miércoles 18, julio 2018 | Actualizado 13:24
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Acusan de intento de homicidio a los delincuentes que dieron el golpe en la comisaría de San Justo y buscan dos prófugos

04/05/2018 07:29 hs
La salud de la sargento baleada en el ataque está complicada. Buscan a dos prófugos.

Mientras la policía Rocío Villarreal (25) busca recuperarse del complicado pronóstico que dejó su última operación en la columna, la fiscal que investiga el copamiento a la comisaría de San Justo acusó a todos los detenidos por intento de homicidio. Así lo confirmaron fuentes judiciales a Clarín, quienes confirmaron que continúa la búsqueda de dos prófugos.

 

Los cinco imputados que tiene el caso hasta el momento fueron indagados entre el martes y el miércoles por la fiscal de Homicidios de La Matanza Alejandra Núñez. Algunos se negaron a declarar y otros desmintieron su participación en el ataque ocurrido el lunes a la madrugada en la seccional 1° de San Justo.


Los asaltantes entraron armados a la comisaría para liberar a Leandro Aranda (22). Pero cuando llegaron con la oficina de guardia se encontraron con la sargento Rocío Villarreal, que desenfundó su arma y recibió un disparo en el pecho que la dejó herida de gravedad: hay dudas de que pueda volver a caminar. Enseguida sus compañeros se tirotearon con los asaltantes y terminaron frustrando la toma.


Una de quienes hasta ahora se negó a declarar fue justamente la novia de Aranda, Zahira Ludmila Bustamante (19), con quien tienen un hijo de 8 meses. La joven está presa desde el lunes y le adjudican una "coautoría funcional", según confirmaron fuentes del caso a Clarín. Además de los chats de Whatsapp que mantuvo con su novio preso, los investigadores la ubican en uno de los autos de los que se bajaron los cuatro atacantes que entraron a la comisaría.

 

"No tiene antecedentes ni penales ni policiales. Nunca estuvo vinculada al mundo del delito. Yo la conozco desde chiquita y no puedo creer lo que le pasó. Evidentemente tiene un trastorno psiquiátrico que la llevó a un amor mal entendido y comete esta locura", dijo su abogado, Jorge Irineo. La joven hoy está detenida en la Alcaidía Departamental de La Plata.

 

"Mi clienta no participó de la balacera de la Policía. No tuvo absolutamente nada que ver con el copamiento armado y lo único que hay son unas escuchas telefónicas donde Aranda la vincula con la gente de la banda, que no integra", apuntó Irineo.

 

El abogado también defiende a Daniel Rodríguez (30, alias "Dani), otro de los detenidos. Y asegura que no es el "Dani" que participó del asalto a la comisaría sino de un "homónimo que vive a dos cuadras".

 

"Al que detienen es a un pibe de 30, con una edad mental de 8. Es discapacitado, no sabe ni encender una hornalla y lo mandaron a la cárcel de Campana", denunció.

 

No obstante, Rodríguez fue indagado por el homicidio de Nicolás Ojeda: la misma causa por la que estaba preso Aranda. Entre ellos había una diferencia por un cargamento de 70 kilos de cocaína que le habrían robado a "un narco de Nordelta" al que distintas fuentes de la investigación identifican como "Quirós".

 

Allí radicaría la razón por la que Aranda quería salir del calabozo como fuera: tenía miedo de que alguien le cobrara la venganza por aquel crimen. Habría convencido a su novia, a otros integrantes de su banda y a conocidos para que lo liberaran.

 

Los acusados por "tentativa de homicidio agravado" son Zahira Bustamante, Bruno Marullo Postigo (19), "Dani" Rodríguez, Noé Nicolás Castillo (29) y Gonzalo Fabián D'Angelo (22). Hubo un adolescente de 15 años que fue detenido durante uno de los allanamientos por intentar fugarse en un auto con pedido de secuestro, pero no estaba vinculado con el tiroteo en la comisaría.

 

Los imputados podrían recibir penas de hasta 15 años de prisión. Aunque en algunos casos las calificaciones podrían variar, según confirmaron fuentes judiciales a Clarín.

 

La Policía todavía busca a dos prófugos: Sebastián Rodríguez (39, alias "Sebas") y Tomás Axel Sosa (19). "Sebas" estuvo preso hasta febrero de 2016 en la cárcel de Ezeiza y es hermano de "Dani", que también recuperó su libertad en agosto de ese mismo penal, según confirmaron fuentes oficiales a Clarín. Al cierre de esta edición había nuevos allanamientos para dar con ellos.

 

En tanto, el estado de salud de la policía Rocío Villarreal es cada vez preocupante: no saben si podrá volver a caminar con normalidad. El director del Centro Médico Fitz Roy, Mario Schusterhoof, dijo que la sargento tiene "un daño medular importante pero que no es total". Si no, hubiese sido "imposible de solucionar".

 

La bala que le atravesó el cuerpo a Rocío le produjo severos daños en las vértebras y los nervios. "Sin embargo queda una parte anterior que todavía es viable y puede haber algunos nervios que puedan conservarse", dijo. "El pronóstico no es bueno pero tampoco cataclísmico, habiendo algunos nervios que se mantienen, tenemos alguna esperanza de rehabilitación".

 

La recuperación comenzará el próximo lunes y según los médicos es un proceso muy largo y que requiere un gran esfuerzo. "En nuestra clínica tuvimos varios baleados de esta manera y han recuperado gran parte de sus movimientos", dijo Schusterhoof.

TAGS
asalto comisaria, san justo,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...