viernes 14, diciembre 2018 | Actualizado 19:40
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

"No lo hagas": el desesperado pedido de la Policía a un chico que cometió un robo y luego amenazó con matarse

28/11/2018 13:20 hs
La situación, llena de tensión y en pleno centro de la ciudad, duró casi 10 minutos. El chico había asaltado una despensa.

Acorralado, rodeado por policías que lo tienen en la mira de sus armas, el ladrón no sabe qué hacer. Está perdido. Tiene 15 años y empuña una 9 milímetros con la que acaba de encañonar a una almacenera y robarle menos de mil pesos.


La escena ocurre en pleno centro de Mar del Plata. "Soltá el arma, soltala", le gritan varios policías a la vez. El chico titubea, parece que se entrega y no, la tensión llega al límite, acerroja el arma y se la apoya en la cabeza.


"¡No. No lo hagas!", le ruega la voz de una mujer que se distingue sobre el resto: "Yo tengo un hermano de tu edad", le dice, y una vez que tiene la atención del asaltante le pide al resto de sus compañeros que la dejen hacerse cargo, y de a poco lo convence.


Se trata de la sargento María Victoria Salinas, asignada al Comando de Patrullas, quien finalmente logró persuadir al joven ladrón. Tras el alboroto que se generó cuando varias patrullas llegaron y se cruzaron en la calle sobre Catamarca casi la avenida Luro, en pleno centro y a dos cuadras de la comisaría primera, y el griterío nervioso de los uniformados para que el muchacho tirara el arma al suelo, la sargento Salinas, con cautela, logró llegar a él.


      Embed


El asaltante tiene 15 años y quedó a cargo de la UFI de Menores a cargo del fiscal Marcelo Yánez Urrutia. Momentos antes había asaltado una despensa en Rivadavia y 20 de Septiembre, a siete calles de donde fue detenido.


Le llevó la recaudación que tenía en la caja a una comerciante, 960 pesos.


Ocurrió a la tarde del lunes. La Policía ordenó a los comercios de la zona bajar sus persianas. El ladrón, de nombre Diego, usaba un camperón y una gorra que no dejaba ver sus ojos. Cuando finalmente obtiene su atención, la sargento Salinas le ruega que "no lo haga" (el ladrón acababa de apuntarse a la cabeza con el arma lista para disparar, acerrojada), y le promete que no le va a pasar nada.


Le habla de su familia, de un hermano suyo de la misma edad. Lo consigue: el delincuente apoya el arma en el suelo y es detenido.


El chico fue trasladado al Centro de Detención de Menores, ubicado en Batán, con una causa por "robo agravado por uso de arma". Los agentes le secuestraron una pistola marca Browning 9 milímetros y recuperaron la recaudación del comercio que había asaltado.


Más tarde, vía Twitter, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, destacó la acción de la sargento: "María Victoria evitó el delito y evitó la muerte", escribió: "En la lucha contra la delincuencia hay que evitar el delito y más aún, la muerte de inocentes. Para un policía, la vida es un bien supremo. También aquella de quien delinque".

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...