martes 18, diciembre 2018 | Actualizado 10:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El drama del nene asesinado por su padrastro en Tolosa: ludopatía, celos y un WhatsApp

28/11/2018 14:41 hs
Por las declaraciones de los testigos, la Justicia empezó a reconstruir el perfil de Juan Cruz Chirino, el hombre que mató al hijo de su pareja.

El entorno del hogar donde vivía Ciro Peñalba (10), el nene asesinado de 16 puñaladas por su padrastro, estaba contaminado por las actitudes, el comportamiento y los excesos de Juan Cruz Chirino (27), el hombre que tiñó de horror el barrio de Tolosa.

 

Ludópata, mitómano y violento, el hombre que después de matar al menor y de herir con un disparo a su pareja Soledad Marcos (32), se suicidó en su casa de 116 entre 529 y 530, no podía controlar los celos. Eso ya había provocado la ruptura de otras relaciones sentimentales que tampoco terminaron del todo bien, según consta en las declaraciones de testigos en el expediente judicial.


"Se peleaban, a Juan Cruz lo echaban y después Soledad le abría la puerta porque no quería que durmiera en la calle", contó uno de los conocidos del matrimonio. La última vez que ocurrió esa secuencia fue el fin de semana pasado. La decisión de volver a darle otra oportunidad tal vez resulte una carga dolorosa para Marcos. Es que pocas horas después de eso, hubo otra discusión que derivó en tragedia.


El martes a la madrugada comenzaron a pelear. Al parecer, Chirino sospechaba que su pareja estaba demasiado cerca de Angel Peñalba, el padre de Ciro y ex de Soledad.

 

"Le escribe mensajes al lado mío. En la cama", reconoció el homicida ante un amigo que lo contactó por WhatsApp cuando el espanto era una noticia que corría por toda la ciudad. "¿Qué paso con el nene?", quiso saber su interlocutor a las 8.30. "Me mandé un moco", reconoció Chirino, que antes de dispararse un tiro en la sien estuvo atrincherado casi nueve horas en una habitación de la casa del tradicional barrio platense.


      Embed

La mamá del chico, que recibió un balazo en el pómulo, fue dada de alta anoche del hospital San Martín. Los especialistas le recomendaron permanecer unas horas más internada por su estado psicológico, pero ella decidió irse. También recibió el alta el padre de Ciro, Angel Peñalba, quien chocó y volcó con su camioneta cuando iba a la casa de su hijo. Tanto Marcos como Peñalba serán citados a declarar en los próximos días, cuando estén en condiciones para hacerlo.


Chirino tenía más problemas de los que aparentaba ante los conocidos y en el vecindario. "Hace años que no registra una ocupación fija", dice uno de los reportes que le llegaron al fiscal Juan Martucci, que instruye el caso. "Inventaba que conseguía trabajos, pero se iba al bingo", reconocieron otros allegados. Incluso, cuando encontraba uno, lo perdía por irresponsabilidad o por cuestiones más graves. Por ejemplo, de Sodimac -un hiper de construcción que está en la zona de Ringuelet- lo echaron después que robó mercadería, según consta en una ficha que acercó la Policía.


Además, también le sacaba plata a Alicia, la madre de Soledad y abuela de sus hijos. "La mujer tenía que esconder sus ahorros y la hostigaba cada vez que cobraba la pensión --dijeron quienes conocían detalles de la convivencia--. Eso también era motivo de peleas con su mujer".


El vínculo de Chirino con Ciro abría más grietas en la relación de pareja. Es que el padrastro "hacía diferencias" con los otros hermanitos de la víctima, hijos biológicos del hombre que se suicidó. "Sabía que era el punto débil de Soledad. En la última pelea, se supone que comenzó a agredirlo, a cortarlo con un cuchillo para que los gritos provocaran la atención de su madre". Fue una tortura seguida de muerte.

 

Asesorada por compañeras de trabajo del Ministerio de Salud de la Nación, Marcos lo denunció por violencia de género en marzo de 2017. El juzgado de Familia N°5 de La Plata dispuso una restricción perimetral de 30 días. La medida cesó y la mujer nunca siguió con el proceso. Tal vez, otra determinación que representa una pesada carga para la conciencia de Soledad.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...