domingo 19, agosto 2018 | Actualizado 02:20
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
Opinión

8 meses sin el ARA San Juan y sin parir la verdad

15/07/2018 10:00 hs
El 15 de noviembre de 2017, se perdió todo rastro del Submarino ARA San Juan, con sus 44 tripulantes. Estamos como los primeros días: sin información.
Valeria Carreras
Por Valeria Carreras
Abogada

Por la dra Valeria Carreras



"...estaba la ráiz, sudándole rocío a las heladas

creciendo por dentro, lambiendo toscas pa´parir verano..." (cantaba Larralde)


Como si fuera ayer, el 15 de noviembre de 2017, se perdió todo rastro del Submarino Ara San Juan, con sus 44 Tripulantes. No me refiero a que el tiempo pasó volando, sino a que estamos como esos primeros días, sin información.


A diferencia de aquel 15 de noviembre de 2017 cuando el Ara San Juan se comunicó por última vez, hoy estamos con las manos llenas de nada, sin pistas certeras, sin culpables, sin explicaciones, sin siquiera el consuelo de sentir un gobierno preocupado y ocupado en el tema.


Podría hacerse un detalle de las contradicciones de cada parte oficial de la Armada cuando los Argentinos no nos despegábamos de las pantallas de TV en aquel caluroso diciembre de 2017 siguiendo las novedades.


Podría repasar las fojas de una causa con más de 10 cuerpos y sendas cajas de información que testimonian desde el Juzgado Federal de Caleta Olivia, que aún no hay culpables.


Sería irresponsable dar crédito a las distintas teorías que nos inquietaron o que nos dieron esperanzas a lo largo de estos 8 meses.


Sin embargo podemos aseverar lo que sí quedó demostrado:


-El mal estado del submarino, a pesar de los testimonios de oficiales que sostienen a la fecha, lo contrario

-Una misión que involucró ejercicios de adiestramiento con varias unidades de la flota de superficie de la Armada, e incluso la orden de avistar y reportar la presencia no solo de pesqueros ilegales sino buques logísticos, y objetivos militares  de bandera extranjera, y de la Royal Air Force

-Una tripulación compuesta de 43 submarinistas y un suboficial de Inteligencia sin la más mínima y elemental capacitación para dicha navegación

-Un fallo del sistema de  comunicaciones los días 14.15 y 16 de noviembre de 2017

-La peligrosa detección de submarinos nucleares cercanos, en al menos tres navegaciones anteriores del ARA San Juan

-Y una presencia constante , tanto en el trámite judicial como en las Audiencias realizadas por la Comisión Bicameral Investigadora del Ara San Juan , la complicidad silente de quienes saben qué ocurrió y no lo dicen


Si esta enorme tragedia para la Argentina en tiempos de paz se nos olvida, o la dejamos sin castigo, estaremos condenando a otros compatriotas de la marina, sus familias y nosotros mismos a que nos ocurra lo mismo.


Pero  esta herida, ha vuelto a darnos una lección, a través de un puñado de mujeres, esposas, madres, hermanas, novias que no han dejado de buscarlos ni un solo día.


A diferencia de las Banderas y carteles atados en la Base Naval de Mar del Plata, ellas no cedieron al tiempo ni a la adversidad, ni se deshicieron en jirones.


Ellas, fortalecidas en el dolor, con los ojos secos de lágrimas y llenos de recuerdos, siguen una lucha que las llevará a encontrarlos , guiadas por un Faro imaginario donde por momentos se cuela una luz de esperanza.


Por ellas, por nuestros 44 tripulantes, y por un país que se merece saber la verdad, y con ella condenar a los responsables, no dejemos que nos distraigan con la política, ni con los avatares de la economía, ni con pistas falsas, ni con el silencio oficial, no olvidemos al ARA San Juan, no las dejemos solas a ellas, no los dejemos abandonados a ellos en el mar
Enviá tu comentario