sábado 20, octubre 2018 | Actualizado 22:09
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Desde el entorno de Mauricio Macri calificaron la salida de Luis Caputo como "un desplante de pésimo timing"

25/09/2018 16:27 hs
El Presidente tardó algunas horas en hablar con quien hasta hace poco en la mesa chica del Ejecutivo calificaban como el Messi de las finanzas.
Cerca de Mauricio Macri buscaron bajarle el tono a la renuncia de Luis Caputo al Banco Central. "Estaba consensuado que se fuera tras el acuerdo con el FMI", aseguró un funcionario que le sigue los pasos al Presidente aquí en Nueva York y en todas partes, pese a que hasta este martes el titular del Banco Central se mostraba activo en el manejo del dólar y la negociación con el Fondo. En la Casa Rosada, confirmaron que el Presidente se comunicó telefónicamente con Caputo, aunque hasta ahora no habían trascendido detalles de las conversación. El ex titular del banco oficial también habría dialogado con el Jefe de Gabinete Marcos Peña sobre los pasos a seguir.  

El detalle, claro, es que el acuerdo con el FMI todavía no fue oficializado, más allá de la cena y las sonrisas que compartieron Christine Lagarde y el Jefe de Estado argentino durante la gala del Atlantic Council.

El Presidente tardó algunas horas en hablar con Caputo, a quien hasta hace poco en la mesa chica del Ejecutivo calificaban como el Lionel Messi de las finanzas. "No hablaron, ya sabía que se iba a ir. Hace semanas que venían hablando sobre esta decisión", dijeron -apenas se conoció la noticia- en el círculo íntimo del mandatario. Sin embargo, desde Buenos Aires, otras fuentes gubernamentales consignaron que habían hablado dos veces: una a la mañana y otra más tarde, con la noticia hecha realidad. También insinuaron que su salida ahora se definió para no opacar "la buena noticia" que significaría la oficialización del acuerdo con el Fondo.

Otros funcionarios de peso que acompañan al Jefe de Estado en Nueva York reconocieron que, aunque la salida de Caputo se veía venir, se enteraron de la noticia este mismo martes. "Fue un desplante", calificaron antes de criticar el "pésimo timing"
del ex ministro de Finanzas.   En la comitiva oficial nadie descarta aún que durante el transcurso de la jornada puede haber un anuncio formal con el acuerdo sellado. "En cualquier caso, es inminente", explicaron. En principio, está previsto que Dujovne regrese a la Argentina esta tarde, aunque afirmó que demoraría su viaje, si se confirma el acuerdo, que calificó como inminente.

Tampoco se preocuparon demasiado en disimular durante las últimas horas la interna larga entre el ex titular del Central y el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne  alrededor de la política monetaria y los golpes de efecto que empujaba Caputo.

Macri, que se encontraba en la ONU, al tanto de las noticias que se publicaban en la Argentina, hizo saber que no estaba molesto con Caputo. Desde su entorno enfatizaron que no hubo sorpresas y que "nadie puede hablar por él". "No está enojado", añadieron.

El Jefe de Estado mantendrá -antes de su discurso en la Asamblea de Naciones Unidas- una reunión con la titular del FMI Christine Lagarde.

En tanto, otros funcionarios argentinos que se encuentran en esta ciudad y son amigos del ex titular del Central tampoco se sorprendieron con la noticia. "Quedó muy golpeado y triste por el escrache que sufrieron él y su mujer", relató.

Dujovne, durante su conferencia en el Hotel The Langham en el Midtown neoyorquino, buscó bajarle el tono a la noticia. "Hay que llevar tranquilidad, es un recambio lógico. La salida de Caputo no es una sorpresa", sostuvo. El ministro de Hacienda agregó que con el saliente titular del Central habían trabajado "codo a codo". Sin embargo, Dujovne en su defensa a la gestión del Caputo en el banco oficial apuntó contra el antecesor en el cargo Central: Federico Sturzenegger.

En Hacienda, no obstante, responsabilizaban a Caputo por las versiones de un nuevo desembolso del fondo de US$ 20 mil millones. Guido Sandleris, el reemplazante de Caputo, es un hombre que le responde en un 100%.

Diez horas después de las fotografías y sonrisas amables de Mauricio Macri y Christine Lagarde durante la entrega del Global Citizen Award, quedaron opacadas por la salida de Caputo. Esta tarde -con la bilateral entre ambos en la ONU- intentará -dejar atrás- la noticia de Caputo.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...