domingo 18, noviembre 2018 | Actualizado 17:14
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La clave en el caso del hombre al que su amante le cortó el pene: una pericia en los genitales

01/09/2018 12:58 hs
La discusión en la Justicia entre Sergio F. y Brenda Barattini ahora se centra en el "daño psicológico"

 Brenda Micaela Barattini, de 27 años, ya había vuelto a poner las manos en los mangos de la tijera de podar -una imaginaria- y a cerrarla con fuerza en la misma posición en la que, en el medio de esos filos, estaba el pene y los testículos de Sergio F., su amante.

 

Esa fue la "reconstrucción" frente a la fiscal de la noche del 25 de noviembre de 2017, en su departamento, cuando lo hirió en un encuentro que ella arregló y que él creyó que sería sexual.

 

Pero este miércoles, Brenda fue más atrás en el tempo. Fue trasladada desde el pabellón femenino de la cárcel de Bouwer hasta el despacho de la fiscal del 2° Turno de Violencia Familiar de Córdoba e hizo foco en el daño psicológico que la llevó a premeditar todo.

 

Algo que ella admitió ante la fiscal Bettina Croppi. Que le cortó los genitales a su amante por haber difundido por WhatsApp un video de los dos teniendo sexo. Pero ahora es la víctima quien va por la vía de la psiquis.


"Brenda originalmente estaba acusada de lesiones gravísimas agravadas por el vínculo. Después de una pericia que se hizo en la historia clínica de la víctima, se llegó a la conclusión de que la lesión no era permanente. Que había mejorado. Eso hizo que hoy la carátula se modifique a lesiones graves", dice a Clarín Iván Sironi, quien comparte la defensa, junto a Adolfo Allende Posse y a Lucas de Olmos.

 

"Ella no contestó preguntas, pero declaró. Hizo una manifestación. Dijo que a él se lo está cubriendo. Porque no se utiliza su nombre en las notas. Y aseguró que no ven la lesión psicológica de ella, que la llevó a hacer lo que hizo", agrega Sironi.

 

Tras esta indagatoria, en la fiscalía aclararon a este diario que esta modificación no se traducirá en la calificación legal ni la situación de la imputada.

 

Al respecto, el abogado Lucas de Olmos explica que habrá un nuevo cambio en la carátula. "La fiscalía, que ahora ve que el miembro de él funciona desde lo físico, quiere ir por las lesiones gravísimas desde lo psicólógico. Algo que para nosotros es mucho más difícil de medir porque nadie está en la cama de este hombre para saber cómo tiene relaciones", sigue Sironi.

Más allá de lo que dicen los exámenes, que es un infome de hace varios meses, nuevas pericias sobre Sergio F. serán vitales para la modificación de la calificación legal final contra la mujer.

 

"Ahora procederemos al pedido de peritaje de un urólogo sobre los genitales. Evidentemente, no va a querer someterse, como nadie querría, pero va a tener que hacerlo porque son actos importantes de la investigación. Si él recupera la función eréctil, sexual y reproductiva, serían 'lesiones graves", detalla a Clarín Allende Posse.

 

"Brenda dijo: 'Le reclamo a la fiscal que nadie piensa el daño que tuve para hacer esto. El quería exhibir un video teniendo relaciones'", agrega. El abogado aclara que su clienta tenía "un daño psicológico previo al que dicen que tiene la víctima, porque él la venía torturando desde el punto de vista psicológico".

 

La imputada había admitido que "premeditó" cortarle los genitales con la tijera de podar. Y siempre alegó que fue por "el trauma del video sexual". No así la víctima, que se había enfocado en lo físico.

 

Desde el lado de Sergio F., su abogado, Eduardo Pérez, dijo a Clarín que "nosotros pedimos los 15 años de prisión por lesiones gravísimas y por ese vínculo que está confirmado. Sean secuelas físicas o psicológicas, la pena es la misma. En cambio, si la fiscalía va por 'lesiones graves', la pena baja a 10 años".

 

Tras la declaración indagatoria, Brenda volvió a la cárcel de Bouwer. Queda pendiente si con el cambio de calificación "caerá" la prisión preventiva por "peligrosidad procesal".

Vale decir que la fiscal, la jueza de Control y la Cámara de Acusación coincidieron en que la premeditación de la situación, que incluyó una supuesta simulación de intento de violación, complican la situación de Brenda.

 

El pene de Sergio, de 40 años, fue seccionado, no amputado. También hubo daño en la uretra (conducto genitourinario) y cuerpos cavernosos y esponjosos. Fue reconstruido en su totalidad. Ahora resta peritar si orina correctamente, si tiene erecciones y si puede eyacular.

 

El peritaje del viernes, sobre la historia clínica, fue realizado por los peritos de parte y el médico forense oficial Moisés David Dib. Allí se llegó al pedido de revisación por parte de un urólogo. También el aporte de la psicóloga Romina Alegret, que asistió a Sergio después del trauma, y un psiquiatra legista.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...