miércoles 17, octubre 2018 | Actualizado 04:38
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

A horas del paro general de la CGT, Mauricio Macri se puso a bailar en una premiación en Nueva York

25/09/2018 08:28 hs
Distendido y sonriente, el Presidente mostró sus dotes junto a la vicedirectora ejecutiva de la fundación Atlantic Council.

Mauricio Macri se mostró distendido y sonriente durante su intervención en el Global Citizen Award. Tomó el micrófono del presentador para "reclamar" su premio y hasta se animó a sacar a bailar la vicedirectora ejecutiva de la fundación Atlantic Council en pleno escenario.


En Nueva York, Macri dio un discurso dirigido a los inversores y diplomáticos. Fue presentado por la líder empresarial y filántropa, Adrienne Arsht, quien arrancó diciendo que tiene un "enamoramiento" con el mandatario argentino, recordó su pasado como Presidente de Boca e incluso llegó a lamentar el resultado del superclásico contra River.


"Esta noche honramos su profundo compromiso de implementar las reformas necesarias para poner a Argentina en un camino más próspero y sustentable", comentó Arsht.


"No se escape con mi premio", bromeó el Presidente . Y sumó: "Olvidó mencionar que soy un gran bailarín. Por favor no lo olvide la próxima vez".


Macri no dejó pasar la oportunidad y se animó a mostrar esos dotes de baile sobre el escenario y con la propia Arsht como partner.


      Embed


En la foto final, ante la sorpresa del resto de los presentes, al presidente no le tembló el pulso: aprovechó la música de fondo para sacar a bailar a Arsht.


Otro de los momentos que provocó las risas de los presentes, fue cuando tomó el micrófono del presidente y director ejecutivo del Atlantic Council, Frederick Kempe, y se preguntó: "¿Dónde está mi premio?".


Previo a la distinción, el jefe de Estado compartió la mesa de gala con la titular del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que negocia un nuevo préstamo para la Argentina. Se saludaron con dos besos y compartieron una de las ubicaciones centrales de la velada en el mítico salón Cipriani, en el corazón de Wall Street.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...