martes 21, agosto 2018 | Actualizado 08:35
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Quién es Nahuel Oviedo, el delantero acusado de asesinar al ex arquero de Almagro

22/07/2018 21:54 hs
Debutó en Huracán pero terminó preso en Ezeiza por robo. Ahora lo acusan de homicidio.

Nahuel Alejandro Oviedo Betancourt tiene 28 años y podría haber sido un goleador crack, pero se perdió en el delito. Dos causas por robo y tres meses en el penal de Ezeiza le truncaron su futuro como delantero de Huracán. Y ahora está detenido, acusado de homicidio simple.


Facundo Espíndola (25) se llamaba el joven que murió apuñalado antes de las 7 de este domingo a la salida de una cervecería de Hurlingham.


Por el crimen, Oviedo está acusado de ser el autor material, el hombre que lo apuñaló en el pecho después de pelearse en la calle por una "", así lo definieron las fuentes a Clarín.


Apenas unas horas antes del crimen, Oviedo estaba feliz: después de una rotura de ligamentos había vuelto a hacer fútbol. Jugó para los suplentes de San Telmo en el amistoso ante Huracán, el club que lo había viso debutar en Primera.

Incluso, en sus redes sociales destacó la felicidad que le había causado volver a ver a la gente del Globo: "Lo más lindo del fútbol es las grandes personas que te deja" (sic).


Justamente, fue en Huracán donde Oviedo encontró la gloria y la perdición. Fue en 2011 su primera condena: tres años en suspenso por robar joyas de una casa de Villa Devoto porque admitió su culpabilidad.


En 2016, en una nota con el diario Olé, dio su versión de los hechos de lo que fue su primer arresto: "Me había comprado mi primer coche, un C3. Estaba con los chicos del barrio, llegó un grupo de amigos y me dijeron que ya habían ido a una casa y tenían que ir a levantar unos televisores y otras cosas. Lo único que tenía que hacer yo era poner el auto, esperarlos a la vuelta y ellos se encargaban de todo. No me llevaron engañado pero me la vendieron como que era fácil. Pero apareció la Policía y no tuve reacción. Y pensé: 'Me cagué la vida'".


Dos años después, a poco de haber debutado en la Primera de Huracán, fue acusado de robarle el arma y el chaleco, y maltratar a una oficial de la ex Policía Metropolitana en Chacarita: "En el segundo lío no tuve nada que ver. Me comí un garrón por los antecedentes", se defendió en la nota que le concedió a Olé.


La condena fueron tres meses en el penal de Ezeiza. Cuando salió de la cárcel, donde confesó que lo salvó el fútbol, pasó por varios clubes: Sportivo Italiano, San Antonio Unido y Deportivo la Serena, ambos de Chile, Sportivo Barracas y San Telmo, donde jugaba actualmente. Allí recuerdan sus goles cuando ascendieron a la Primera B.


Si bien ésta no es la primera vez que Oviedo va preso, en San Telmo todos están sorprendidos por lo ocurrido. Es más, promediaba el domingo y aún no se habían enterado que su delantero estrella estaba preso. "Siempre tuvo una excelente conducta, no falta nunca, se lleva bien con los compañeros", explicaron a Clarín, pero eran conscientes de sus antecedentes penales y de su "fuerte personalidad".


Aunque destacaron que ahora estaba contento. No habían sido sencillos los últimos nueve meses de recuperación de una rotura de ligamentos. Recién en esta pretemporada con San Telmo estaba volviendo a hacer fútbol.


Es más, en el amistoso con Huracán de este sábado, empezaba la cuenta regresiva de su puesta a punto y estaba muy feliz de haberse reencontrado con el club que lo vio debutar en el fútbol y, también, perderse en el delito.


El caso

El crimen de Espíndola ocurrió esta mañana, antes de las 7, en avenida Arturo Jauretche al 1000. La víctima, Oviedo y su amigo, un ciudadano paraguayo de 26 años, discutieron a la salida de un bar. 


La pelea duró unos minutos en la calle y luego Espíndola fue apuñalada, según los testigos, por Oviedo, quien huyó del lugar a bordo de un Peugeot 308 blanco junto a su amigo.


Enviá tu comentario
Seguí leyendo...