lunes 20, agosto 2018 | Actualizado 03:47
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Sin demasiado esfuerzo, Novak Djokovic le ganó a Kevin Anderson y es el nuevo campeón de Wimbledon

15/07/2018 12:50 hs
El ex número 1 del mundo se impuso en tres sets en la final, para volver a consagrarse en Londres.

Novak Djokovic está de regreso. Si a alguien le cabía alguna duda, este domingo terminó de despejarla cuando el ex número 1 del mundo, que desde este lunes volverá al top ten del ranking mundial, despachó a Kevin Anderson en una final en la que apenas se complicó en el tercer set. Con una clara superioridad, el serbio se llevó el título por 6-2, 6-2 y 7-6 (7-3) y recuperó la sensación de las grandes conquistas.


Ambos habían llegado al partido decisivo tras imponerse en dos intensas semifinales. El sudafricano había vencido el viernes tras seis horas y 36 minutos al estadounidense John Isner. Y el serbio selló su pase a la instancia definitoria al derrotar por 6-4, 3-6, 7-6 (11-9), 3-6 y 10-8 en cinco horas y 14 minutos al español Rafael Nadal (segundo), número 1 del mundo, en un partido que había arrancado el viernes y se completó este sábado.


Por lo pronto, en el comienzo se vio una clara superioridad del ex número 1 del mundo, que llegaba a este encuentro como favorito. Con quiebres en el primero y el quinto games, Djokovic sacó una distancia inalcanzable para un Anderson que pareció afectado físicamente y que mostraba apuro por acortar los puntos para no desgastarse.

 

Las cosas no cambiaron demasiado en el segundo set. Nole seguía preciso y sin huellas de cansancio por la semifinal ante Nadal, mientras del otro lado el sudafricano sufría el partido y no tenía respuestas. El nuevo 6-2 parecía el preludio de una final breve y con un claro dominador.


Pero las cosas cambiaron en el tercer parcial. Anderson, perdido por perdido, tomó ánimo y emparejó el trámite. A Djokovic el tenis ya no le fluía de la misma manera, y no solo estaba complicado para conseguir un break, sino que sufría con su propio servicio: en el décimo game, zafó de dos set points; en el duodécimo, de tres. Pero salió indemne y llegó al tie-break para poder ir allí por la victoria. De golpe, Anderson parecía más entero y en condiciones de complicarlo severamente.


Pero en el desenlace ya no hubo espacio para hazañas. Después de perder el primer punto, Djokovic se quedó con cinco en hilera para encaminarse a la victoria. Y después, sin problemas, selló el 7-3 que terminó de sellar su victoria y un nuevo título de Grand Slam, algo que no lograba desde Roland Garros 2016. Su 13° título grande, como para ratificar que es uno de los más grandes de la historia. 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...