sábado 15, diciembre 2018 | Actualizado 06:43
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Delirio místico y banalización del crimen: filtran desequilibrados audios de Gustavo Pastorizzo

03/08/2018 12:34 hs
Revelan, además, que es real su postulación a un reality italiano y culpa de sus problemas alas mujeres.

Gustavo Pastorizzo se transformó en la bandera y el emblema de una causa que movilizó a gran parte de la comunidad de Gualeguaychú, tras el asesinato de su hijo, Fernando, hecho por el cual fue condenada Nahir Galarza.

 

Que se postulara para participar en un reality show en Italia despertó indignación.

 

Aunque salió a decir que era todo parte de una broma, su versión se desbarató cuando salieron a la luz audios que dan muestra de que el mismo se presenta ante un tal "Pablo Turbó", un presunto contacto en la RAI de Italia y le agradece por "el préstamo" y "el poder trabajar ahí con ustedes".

"Por la lucha que desarrollé y porque esta chica Nahir haya sido condenado a perpetua, el caso se tornó mediático a nivel mundial y por eso nos hemos conocido con Marta (una española que habría sido el nexo entre el padre de Fernando y el empresario televisivo).


      Embed

Me habló sobre usted, que tiene acciones en la RAI y me habló sobre la posibilidad de ir ahí. Le cuento: bailo horrible, malísimo, pero le agradezco ese gesto", le dice aparentemente a través de un mensaje de WhatsApp el cual concluyó: "Sería un gran alivio, una caricia al alma el poder alejarme de acá porque es una tortura todo esto".

 

Sin embargo, los audios revelan mucho más que el trasfondo de una banalización de un crimen horrendo y de la muerte de un hijo.


"Mis dramas fueron culpa de las mujeres"


Durante las más de siete horas de audio, Gustavo Pastorizzo culpa a las mujeres de todos sus problemas. Con cuatro convivencias, dos separaciones y un divorcio, el culpable siempre fue el sexo femenino: "Todos los dramas que he tenido en mi vida fueron culpa de mujeres. Me han inventado causas por violencia, porque la mujer es muy maldita. Así como es preciosa, es mala también", describió, y en la enumeración de reproches no se salvaron ni su ex ni su propia hija, publica El Día.

 

"Cuando hice la primera marcha (la que sacó a Nahir Galarza del hospital) me criticó de arriba abajo. El que puso siempre la cara fui yo, pero ella se quedó escondida en su casa. Supongo que debe estar mal porque es la madre, pero es una mujer fría, mala, maldita, pensante", sostuvo sobre Silvia Mantegazza, la madre de Fernando, a quien culpa también por el odio que le tiene Carla Pastorizzo, la otra hija en ese matrimonio.

 

Según Pastorizzo padre, hace 10 años que no habla con su hija, y tampoco tiene intenciones de que eso cambie: "Me considero buena persona y buen padre, pero no me causa nada verla a ella, no me causa ese amor y afecto de un padre a una hija, no me interesa. Mi abogado me aconsejó arreglarme con Carla, pero le dije que no me interesa. Pasaron diez años, no me cambia nada", afirmó de manera cruda.


Tampoco terminó bien la relación que tuvo con Valeria Soria, la mujer de 33 años que conoció en la primera marcha y que en la actualidad está embarazada de su cuarto hijo: "Estuve saliendo con una chica que quedó embarazada, está de 4 meses, pero no estamos juntos y no nos llevamos bien tampoco. Fue todo muy rápido. Tratamos de convivir pero nos llevamos re mal. Y tras un altercado fuerte le dije que no me quiero convertir en el nuevo Fernando", reveló sobre su última pelea, donde comparó a su novia con Nahir Galarza. Por su parte, Valeria desetiquetó a Gustavo Pastorizzo de las fotos con la ecografía que publicó en su perfil de la red social Facebook.


Por último, el padre de Fernando también tuvo tiempo para referirse a la asesina de su hijo, y sus palabras no fueron nada placenteras con la joven de 19 años: "Con Fernando teníamos gustos muy diferentes en mujeres: (a Nahir Galarza) la vi de cerca y es espantosa: es flaca, no tiene tetas, es narigona. . . ¡horrible! Pero bueno, ese era el perfil que a él le gustaba", finalizó.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...