jueves 20, septiembre 2018 | Actualizado 17:27
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
Exclusivo DV

Secretos de familia: los Macri, los Carrió y las historias ocultas que guardaron hasta hoy

07/09/2018 10:55 hs
"Las familias felices son todas iguales, las que no lo son, tienen su propia forma de infelicidad" (León Tolstoi).
Jorge Boimvaser
Por Jorge Boimvaser
Periodista

Por Jorge D. Boimvaser

@boimvaser


Todo comenzó a mediados de los 80. Un joven Juan Schiaretti abandona el Liceo Militar, se recibe de Contador Público en la Universidad Nacional de Córdoba e ingresa muy joven en la Fundación Mediterránea, dirigida por Domingo Felipe Cavallo.

 

El hoy gobernador de Córdoba tuvo un problema de seguridad serio (le pusieron precio a su vida), y se refugia en San Pablo.  Cavallo le pide entonces a la familia Macri (Franco y su hermano Tonino) por Schiaretti y pronto se convierte en vicepresidente de Fiat- Sevel, en Brasil.

 

Ya entrados los 90 Mauricio Macri se hace cargo de la presidencia de la Sociedad Europea de Vehículos en Latinoamérica (SEVEL)  como representante de Fiat y Peugeot.

 

 

El 11 de febrero de 1991 por decreto 231/91 firmado por Menem y Cavallo, Juan Schiaretti es nombrado Secretario de Industria y Comercio de la Nación y regresa de San Pablo a Buenos Aires.

 

Dos años después, se descubre un tremendo contrabando de SEVEL de 13.000 vehículos que salieron del país por una puerta, cobraron reembolso a las exportaciones, y volvieron a ingresar a la Argentina vía Uruguay. ¿Quién debía controlar que estos ilícitos no ocurrieran? Justamente quien fuera empleado de la familia Macri, el Secretario de Industria y Comercio Juan Schiariitti.

 

Es imposible administrativamente que se consume semejante contrabando sin la connivencia de los organismos de control, que casualmente conducía el ex empleado de los Macri y hoy gobernador de Córdoba.

 

La Justicia condenó a SEVEL en primera y segunda instancia y evaluó el perjuicio al Estado argentino en la suma de 450 millones de dólares.

 

El letrado principal de SEVEL fue Ricardo Gil Lavedra, quien había llegado a la justicia de la mano del General Jorge Videla (1976-1983) y en 1985 integró el Tribunal que juzgó a la dictadura militar, aquel proceso conocido con el "Nunca más".

 

Junto a Gil Lavedra, se desempeñó un ignoto Alejandro Carrió, primo hermano de Elisa Carrió.

 

Los Macri le rogaron a Menem que utilizara su influencia sobre lo que se llamaba en la Corte Suprema de Justicia la "mayoría automática", o sea, cinco miembros de los 9 que le respondían con fidelidad perruna a los deseos del Presidente Menem. Los Macri allegaban que ellos habían apoyado el gobierno menemista y que en caso de aplicárseles esa multa de 450 millones de dólares el grupo empresario se caería en pedazos.

 

Menem accedió y finalmente la Suprema Corte falló en favor de SEVEL, aunque Menem le exigió a la firma que pagara las costas y la suma que por decreto se debía pagar a los investigadores aduaneros que descubrieron el desfalco (esta es otra historia tragicómica que contaremos en otra ocasión).

 

A la hora de cobrar los honorarios, al menos Alejandro Carrió quedó fuera del reparto porque los Macri se adjudicaron la no sanción económica merced a lo que se conoce como tráfico de influencias.

 

El abogado le contó detalles íntimos de la familia Macri y la novel legisladora -,mediados de los 90- tuvo un panorama amplio del universo familiar de los Macri.

 

De ahí que cuando la mujer hablaba a los cuatro vientos de la familia Macri como corruptos (el famoso... are you stupidts?) tenía conocimiento cierto por parte de su primo, quien se lamentaba que la familia de empresarios nunca cumplía su palabra.

 

Franco Macri no se quedó de brazos cruzados y contrató a la misma empresa norteamericana que lo prevenía del espionaje industrial y familiar, Akerman, para investigar la vida de Carrió y familia.

 

Vínculos con los genocidas de la llamada masacre de Margarita Belén (en el Chaco) y otras historias inconfesables salieron a la luz de uno y otro lado. Hasta que finalmente Macri y Carrió se hicieron aliados en CAMBIEMOS, como si nada hubiera ocurrido. Schiaretti quedó en el medio del entuerto y ahora se sabe por qué es tan incondicional del gobierno de Mauricio, su ex jefe en SEVEL.

 

Hasta el jefe todo terreno del gobernador, Juan Manuel De La Sota, ya comenzó a tomar distancia de Schiaretti y ahora juega con largar al ruedo una presunta fórmula presidencial de cara al 2019: De La Sota- María Eugenia Vidal.

 

Tenemos muchos detalles de aquella historia del contrabando de los 13 mil vehículos que Schiaretti dejó pasar, y de las confesiones de Alejandro Carrió, dolido porque los Macri no le pagaron lo prometido, pero preferimos dejarlos para otra ocasión. Si para muestra alcanza con un botón, aquí tenemos una tienda completa para conocer el trasfondo de las luchas por el poder en la Argentina.

 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...