jueves 13, diciembre 2018 | Actualizado 14:45
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Eclipse lunar 2018 en Acuario: cómo lo vas a sentir en el cuerpo

26/07/2018 06:00 hs
En la Argentina empezará a las 17:20 horas. La interpretación astrológica del fenómeno.

El 27 de julio se producirá un eclipse total de Luna con el máximo que se podrá ver desde el Océano Índico (según la NASA). El satélite de la Tierra se podrá ver con una tonalidad rojiza, por eso se le llama también "de luna roja". ¿Por qué? La atmósfera de la Tierra, que se extiende unos 80 kilómetros más allá del diámetro de nuestro planeta, actuará como una lente que desvía la luz del sol y filtrará eficazmente sus componentes azules, de manera que dejará pasar sólo la luz roja. La fase de totalidad del eclipse durará 1 hora y 42 minutos, con lo que será el más largo del siglo XXI.

¿Desde dónde se podrá ver?

 

Desde África oriental podrá observarse el eclipse en su totalidad, y desde la Europa occidental (España, Portugal, Reino Unido, Francia o Italia) solo podrá observarse la segunda parte del eclipse con la luna amaneciendo en el horizonte. Es el segundo de la temporada invernal de nuestro hemisferio. Durante julio, tuvimos un eclipse parcial de sol (el 12 de julio) y tendremos un tercero, también parcial de sol, que se producirá el día 11 de agosto próximo (a 18 grados de Leo).

 

Durante este eclipse total de luna llena, las órbitas del sol y la luna se juntan, produciendo este fenómeno tan particular. El grado cuatro de Acuario es el lugar del zodíaco donde se produce, afectando de manera particular al segundo decanato de Acuario y Leo (también, indirectamente, a Escorpio y a Tauro).

 

Desvitalización, sentimientos exacerbados (sobre todo en este plenilunio que involucra directamente las aguas del cuerpo), revelaciones, situaciones de "hechizo" o "engaños" que luego vienen a mostrarnos algo, sueños especiales o, contrariamente, insomnio, son algunos de sus efectos potenciales. La mente procesa nueva información para el alma, y si bien los eclipses se producen por secuencias cada seis meses y están relacionados, cada uno es especial.

 

Por ejemplo, un eclipse de luna llena le afectará particularmente a los cancerianos, porque la luna es su regente. Las emociones para ellos, pueden estar particularmente explosivas.

 

Este eclipse se da junto a los Nodos Lunares, en Acuario y Leo, por lo que se remueven temas kármicos de identidad propia. Con el planeta Marte, el dios de la guerra, la iniciativa y la acción, retrógrado en Acuario junto a la luna, puede haber un descontrol ansioso. La libido sexual puede que aumente, porque Marte lleva todo al cuerpo de inmediato. ¿Cómo grabamos nuevas memorias físicas en nuevos contextos? Y Urano, tensando la oposición con una cuadratura desde Tauro, puede electrificarnos y llevarnos a realizar o decir cosas de las que luego nos arrepintamos. Todo rápido, todo loco, todo distinto. Sobre todo, porque el mismo día del eclipse Mercurio inicia una fase de retrogradación, y las palabras deberán ser pensadas para no surgir desde el ego o la autoestima lastimada.

 

Según la astróloga Patricia Kesselman, esta es una "combinación imprevista y sorpresiva que puede ocasionar todo tipo de accidentes por negligencia, apuro, descuido e imprevisión. Está combinación está asociada con el fuego, las armas de fuego, la electricidad, los objetos electrónicos y mecánicos, a medios de transporte como la aviación, trenes, los automóviles, a todo tipo de maquinarias y herramientas, así como a fuertes tensiones emocionales. Sincroniza, además, con problemas con la autoridad, la violencia y la intolerancia. Las personas influidas por esta combinación deben estar especialmente atentas y en lo posible, relajadas".

 

Según la astróloga Mia Astral, este eclipse representa un "gran final", asociado a que las lunas llenas son puntos culmines del tiempo que se producen mes a mes. "Ante el miedo a lo nuevo, y las ganas de quedarte en lo incómodamente cómodo recuerda preguntarte: ¿qué de mi quiere seguir sosteniendo esto en vez de crear algo nuevo? Porque lo que importa acá no es tanto el final sino la resistencia que ponemos ante los cambios, y la vida está llena de ellos".

 

Pero volvamos a lo kármico. ¿Qué es lo kármico? Una situación a la que le demos vueltas y vueltas sin encontrar solución. Lo que nos frena para ir a un destino más potente, personal, individuado. Situaciones del árbol ancestral que se repiten y con las que no podemos cortar. Hábitos tóxicos que quisiéramos dejar atrás. Un diálogo mental insoportable, ¿qué dice? Tomemos nota e intentemos desenmascarar nuestras propias trabas.

 

Como en todo final aparente de una luminaria (sólo por una hora, y en este caso un poco más, "el más largo de la historia"), es ideal que podamos trabajar con las emociones, porque la luna en Acuario otorga una oportunidad para desprogramar lo habitual y crear nuevas conexiones. Ir hacia nuevos sentires, sean cual sean, intuir para dónde quiere ir el alma, seguir sus pistas y señales con más instinto que razón.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...