jueves 13, diciembre 2018 | Actualizado 14:21
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#AsísDigital

El frepasismo tardío de La Doctora

30/07/2018 10:00 hs
"¿Y el peronismo dónde está?", impugna el Peronista Perdonable. "¿Qué tengo que ver con estos?".
Jorge Asís
Por Jorge Asís
Escritor - Periodista

escribe Oberdán Rocamora
Redactor Estrella, especial
para JorgeAsísDigital

 

Previa
Melancólico progresismo

 

La Doctora orienta el frepasismo tardío. Lo identifica como Unidad Ciudadana.


Conserva la columna vertebral peronista, pero contiene adherencias complementarias que proceden del marxismo, de los fragmentos escindidos del radicalismo, o de diversos sectores melancólicos del progresismo. De los que participaron también del materno Frente Grande. Y conformaron el Frente del País Solidario. O Frepaso.


En vísperas del "Encuentro Nacional de la Militancia" (kirchnerista), a celebrarse en la localidad de Ensenada, el Portal decide componer un breve relevamiento de las partes que lo integran.

 

Carolina Mantegari




Por la evaporación de la "gloriosa Unión Soviética", los bolcheviques autóctonos atravesaron un duro período de banda ideológica. Hasta mojar, fragmentados, las medialunas en el tazón del kirchnerismo. Pero aún mantienen su identidad, Partido Comunista (y algunas propiedades). Lo representa el camarada Jorge Kreynes, quien fuera un militante leal, ladero imperturbable del extinto Patricio Echegaray, cerebral dirigente marxista leninista. Patricio supo aplicar las enseñanzas magistrales de Fernando Nadra, el autor de "El nuevo hombre soviético".


Otro desprendimiento lo encabeza Pablo Pereyra, de la perenne "fede" que estudiara Isidoro Gilbert. Hoy Pereyra es referente del Partido Comunista (Congreso Extraordinario). Adhiere al eje La Cámpora-La Doctora.


Ambos sellos comunistas no están distantes del Partido Solidario. Un movimiento de masas que conduce Carlos Heller, El Banquero de Bertold Brecht. A propósito, Brecht decía que era "más delito fundar un banco que asaltarlo". Emblema del "capitalismo con rostro humano", Carlos es hermanito de Amado Heller, miembro del viejo Comité Central.


Daniel Filmus, El Psicobolche, es otro dirigente emancipado. Tiene su extraña Corriente Nacional de la Militancia. Es diputado nacional, se anota en el frepasismo tardío desde el Peronismo de Consorcio de Víctor Santamaría, otro discípulo aventajado de Eduardo Valdés, El Vaticanista.


Sin nada que envidiarles a los bolcheviques melancólicamente citados, debe destacarse la imponencia espiritual de Martín Sabatella, El Psicobolche II. Es el líder indiscutido de Nuevo Encuentro, fue mini-gobernador de Morón. Y fue al frente en la batalla perdida contra el Grupo Clarín, el verdadero Pravda. Para culminar, en 2015, como compañero de la desacertada fórmula junto al mono Aníbal Fernández.

 

El Frente Grande no muere

 

El Frente Grande, por lo tanto, nunca muere. Se recicla con la Unidad Ciudadana de La Doctora.
Sin la categoría verbal de Chacho Álvarez, ni la portación sana de ética de la señora Graciela Fernández Meijide (hoy enclavada en el filo-macrismo del Club Político, junto al irascible Vicente Palermo).


Pero lo tiene a Mario Secco, mini-gobernador de Ensenada, anfitrión del "Encuentro".
Se descuenta la ausencia del miembro del Frente Grande que "llegó hoy más alto". Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro, gracias al balazo que concluyera con la vida encantadoramente original del Gringo Soria.


Otra luminaria del frepasismo tardío de La Doctora es el insistente Aníbal Ibarra, Cerro Corá.
Fue jefe de gobierno del Maxi Quiosco del Artificio Autónomo hasta que transcurrió la tragedia de Cromagnón. 

