martes 21, agosto 2018 | Actualizado 07:02
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

No pudo ser: Lucas Matthysse recibió una paliza de Manny Pacquiao y perdió el cinturón de campeón mundial por nocaut

15/07/2018 08:13 hs
El chubutense, campeón mundial wélter de la AMB, fue a la lona en el tercero, quinto y séptimo round.

El argentino Lucas Matthysse de 35 años llegó al combate ante Manny Pacquiao, el histórico boxeador filipino, sin ser el favorito pero defendiendo en una pelea histórica su título de campeón welter de la AMB.


Tras los himnos, la pelea en el Arena Axiata de Kuala Lumpur -en el mediodía de domingo de la capital de Malasia- arrancó en desventaja para el argentino. Los primeros rounds fueron favorables para el "pac-man" filipino, quien por momentos "sobró" la contienda.


Pese a llegar como campeón, el favorito en las apuestas era Manny Pacquiao, naturalmente. Por historia, el filipino, multicampeón del mundo y con el récord de conseguir títulos en seis categorías diferentes, salió a robarle el cinturón al hombre de Trelew de entrada y retirarse del boxeo a lo grande.


      Embed


Para Matthysse era una oportunidad única. No la aprovechó. La rapidez, las manos, la experiencia y todo lo que puso Pacquiao sobre el ring fueron demasiado para el boxeador argentino, quien cayó en el tercero, en el quinto y -por último- en el séptimo round. El árbitro estadounidense Kenny Bayless decretó el KOT y Pacquiao se consagró como nuevo campeón


Pac-man, nombrado "boxeador de la década" por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) regresó al cuadrilátero un año después de perder contra Horn el título de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) tras una cuestionada decisión de los jueces.


Al comienzo, Pacquiao manejó la pelea con la combinación de sus dos manos, especialmente con la zurda. Matthysse pareció jugar todas sus fichas a embocarle un golpe pero nunca tuvo la oportunidad de encontrar el rostro del movedizo filipino.


Una seguidilla de golpes terminó con un zurdazo de Pac Man y la caída de Matthysse en el tercer capítulo. Fue el comienzo del fin. La segunda caída no fue por un golpe efectivo del filipino. Más bien, Matthysse sintió un golpe en la zona hepática, se arrodillo sobre la lona y soportó la cuenta arbitral.


Siguió manejando las acciones con total comodidad el boxeador asiático. Y así se cerró la pelea con una mano contundente que derribó a Matthysse, lo dejó sin cinturón y con una declaración que lo dice todo: "El trabajo se hizo. Perdí. Pero me voy con la cabeza bien alta. Le pido perdón a toda la Argentina, la c.... de su madre...". 

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...