lunes 15, octubre 2018 | Actualizado 07:58
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

¿Cómo es el estado de salud de la mujer policía baleada en el cuello durante un robo en Ituzaingó?

29/07/2018 12:48 hs
A Lourdes Espíndola la sometieron a una operación, tras ser baleada en el cuello por motochorros. Su pronóstico es reservado.

La policía baleada en Ituzaingó sigue internada en terapia intensiva en el Hospital Posadas, "en estado crítico, grave, con pronóstico reservado", de acuerdo al último parte médico. Lourdes Espíndola fue derivada el centro de salud por una herida de arma de fuego en el cuello, en la "región supraclavicular izquierda, presentando lesión carótida y traqueal" y fue operada por la madrugada, después de haber perdido mucha sangre.


La mujer fue herida de un tiro en el cuello cuando dos motochorros le dispararon para robarle su arma reglamentaria en Ituzaingó. Trabaja en el Comando de Patrullas de Moreno y al momento del asalto salía de cumplir un servicio de Policía Adicional (Polad). "Me dispararon, me estoy muriendo", alcanzó a escribir la oficial a su marido por su celular, como reveló TN.


El violento asalto se produjo en estación peaje Quintana (Autopista del Oeste), donde Espíndola fue abordada por ambos delincuentes cuando esperaba el colectivo para volver a su casa. La policía se enfrentó a los delincuentes, y uno de ellos le disparó. Le robaron el ama, le dejaron la plata que llevaba encima y luego se fugaron. La investigación está a cargo del personal de la comisaría Ituzaingó 2° de Villa Ariza, que busca testigos del episodio para poder identificar a los delincuentes y capturarlos.


"Le dije que no íbamos a vivir toda la vida de esto"


Angustiado, el esposo de Espíndola dijo que una semana atrás le había comentado a su pareja que no iban a trabajar toda la vida para la fuerza. "Vivíamos con adicionales, teníamos sueños, queríamos comprar un terreno para hacer un dúplex. Le dije: 'No vamos a esperar que nos peguen un tiro', y ahora nos pasa esto", se lamentó Fernando Altamirano.


"Yo la quiero viva", dijo Altamirano. "Amamos lo que hacemos, pero no se puede vivir más en este país. Ya no quiero ser policía, tengo dos hijos que son el amor de mi vida y no voy a permitir que se queden sin papá", afirmó el hombre, que contó que hace tres años que Lourdes trabajaba en la fuerza policial.


En la puerta del Hospital Posadas, donde su mujer está internada en estado de gravedad, les exigió explicaciones a los delincuentes que atacaron a su mujer, que esperaba el colectivo para volver a su casa.


"Por lo menos que me llamen por teléfono y me expliquen", reclamó. Reveló que se enteró del hecho porque su propia mujer le escribió un breve, pero contundente mensaje de WhatsApp: "Me dispararon, me estoy muriendo". "Después la llamé, la llamé y no me atendió más", recordó.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...