viernes 20, abril 2018 | Actualizado 22:38
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Trasladan a Miguel Etchecolatz de 88 años a la cárcel de Ezeiza

17/03/2018 10:25 hs
El represor vuelve a una celda común después de que la Justicia le revocara el arresto domiciliario.

El ex represor Miguel Etchecolatz, de 88 años, que cumplía arresto domiciliario desde diciembre último en una vivienda del bosque Peralta Ramos de Mar del Plata, fue retirado en la mañana del sábado por personal del Servicio Penitenciario Federal (SPF) con rumbo a la cárcel de Ezeiza.

 

Tras la resolución de ayer de la Cámara Federal de Casación Penal, que le revocó el beneficio de la prisión domiciliaria, fue trasladado pasadas las 6 de la mañana a Ezeiza por personal del Servicio Penitenciario Federal a bordo de dos camionetas.

 

A la tradicional custodia que tenía en su vivienda el genocida desde el 27 de diciembre pasado, donde lo custodiaba personal de Prefectura Naval Argentina, esta mañana alrededor de las 5, arribaron al lugar dos patrulleros de la Policía Bonaerense y acto seguido llegaron dos camionetas del SPF y una de prefectura.

 

Al cabo de una hora el ex represor Miguel Etchecolatz, con casco y chaleco antibalas, fue retirado de su casa a bordo de una de las camionetas del SPF, para llevarlo a la unidad carcelaria federal.

 

En la jornada de ayer la sala IV del máximo tribunal penal determinó que la edad de Etchecolatz no le otorga el beneficio de la prisión domiciliaria de manera automática y consideró que sus problemas de salud pueden ser tratados dentro del sistema penitenciario.

 
El genocida Miguel Etchecolatz estaba en su casa de Mar del Plata, en el bosque Peralta Ramos, desde el 29 de diciembre por decisión del TOCF 6, a pesar de haber sido condenado cinco veces a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad.

 

El TOCF 6 le había otorgado a Etchecolatz la prisión domiciliaria en el marco de la causa en la que se lo investiga por los crímenes de lesa humanidad cometidos en los
TAGS
miguel etchecolatz,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...