miércoles 12, diciembre 2018 | Actualizado 07:44
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El grito del acusado por el crimen de Lucía Pérez: "Yo no la violé, no la empalé..."

12/11/2018 15:08 hs
En plena audiencia tras el pedido de cadena perpetua, el imputado reacciono abruptamente insistiendo en su "inocencia".

Matías Farías, el principal acusado por el asesinato de la adolescente Lucía Pérez en Mar del Plata, rompió el silencio por primera vez desde que arrancó el juicio. Lo hizo después de escuchar que el abogado de la familia de la víctima pedía su cadena perpetua. "Yo no la violé, no la empalé, ni nada", gritó.


Tanto el querellante, Gustavo Marceillac, como el fiscal, coincidieron en solicitar la pena máxima para Farías, imputado por el delito de "abuso sexual violento con acceso carnal, con dolo violento, agravado por resultar muerta la persona ofendida, facilitado por el suministro de estupefacientes y concurre idealmente con la figura de femicidio".


"Me estás pidiendo perpetua de onda", le gritó Farías al abogado cuando terminó su alegato. Mientras el personal del Servicio Penitenciario lo retiraba de la sala, el acusado siguió repitiendo su inocencia. "Yo no la violé, no la empalé, ni nada", sostuvo.


Por otro lado, Marceillac también pidió perpetua para Juan Pablo Offidani, al considerar que fue el "autor penalmente responsable del delito de estupefacientes con fines de comercialización y partícipe necesario de los delitos de abuso sexual con acceso carnal facilitado por el suministro de estupefacientes seguido de muerte y femicidio". Por otro lado, solicitó que se castigue con 4 años y medio de prisión a Alejandro Maciel, por encubrimiento.



El caso

Ocurrió en octubre de 2016 en Mar del Plata. A la salida del colegio secundario, Lucía compró un cigarrillo de marihuana a dos hombres que estaban en una camioneta. Elle acordó encontrarse en la casa del menor de ellos al día siguiente.

En ese lugar la drogaron, la violaron y lavaron su cuerpo para borrar las huellas. Después, los propios agresores la abandonaron sin vida en la puerta de una sala de primeros auxilios. El caso de Lucía fue uno de los que impulsó el primer paro nacional de mujeres contra la violencia de género.

Seguí leyendo...