miércoles 14, noviembre 2018 | Actualizado 13:35
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Padres denuncian que su hijo fue sacrificado vivo en una mina tras un ritual

10/11/2018 14:30 hs
El niño de 8 años está desaparecido desde el 14 de septiembre. Sus padres aseguran que lo secuestraron y sacrificaron.

Jhoel Deyvert Condori Aliaga, de ocho años de edad, fue reportado como desaparecido el 14 de septiembre en el municipio de Aucapata en La Paz, sin embargo los padres del menor denunciaron, que según testimonios de comunarios, su hijo fue sacrificado vivo por mineros de la cooperativa Santa Bárbara en Cosmipata.


"Dicen que lo han metido a un auto llorando a mi hijito y le han dirigido a la mina, en la mina el viernes mismo, en la tarde mismo, me lo han sacrificado así vivo mismo (...). Los comunarios nos confirman que a mi hijo se lo han llevado, lo han atendido bien, le han puesto con serpentina y le han llevado a la mina y le han sacrificado", relató la madre del pequeño, Sonia Aliaga.


A Jhoel se le vio por última vez cerca de la plaza de la localidad de cantón Pusillani, en la provincia Muñecas, tercera sección de Aucapata; ese día vestía una gorra camuflada, una camisa azul y pantalón beige.


Los padres creen esta hipótesis ya que les hicieron llegar una nota escrita en la que se detalla: "El niño perdido de don Norberto Condori Chambi los mineros lo han traído para hacer wajtacha o ritual en la mina y enterraron el viernes 21 de septiembre por la noche".


Los padres comentaron que su hijo no sería el primer niño sacrificado y, que los mineros ya ofrendaron a otros niños antes. "Para sacar más oro, con la wawa (niño) lo pagan a la mina (...). No se puede perder así por así mi hijo, cómo es posible, fue enterrado vivo en la mina, por favor pido justicia", expresó el padre de Jhoel, Norberto Condori.


De acuerdo con esa versión, los mineros le hicieron comer, tal vez le dieron alguna bebida alcohólica para tomar, y luego lo enterraron vivo, como un sacrificio para mejorar la extracción de oro.


Relató que una noche antes que se perdió le regalaron dinero y golosinas al menor. Pido a todos que me ayuden por favor, dicen que mi hijo está enterrado vivo como "wajtacha" (ofrenda)", refirió.


Por otro lado, la madre del pequeño, lamentó la rápida acción del Fiscal de Chuma, quién, en su criterio, no actúo de forma inmediata para realizar el trámite de allanamiento del centro minero, donde presuntamente el niño fue asesinado.


Los padres señalaron que su niño tenía problemas para hablar, y que usualmente los mineros buscan a menores con ese tipo de dificultades para sacrificarlos.


Los padres del niño están convencidos de que su hijo está enterrado en la mina Cosñipata-Santa Bárbara. Pidieron a las autoridades que los ayuden a ir a buscarlo, puesto que el fiscal ya no recibe sus llamadas.

Seguí leyendo...