viernes 21, septiembre 2018 | Actualizado 04:52
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Cuadernos K: declara un financista cercano a los Kirchner y podría ser un nuevo arrepentido

17/08/2018 12:50 hs
Ernesto Clarens es un hombre clave de los movimientos de dinero de los Kirchner.

La declaración más inesperada llega a la causa de los cuadernos de las coimas. El financista Ernesto Clarens, vinculado a Néstor Kirchner, declara en los Tribunales de Comodoro Py. Según confirmaron fuentes oficiales a Clarín se encuentra ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli como imputado de ser partícipe necesario de la asociación ilícita.

 

Se trata de un hombre clave en las causas donde los Kirchner y su entorno son investigados por lavado de dinero. Su financiera Invernes SA es foco de diversas causas.

 

Su nombre surgió en la causa después de que la investigación comenzó a avanzar sobre las financieras y responsables de operaciones bancarias que facilitaron los dólares que luego Baratta llevaba en bolsos hasta el departamento de Cristina Kirchner, y que también habrían participado de las maniobras para incorporar ese dinero negro a la economía formal.

 

Clarens, pieza clave en "la ruta del dinero K"


En el tramo de la investigación sobre los financistas que proporcionaron la estructura necesaria para que Lázaro Báez lavara 60 millones de dólares en tres años, la Unidad de Información Financiera (UIF) entregó un informe al juez Sebastián Casanello que complica a Ernesto Clarens, el histórico financista K. Se detectaron transferencias de dinero entre una de sus firmas con una cuenta en España que tiene como beneficiarios a los hijos del dueño del Grupo Austral y que la justicia sospecha, fue parte de los fondos utilizados para comprar SGI y recibir después fondos de la misma.

 

Clarens, vinculado a Néstor Kirchner, fue señalado por Leonardo Fariña como responsable de "transformar recursos de la obra pública en pesos, euros y dólares". Una de sus firmas aparece vinculada al empresario K acusado de utilizar fondos de la obra pública para operaciones de blanqueo.

 

Triangulando remesas de dinero entre empresas con cuentas bancarias en Suiza, Hong Kong, las Antillas Holandesas Bahamas, Estados Unidos y Uruguay, Clarens "facilitó movimiento de fondos para las operaciones con SGI", la financiera conocida como "la Rosadita" en la que Martín Báez, Pérez Gadín y otros hombres de confianza del empresario K aparecen contando cinco millones de dólares.

 

De broker a financista presidencial


Sólo en diez años, Clarens pasó de ser un simple broker a uno de los operadores más relevantes del kirchnerismo. Sus vínculos a raíz del negocio financiero triangulan con Néstor Kirchner y Lázaro Báez.

 

Fue siempre un hombre en las sombras de los negocios K, En 2013 su nombre comenzó a resonar. Una vinculación directa entre el financista y la firma Credisol SA. le quitó su bajo perfil. Esta entidad está vinculada a Lázaro Báez. La firma emitió una factura a favor de Clarens bajo el concepto de  "servicios financieros".

 

Finmark fue su primera empresa como operador bursátil. Años después fue Cedisol su principal negocio que funcionó como una especie de cueva financiera.

 

Qué hacía: otorgaba créditos a empleados públicos. Después crecieron los vínculos con Báez y Néstor Kirchner.

 

Con Invernes. su financiera, se hizo cargo de obras que había ganado Lázaro a través de Gotti construcciones. Es que el empresario K le cedió un poder para cobrar los certificados y parte del dinero se cambiaba en su propia financiera.

 

Para sumar datos a la vinculación: la firma insignia de Báez, Austral Construcciones, e Invernes poseen la misma sede social, ambas están en Carabelas 241.

 

En 2008, la Unidad de Información Financiera (UIF) recibió un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) por giros de 53 millones de pesos de Invernes a favor de Austral Construcciones. Ese ROS expuso un depósito en efectivo por parte de Invernes por $11.770.000. Hubo más: una transferencia de $42.821.000 de Gotti a favor de la financiera del propio Clarens.

 

Pero además. Credisol fue una de las firmas que alquiló habitaciones que nunca utilizó, del hotel Alto Calafate, propiedad de los Kirchner, que entonces era gerenciado por Valle Mitre SRL de Báez.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...