jueves 15, noviembre 2018 | Actualizado 09:40
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Los jugadores pensados para ser parte de la renovación y el futuro de la Selección Argentina

02/07/2018 09:02 hs
Se despidió una generación que ilusionó durante casi una década. Se viene otra etapa. ¿Quiénes serán los jugadores que deberán hacerse cargo?

Luego de la derrota ante Francia y la consecuente eliminación del Mundial de Rusia en octavos, la Selección Argentina ya piensa cómo encarar un proyecto a largo plazo de cara a Qatar 2022.


Ahora es el momento de la reconstrucción. El del entrenador se convierte en un tema central, por supuesto. Sin embargo, el de los jugadores resulta una cuestión todavía más trascendente. Se despide una generación que ilusionó durante casi una década.


De los mundialistas, lo esencial sería rescatar a Lionel Messi. Que a los 31 años, sin haber ganado una Copa del Mundo y sabiendo que a Qatar 2022 llegará con 35, medita en paz qué hacer con la Selección. Optó por el silencio. ¿Se tomará un descanso y volverá para jugar lo más importante? ¿O dirá basta? A esperar. Sería híper valioso que alrededor de Leo creciera la nueva Selección, aunque sin súper poderes, por supuesto.


Ya se sabe que Javier Mascherano y Lucas Biglia anunciaron que en la Selección no seguirán. Podría a ellos sumarse Angel Di María. Dejó una puerta abierta para continuar Sergio Agüero. Hay muchos de 30 años y más (Gabriel Mercado, Ever Banega, Gonzalo Higuaín, Federico Fazio, Enzo Pérez, Cristian Ansaldi) que para el futuro no se los ve. En algún caso, como el de Mercado, por su experiencia, podría ser considerado para algún cruce de Eliminatorias, pero a Qatar llegaría con 35 ya cumplidos...


Aunque en Qatar desembarcará con 34 años, la jerarquía de Nicolás Otamendi se puede proyectar como una posibilidad de referente defensivo. Lo de Marcos Rojo, quien arribará con 32, es distinto: así como fue el dueño del milagro con Nigeria, se apuró cometiendo el penal ante Francia. Y a no olvidar su expulsión en el primer tiempo de la final con Chile en la Copa América Centenario 2016. Si Rojo no garantiza regularidad hoy, menos dentro de cuatro años. Algo similar a lo de Rojo es el caso de Eduardo Salvio: aquí como falso lateral derecho no respondió y en el 2022 aterrizaría a punto de festejar los 32.


También debería exprimirse la experiencia que aquí adquirieron, jugando más o menos o nada, algunos futbolistas como Cristian Pavón (22 años), Nicolás Tagliafico (25), Giovani Lo Celso (22), Paulo Dybala (24) y Maximiliano Meza (25).


El juego de nombres y de edades se impone para saber qué le aguarda a la Selección próxima. Por lo pronto, incluidos esos mundialistas rescatados con Messi y con Otamendi a la cabeza, se puede armar una lista de más de 40 jugadores que casi con seguridad serán detectados por el radar del entrenador. Después, dependerá del DT, de su idea de búsqueda y del sistema.


Mirando el arco, Franco Armani (31) al final no terminó dejando una imagen potente en la Selección. Podría arrancar el arquero de River en el puesto, pero Qatar le queda demasiado lejos. Algo parecido ocurre con Agustín Marchesín (31, América mexicano). Se instalan como opciones Gerónimo Rulli (26, Real Sociedad) y Esteban Andrada (27, Lanús y con Huesca de España a la vista), más otras posibilidades jóvenes atadas a sus evoluciones: Axel Werner (22, Atlético de Madrid), Ezequiel Unsain (22, Defensa y Justicia), Augusto Batalla (22, a préstamo de River en Atlético Tucumán) y Agustín Rossi (22, Boca), por citar algunos casos.


Entre los defensores, para sumarse a Otamendi y a Tagliafico, abundan centrales, pero no laterales: Juan Foyth (20, Tottenham), Emanuel Mammana (22, del Zenit), Germán Pezzella (26, ahora de la Fiorentina), Mateo Musacchio (27, del Milan), Ramiro Funes Mori (27, flamante incorporación del Villarreal de España), Germán Conti (24, ex Colón y ahora en el Benfica), Lisandro Magallán (Boca, 24 años), Tiago Casasola (22 años, Salernitana de Italia), Fabricio Bustos (22, Independiente), José Luis Gómez (22, Lanús), Renzo Saravia (25, Racing), Leonardo Jara (27) y Jonathan Silva (24, Sporting de Lisboa). Habrá que ver hasta dónde crecen Lucas Martínez Quarta (22, River), Gonzalo Montiel (21, River), Alan Franco (21, Independiente) y Marcos Senesi (20, San Lorenzo).


El listado de mediocampistas para agregar a Lo Celso y a Meza es extenso y variado. Empieza por Manuel Lanzini (25, West Ham), quien se quedó afuera del Mundial por lesión. Continúa con Leandro Paredes (24, Zenit), Santiago Ascacíbar (21, Stuttgart), Matías Kranevitter (25, Sevilla), Angel Correa (23, Atlético de Madrid), Ricardo Centurión (25, Racing), Erik Lamela (26, Tottenham), Ezequiel Barco (19, Atlanta United), Guido Pizarro (28, Sevilla), Iván Marcone (28, Cruz Azul), Guido Rodríguez (24, América de México), Rodrigo Battaglia (26, Sporting de Lisboa), Emiliano Rigoni (25, Zenit), Gonzalo Martínez (25, River), Franco Cervi (24, Benfica), Lucas Ocampos (23, Olympique de Marsella), Mauricio Martínez (24, Rosario Central), Federico Cartabia (25, La Coruña) y Lucas Romero (24, Cruzeiro). Algunos jóvenes en expansión: Matías Zaracho (20) y Brian Mansilla (21), ambos de Racing, Matías Vargas (21, de Vélez) y Leonel Rival (18, Central), por citar sólo algunos.


El panorama es diverso entre los delanteros para integrarse a ¿Messi?, a Dybala, a Pavón y tal vez al Kun. Los primeros en ese grupo Mauro Icardi (25) y Lautaro Martínez (20), ambos del Inter de Italia. Después, como otras alternativas, están Lucas Alario (25, Bayer Leverkusen), Lucas Boyé (22, Torino), Joaquín Correa (23, Sevilla), Luciano Vietto (24, a préstamo en el Valencia, del Atlético de Madrid), Sebastián Driussi (22, Zenit), Jonathan Calleri (24, Las Palmas), Ezequiel Ponce (21, Lille). Desde abajo, ¿explotará algún pibe como por ejemplo Julián Carranza (18, Banfield)?


Se fue una generación. Se viene una nueva Selección. Muchos futbolistas argentinos andan soñando por el mundo, pero casi ninguno en los principales equipos de las ligas más importantes del planeta futbolero. A empezar otra vez. Paciencia. Tal vez haya que acostumbrarse a un protagonismo menor en celeste y blanco. Se nota el abandono de la Selecciones Juveniles. Este es el precio.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...