencia electoral. Tiende a demostrar que Massa endurece su discurso opositor porque es un tema acordado con Macri. El objetivo consiste en desalojar a La Doctora del rol de antagonista principal. Debilitarla.


También Daniel Scioli, el Líder de la Línea Aire y Sol, debe cuidar que no le planten la idea de ser quien deba cumplir el triste rol del Efecto Randazzo de 2017. Trampa de la que Randazzo, El Loco, salió mal parado, aunque con buena fe. Por los cinco puntos arrebatados.


Pero Aire y Sol no va a repetir el efecto. Aspira a competir en la carnicería de una enorme PASO, pero los sobrevivientes del Peronismo Perdonable -al cierre del despacho- no le dejan lugar. Le niegan el color.

 

Otra alternativa, a sus meritorios 77 años, la expone Eduardo Duhalde, El Piloto de Tormentas (generadas). No se resigna al socorro ajeno de la polarización.


Desde el fondo de la olla procura consolidar, como candidato presidencial, a Roberto Lavagna, La Esfinge, que tiene 76.


El estimable Piloto de Tormentas (generadas) utiliza como argumento racional un juego verbal que este cronista presentó como ironía.


"Lavagna es ideal porque los radicales creen que es radical y los peronistas creen que es peronista y los independientes creen que los salvó en 2002".


Más robusto que Lavagna, sin tanto prestigio de indemne, es, incluso, Pichetto. Pero podría continuar como senador. Gracias, entre otros, al Ángel. Lo prefiere a Lepenito en el senado, como opositor fraternal. Sin cuestionar, en el trueque, el desbordante artificio constitucional del gobernador de Río Negro, Weretilnek, sobreviviente del extinguido Frente Grande. Un sentimental que se enterneció con el cargo y desea ser reelecto.

 

Faltas de respeto ideológico

 

Mientras la asedian con invocaciones judiciales, La Doctora disfruta del socorro de la polarización. Negocio mutuo.


La Doctora también depende del Ángel, el adversario escogido.


Le estampa, a la bartola, el clavel del neoliberalismo. Una falta de respeto ideológico, ya que el neoliberalismo es bastante más serio. Le cabe a Reagan, a la señora Thatcher. En Macri es una caricatura.


El modelo de verano del TGR viene con un conjunto de improvisaciones que mantiene el formato lógico por obra del Fondo Monetario Internacional, que le aporta migajas de coherencia institucional.


La Doctora y el Ángel consolidan las patologías a través de la comparación.


El TGR es lamentable pero preferible al regreso del "populismo" (otra falta de respeto ideológico).
Mientras tanto ella inspira, para la sociedad, otra divagación.


¿Cómo se vivía con La Doctora antes y como se vive con el Ángel hoy?

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...