miércoles 14, noviembre 2018 | Actualizado 20:29
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Polémico campo de entrenamiento en China para que los hijos recuperen la "masculinidad"

06/11/2018 18:25 hs
Los llevan los padres que piensan que son demasiado "blandos".

Demasiado "blandos", creen sus padres. Y lo que sea que eso signifique, les preocupa al punto tal de llevar a sus hijos a campos de entrenamiento para que recuperen su "masculinidad". Ocurre en China, y ya pasaron por esos cursos unos 20 mil chicos.

 

Así lo informa este lunes el diario de Hong Kong, South China Morning Post, bajo el título "En el interior de los campos de entrenamiento de China, donde los chicos aprenden como ser hombres".


En uno de esos campos, al pie de la montaña Fenghuang, en el oeste de Beijing, los chicos llevan remeras que rezan "Tipo duro" y cantan: "¿Quién es el mejor? Yo soy el mejor" o "¿Quiénes somos? Somos el  hombre". 


A ese campo llegaron a aprender cómo concentrarse, cooperar y competir a través de clases, juegos y fútbol americano.


Según cuenta el diario, los cursos en el campo se desarrollan los fines de semana. Son 18 días en total. Y están destinados para chicos de entre 7 y 11 años. Se apunta a rescatarlos del ambiente femenino que los rodea día a día y a impedir que se conviertan en varones "demasiado sensibles, vulnerables, irresponsables, insignificantes o quejosos".


Al principio de la jornada se recitan declaraciones de hombría, que incluyen frases sobre velar por el país, el honor y los sueños.


Hacen votos para ser ambiciosos y competentes como un águila, inteligentes y bondadosos como un delfín y persistentes y con los pies en la tierra como un caballo.


Los chicos se llaman entre sí "camaradas" oque literalmente significa compartir la misma ambición.

Así es el Club de Niños, fundado por Tang Haiyan, un ex profesor de educación física en Beijing antes de comenzar con este proyecto en 2012. Desde entonces, 20 mil niños pasaron por sus cursos, incluidos chicos que han viajado desde lejos de la capital china para poder concurrir.


"Hay una crisis en la educación de los varones y me lancé a realizar acciones prácticas para salvarlos y ayudarlos a encontrar su masculinidad perdida", dice Tang en tiempos donde en Occidente se comienza a practicar una educación libre de género.


Haiyan es un adelantado porque en realidad él llegó a esta idea mucho antes de que los medios estatales chinos se preocuparan por el aspecto físico andrógino de las celebridades masculinas y el potencial impacto en la sociedad y en los chicos pequeños.


Alentados desde los medios, los padres chinos comenzaron a pensar que sus hijos no son los suficientemente "hombres" y desde entonces gastan fortunas en revertir la tendencia.


Por unos 1400 dólares, las familias inscriben a sus hijos en 18 sesiones durante los fines de semana. Hay otros cursos más cortos que incluyen por ejemplo correr "en cuero" en invierno, trepar montañas bajo temperaturas de menos 30 grados, o hacer trekking durante una semana en el desierto.

Seguí leyendo...