martes 23, octubre 2018 | Actualizado 12:37
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Record de pasajeros en el tren Urquiza: la difícil tarea de viajar en hora pico

21/07/2018 12:59 hs
Por el servicio limitado del San Martín, en junio lo tomaron dos millones y medio, casi el doble que el mismo mes en 2017.

Desde fines de mayo de 2018, y por un lapso de un año, el ferrocarril San Martín funciona con un servicio limitado debido a la construcción de un viaducto en la Ciudad de Buenos Aires. El ramal va de la estación Cabred, en Open Door, a la de Villa del Parque, y no llega hasta la terminal de Retiro. Dos meses después, revelan que esa situación tuvo un efecto mayor del esperado en la línea Urquiza, que corre casi en forma paralela entre Lemos, en San Miguel, y la estación Lacroze, de Chacarita: la línea alcanzó un récord histórico de pasajeros durante junio.

 

"Se transportaron 2.593.475 usuarios pagos sólo en un mes. Esto es, en cuestión, un 43.5% más con respecto al mismo período del año anterior", aseguran desde Metrovías, la empresa que maneja el Urquiza. Se trata de la mayor cantidad de pasajeros en los 24 años de operación que tiene la concesionaria de la línea.

 

En el "trencito", como se conoce al ramal en el noroeste del GBA, los pasajeros pasaron de viajar sentados o con mucho espacio a casi no poder entrar, sin importar el horario. Muchos de los que lo toman por la mañana viajan "hacia atrás": desde Campo de Mayo o Lozano, por ejemplo, suben al que viene de Capital hasta Lemos, donde se bajan, y esperan que la formación vuelva a partir, ahora rumbo a Lacroze. En algunos momentos, explican, no hay otro modo de poder viajar.


"Hay días en los que decido salir temprano de casa para tomarme el tiempo necesario y viajar cómodo. Entonces lo que hago es ir hasta Teniente Agneta y esperar el tren hasta Lemos. Ahí me siento y voy a Artigas, en Capital Federal. Si no hago eso, es imposible viajar bien", asegura Mariano Durán, vecino de San Miguel.

 

Pero la estrategia de ir hasta la terminal norte también empieza a masificarse. "Tomo todos los días el tren desde Lemos y cada vez son más las personas que se acumulan en los andenes. A veces como los trenes ya llegan cargados de gente, no hay ni un asiento vacío", dice Nicolás Rodríguez, de San Miguel.


Hay otras estadísticas que confirman el enorme caudal de personas que ahora se mudan hasta Lemos, Campo de Mayo, Rubén Darío o Lynch porque prefieren evitar las paradas del San Martín que están cerca, como San Miguel, Bella Vista, Hurlingham o Sáenz Peña. En un día hábil, llegaron a viajar 120 mil personas, algo que nunca antes había ocurrido.

 

La línea Urquiza conecta las cabeceras Federico Lacroze, ubicada en el barrio porteño de Chacarita, con General Lemos, municipio de San Miguel y recorre un total de 27 kilómetros. "Como consecuencia del recorrido limitado del San Martín por obras, superamos los números que veníamos manejando. Sólo el miércoles 6 de junio registramos 119.566 usuarios", aseguran desde Metrovías.


La concesionaria que también maneja el subte de la Ciudad adaptó, en los últimos meses, varios vagones para instalar un sector exclusivo para personas con discapacidad y ampliar el espacio de quienes viajan parados. "Sacamos asientos y pusimos un sector para sillas de ruedas y sistemas de apoyo isquiático", detallan en la concesionaria. Esto significa que, cuando no sube gente con alguna dificultad motriz, hay mucho más espacio para que entre más gente parada. También están poniendo sistema de alerta sonoro que avisa cuál es la siguiente estación en cada parada y una alarma que emite un sonido estridente antes de que se cierren las puertas.

 

En Metrovías anuncian que además comenzaron los trabajos de "puesta en valor" del edificio de Lacroze, la estación terminal, donde pondrán luces de LED y cambiarán toda la señalización y carteles, que están desde hace décadas.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...