 

Habrá que tratar la caída de Ibarra como el antecedente ejemplar de la irrupción de Mauricio Macri, el Ángel Exterminador. Cerró Corá Ibarra fue sucedido en el Maxi Quiosco por su adjunto, Jorge Telerman, El Principito, quien quiso continuar la venta de chocolatines, en 2007, como kirchnerista, pero se le opuso ciegamente Alberto Fernández, El Poeta Impopular, otro discípulo de Valdés. El Poeta era El Premier y prefirió, para cerrar el paso del Principito, apoyar a Filmus. Al dividirse el electorado "progre" entre Telerman y Filmus, se facilitó el triunfo del macricaputismo.


Desde entonces el Maxi Quiosco le perteneció al Ángel. Para dejarlo, como Encargado de Negocios, a Horacio Rodríguez Larreta, El Geniol, cuando el Ángel se dispuso a saltar hacia la nación. Hasta alcanzar "la pobreza cero y la unión de los argentinos".


Del frepasismo tardío de La Doctora participa también el embajador Ariel Basteiro, azafato del Partido Socialista para la Victoria.


En la patriada se anota también el despojo del Partido Intransigente, que fuera del doctor Oscar Alende, El Bisonte. Junto a dirigentes entrañables como Rabanaque Caballero, El Copete, o Darío Díaz, el creador de "la patota del doctor" Alende. Hoy lo representa Gustavo Cardeza.

 

Tribus radicales

 

Sobrevivientes de tribus relativamente izquierdistas. Para subrayar la sintonía con los próceres procedentes del radicalismo.


Sujetos valientes que prefirieron desviarse de la deriva partidaria, para no caer como tributarios pasivos del Ángel Exterminador.


El más descollante de la plantilla radical es Leopoldo Moreau, El Marciano. Participa como Movimiento Nacional Alfonsinista. Es de los legisladores más formados de esta versión de la democracia, iniciada en 1983.


El más austero es Gustavo López, de Forja.


En el medio, otro radical originario, Carlos Raimondi, de Solidaridad más Igualdad.


Antes de sumergir la medialuna en el kirchnerismo, Raimondi supo experimentar las transparencias furtivas de la señora Elisa Carrió, La Demoledora. Y de la señora Graciela Ocaña, la Reina del Dengue, que presidiera (para el kirchnerismo, antes de hacerse macrista) el popular Partido de la Victoria. En el que hoy se referencia, justamente, la esposa de Quique, la señora Diana Conti. Otra compañera de ruta de los radicales.


Conti apostaba por la utopía de "La Doctora Eterna". Llegó a la gran liga como segunda senadora de Raúl Alfonsín, El Providencial, en la elección de 2001, que perdiera con Eduardo Duhalde, Piloto de Tormentas (generadas).


En la innumerable fila de partidos minúsculos que componen el frepasito de la Unidad Ciudadana, se debe registrar también a Miles. El partido artesanal del levantino Luis D'Elía, El Falso Negro.


Cada vez que reproduce una macana oral, reconocidos dirigentes del kirchnerismo, del primer cordón de La Doctora, se obstinan en aclarar que D'Elía "no pertenece al espacio". Pero Miles ahí está.


Al cierre del despacho, un adherente al Peronismo Federal (Racional, Perdonable) reacciona indignado al leer la lista del frepasito.


"¿Y el peronismo dónde está, decime, aquí no lo veo? ¿Qué c... tenemos nosotros que ver con estos?".


El Peronismo Racional y Perdonable, apodado también el "Pichettismo", prepara su propio "encuentro de la militancia" en la provincia. En La Plata.


Mientras tanto, Los Perdonables tratan de lanzar la cruzada simultánea. Contra Macri y La Doctora.


"Dos caras del mismo fracaso".


"Nada tenemos que ver nosotros ni con este tipo (por Macri) ni con esta mina (por La Doctora)".
Las adherencias del frepasismo tardío tal vez enriquecen el invento de la Unidad Ciudadana. Pero arrastran, al reversible tronco peronista, ostensiblemente hacia la izquierda. Acaso para estimular las desventuras del espanto de los infelices que deben pagar sueldos. O de los que prefieren dedicarse vocacionalmente a la acumulación económica, en un capitalismo que no termina de asumirse.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...