sábado 22, septiembre 2018 | Actualizado 17:59
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#LecturaDV

Estalló la bomba y hay que barajar y dar de nuevo

02/09/2018 19:40 hs
"Los argentinos somos negadores seriales con amnesias selectivas y especialistas en hacernos los otarios".
Por Jorge Fernández Díaz (extraído de La Nación)

La latrofobia es ese miedo intenso e irracional, de carácter enfermizo, según el cual una persona teme acudir al médico, someterse a los análisis y descubrir una posible patología. Una gran parte de nuestro pueblo se intuye enferma, pero rechaza los tratamientos y no se atreve siquiera a abrir el sobre de los resultados, que en las oficinas del Banco Mundial se abrieron para un selecto grupo de cientistas políticos. La Argentina, entre doscientos países, es uno de los que menos crecieron a lo largo de los últimos 70 años; registró diez crisis graves, que si al menos hubieran calcado las que padeció Uruguay hoy tendríamos el PBI per cápita de España. Desde comienzos de la década del 60, solo durante cinco años no sufrimos déficit fiscal, y eso fue a costa de la licuación catastrófica de 2001. Nuestro promedio de inflación fue, durante más de medio siglo, del 173% anual. No solo somos la segunda nación en cantidad de años de recesión, sino que nos seguimos destacando como el tercer país entre los más cerrados del planeta. El consumo de los argentinos, sin embargo, es porcentualmente más alto que el de los europeos, si se lo compara con lo que cada sociedad produce. Y el gasto público, que venía con un promedio del 26% en las últimas seis décadas, alcanzó durante la "década ganada" el 42% del producto bruto, un salto astronómico y sin más respaldo que el voluntarismo mágico. He aquí esencialmente la herencia impagable del kirchnerismo y, sin entrar en otros rubros calamitosos (como pobreza y educación), el chequeo general de toda nuestra desgracia.

Los argentinos somos negadores seriales con amnesias selectivas y especialistas en hacernos los otarios. Es indudable hoy, con el diario del lunes, que el médico de Cambiemos falló en ciertos aspectos instrumentales del tratamiento; otra cosa es que sea el culpable de la enfermedad crónica que no nos atrevemos a asumir ni a superar. El capital financiero le puso una pistola en la cabeza a Macri para que ejecute ahora mismo un ajuste profundo, detonando así los últimos estertores del gradualismo. Si Macri no cumple con esa exigencia, volarán en pedazos la Argentina. Esta es una forma dramática de decodificar el repudio al peso, la psicosis de Wall Street y los requerimientos explícitos de los "mercados", para los cuales incluso la causa de los cuadernos resulta un factor negativo.

Las grandes naciones de Occidente tienen otra actitud. Su paciencia con Cambiemos se debe a que se está llevando a cabo en la Argentina un experimento mundial: ¿es posible salir democráticamente y con relativa paz social de un régimen neopopulista autoritario? ¿Es factible abrirse al intercambio globalizador, vencer una vasta cultura pervertida por la endogamia y la demagogia, y hacerlo sin convulsiones ni retrocesos, soportando dentro del juego institucional las acciones destituyentes de un partido antisistema que quiere abortar la normalización? La herramienta de esa tolerancia del hemisferio norte para con el oficialismo es el Fondo Monetario Internacional, que responde sobre todo a Trump, Macron y Merkel, y que tiene hoy una actitud diametralmente opuesta a la que demostró con la Alianza: aquella vez la Argentina también era un experimento global; había que castigar a los que hacían bicicleta y no cumplían, y entonces nos sacaron el banquito y nos dejaron caer en el pozo negro, a modo de cruel escarmiento. En esta ocasión, los técnicos del Fondo tienen otro mandato, pero aun así no parecieron calibrar muy bien el comportamiento de una economía bimonetaria, donde se cobra en pesos y se ahorra en dólares. También en esto somos tétricamente originales: no existe experiencia internacional ni manual teórico para una república de esas características, y es por eso que los "mercados" de alguna manera también desairaron esta semana al FMI, que debe defender ahora su reputación con la misma premura con que el Gobierno debe salir de esta crisis cambiaria y política.

El acalorado debate sobre si los recortes debían hacerse al comienzo y con una estrategia de shock o progresivamente y con el financiamiento externo ya resulta vano. Pero esconde una certeza indiscutible: había que hacerlos porque la hipoteca de Cristina era y todavía es monstruosa. Aun con los cuidados que tuvo el Gobierno y que fueron tan criticados por la ortodoxia, un segmento importante de la sociedad consideró que Macri era igualmente un insensible y un depravado que disfrutaba con las mutilaciones, y no un experto en explosivos que intentaba desarmar una bomba con el menor dolor posible. Acaba de acontecer un hito histórico: la bomba estalló, y esto modifica sustancialmente el escenario. Habrá que barajar y dar de nuevo. Habitualmente, quien pagó la fiesta organizó su propio funeral. Habrá que ver si en esta ocasión quien la paga perece en el intento o es capaz de recoger a tiempo los frutos de ese beneficio futuro. Porque la hecatombe de estos días tuvo un efecto paradojal: arregló por las malas lo que no se podía hacer por las buenas, regularizó muchas variables y parió de hecho un nuevo modelo económico. La brusca devaluación, que tantos sinsabores nos traerá y que encarece la deuda, licuó a la vez el gasto público en dólares, acabó con el atraso cambiario, tiende a equilibrar la balanza comercial y la balanza de pagos, derritió el valor de las Lebac, potenció las reservas y volvió mucho más solvente al Banco Central. Un modelo más productivo y exportador, y un rendimiento más consistente para las inversiones extranjeras asoma de entre las cenizas como una chance posible si es que el médico resulta capaz de acertar con la cirugía, con los remedios y con la rehabilitación.

Tiene algo a favor. Amén de su debilidad congénita (nunca tuvo mayorías parlamentarias), a Cambiemos jamás le dejaron las manos libres, como sí les ocurrió a otras administraciones que seguían a un naufragio evidente. El kirchnerismo entregó el barco con agujeros mortales en el casco y el motor fundido, pero desde el puerto parecía una nave en buen estado. La disparada del dólar tuvo como virtud mostrar la situación real de la embarcación en la que viajamos todos y recordarnos antiguos infortunios. También, el hecho incontrastable de que volvemos a estar en peligro y que a nadie conviene hacer olas ni propiciar un hundimiento, salvo por supuesto a quienes temen ir presos, trabajan para el helicóptero y buscan un colapso sin importarles un bledo las secuelas. El hondo miedo torna comprensivo y patriótico al más díscolo, y este insumo es fundamental para que el Gobierno obtenga apoyos en su delicadísima faena.

En contra, Macri tiene muchas cosas, pero una se eleva por encima de todas: necesita transformase en algo que no es, un líder emocional y convincente. El peor default de estos días fue político; a su malogrado spot se sumó el desdén por los llameantes zócalos de televisión, el abandono del campo discursivo, adonde no envió a casi nadie para explicar ni rebatir, y la falta de una narrativa orientadora. El oficialismo se quedó afónico, dejó así que explicaran el problema sus enemigos y antagonistas de derecha e izquierda, y permitió que se instalara la sensación de que estaba noqueado. Menem, en las malas, sobreactuaba para que lo vieran de lejos; Néstor atacaba a algún poderoso para que los demás temblaran, y Cristina blandía conspiraciones para defenderse en la coyuntura. Nada de esto es correcto, pero la indolencia mediática tampoco lo es. La confianza se reconstruye con números, pero también con elocuencias.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...