sábado 18, agosto 2018 | Actualizado 07:01
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
¡Arde Tele!

Cómo le fue en el rating a "100 días para enamorarse"

08/05/2018 09:31 hs
La nueva ficción de Telefe sorprendió a todos con una historia que atrapa desde la primera escena.

"100 días para enamorarse" estrenó ayer mostrando una historia necesaria en una televisión atravesada por latas extranjeras que poco reflejan el sociolecto, hábitos y cultura de nuestro país.

 

Parejas de 40, crisis afectiva y vincular, secretos acallados a lo largo de los años, amistad y el humor que se desprende del conocimiento entre los los personajes y no el gag facilista y fuera de tiempo incrustado en el guión.

 

Dupláa y Peterson arman una pareja imbatible, dos matices en la interpretación y dos personajes en apariencia antagónicos que están unidas por una larga y cercana amistad. La crisis de pareja de una en medio de su fiesta de aniversario (Peterson con Minujín) desatará los planteos de la otra que también se dará un compás de espera con su pareja mientras se reencuentra con un novio de la adolescencia (Luciano Castro).

 

La historia superó los 17 puntos de rating de pico dando excelente arranque a la ficción de Underground en Telefe. Un programa necesario que demuestra que cuando se arriesga e invierte en una buena historia, el público aparece, demoliendo prejuicios contrarios a la producción nacional y los actores argentinos.

 

Lo mejor de "Cien días para enamorarse" es la química de sus dos protagonistas, Nancy Dupláa y Carla Peterson, a su vez las heroínas -junto a Griselda Siciliani- de las ficciones más exitosas de Sebastián Ortega, quien sabiendo el desafío que tenía por delante tras la fallida Fanny, la fan, apostó todo: contrató a un mega elenco, salió de la repetición de clichés que le funcionaron antes en historias apuntando a lo hilarante como sketchs repetidos en escenas calcadas unas de otras; y mezcló tramas que le funcionaron antes. Ingredientes ricos batidos de nuevo para sacar otro trago.

 

El primer capítulo -sin cortes, como el segundo de esta noche- tuvo un alto nivel actoral pero también de guión; escenas con diálogos picantes, adultos, ingeniosos, y el universo que mejor muestra Ortega: el de la amistad. Porque más allá de los vínculos de pareja y des-parejas, lo más nutritivo del cóctel es la relación de las dos amigas que cuentan la historia -Laura y Antonia, "la relación más larga que tuve", se dicen una a la otra- y el grupo de amigos que los rodean.

 

En el medio, la infidelidad como símbolo de estos tiempos: bigamia, histeriqueo, amantes, sexo casual, fantasías, permitidos y todo lo que está de moda. Dos grandes escenas del primer episodio: la crisis que estalla la pareja de Peterson y Minujín en una terraza muy cheta (gran monólogo de ella) y la discusión de las amigas en medio de una ruta bajo la lluvia, en la que las actrices se sacaron chispas, ambas brillantes.

 

Quizás hubiese sido un mayor desafío para Nancy Dupláa no darle a repetir el conflicto que tuvo en Graduados -un hijo con un ex novio que se borró y la paternidad adjudicada al actual marido, aunque éste sabe la verdad pero el verdadero padre no- y que a su vez también un poco era parte del suyo en La leona. Pero Nancy es la gran heroína de telenovela de estos tiempos y sabe sacarle el jugo a su parte del còctel.

 

Peterson se actúa "todo" y lo demostró en el debut que la tuvo al trote de principio a fin. Minujín -¿había necesidad de ponerle ojos de contacto de color?- también es camaleónico, tan alejado del personaje de El marginal, que parece otro actor. A Luciano Castro nadie le pide que actúe muy bien; aparece y derrite las paredes. Jorgelina Aruzzi y Juan Gil Navarro prometen secundarios de lujo y personajes para lucirse.

 

Hablamos alguna vez de las obsesiones de Ortega por las identidades cambiadas y los conflictos de personalidad que marcan todas sus producciones; aquí parece que fue menos por ese lado y apuesta usar lo mejor de El tiempo no para, Graduados y Un año para recordar, pero apuntando más a la comedia dramática que a la comedia de carcajadas que ya venía cansando un poco.

 

¿El rating? Arrasó: picos de 17.1 (El final de El sultán le dejó 15) liderando ampliamente, por momentos duplicando a El trece, en un día en que horas antes, a su vez Pasapalabra con 10 puntos duplicaba a Pampita -al revés- en algo más de 5.

TAGS
100 dias para enamorarse,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...