domingo 21, octubre 2018 | Actualizado 06:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La coartada del prefecto que mató a un hombre en la autopista Illia para evitar una condena más grave

01/10/2018 13:48 hs
La defensa del acusado esgrime un argumento que parece poco convincente. Mientras tanto, esperan el estudio de las cámaras de seguridad.

En las escalinatas de los tribunales de Comodoro Py, en el barrio de Retiro, el abogado del prefecto Daniel de Jesús Acosta dio detalles de la estrategia con la que buscará desligar de responsabilidad a su defendido. Ramiro Zoloaga habló con los medios y sintetizó que la muerte de Damián Gonzalo Cutrera se dio en medio de un forcejeo. Incluso que el arma pudo haber sido disparada por el propio Cutrera.


Acosta fue trasladado a los Tribunales este lunes a las 3 de la madrugada. Y era indagado para determinar su responsabilidad en lo que sucedió. Además, se pidieron las cámaras de la autopista, que pertenecen a la empresa estatal porteña AUSA.


Por otro lado, el abogado niega que haya habido una discusión de tránsito. Asegura que hubo una maniobra imprudente por parte de Cutrera, quien conducía un Renault Clío. Acosta -que manejaba un Volkswagen Gol- evadió al Clío, le tocó bocina y siguió de largo, camino al peaje. Cuando llegó a la cabina, lo chocaron de atrás y dos personas bajaron del Clío para agredirlo. Este es el relato de Zoloaga.


"Fue agredido físicamente, tanto él como su mujer que venía descansando en el asiento del acompañante. Lo agreden con golpes de puño, mi cliente estaba sentado, con el cinturón puesto. En esta circunstancia, mi cliente manifiesta que es policía y saca el arma para disuadir, no para disparar", relata Zoloaga. "Se identificó, sin embargo las agresiones continuaron y todo terminó con un disparo contra la víctima. Pero él me manifestó que nunca tuvo la intención de disparar, ni siquiera tenía el dedo en el gatillo. Incluso el arma pudo haber sido disparada por la víctima", elucubró Zoloaga.


El abogado de Acosta alegará legítima defensa. Aseguró que las pericias pueden determinar quién efectuó el disparo, si el seguro del arma del prefecto estaba accionado o no, y si se puede salir durante el forcejeo. Y que su defendido le aseguró que "el arma tenía el seguro puesto".


En el lugar del incidente, y una vez que se acercaron los efectivos policiales que trabajan de consigna en el peaje, el prefecto arrojó su arma al suelo, una 9 mm. Zoloaga buscó instalar además la idea de que los partes que difunden desde las fuerzas policiales (lo que se conoce como parte preventivo), "son precarios".


Más allá de los relatos, una vez más, las cámaras terminarán revelando una parte muy importante -sino definitiva- de lo que sucedió en la madrugada del domingo sobre la autopista y a metros del peaje. 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...