viernes 20, abril 2018 | Actualizado 00:05
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Se conocieron los últimos chats entre el rugbier y su novia que pueden cambiar la causa

17/03/2018 07:06 hs
Julieta Silva atropelló y mató a Genaro Fortunato. Son chats de Whatsapp que confirman la relación entre ambos.

Nuevas pruebas pueden modificar la investigación de la muerte del rugbier Genaro Fortunato (25), atropellado por su novia Julieta Silva (30), a la salida de un boliche, en San Rafael, Mendoza. La Justicia recibió el informe de los mensajes de Whatsapp que se intercambiaron los jóvenes, en los tres o cuatro meses que duró la relación. Julieta aún se estaba separando de su marido, con el que tiene dos hijos. Pero, el contenido de las conversaciones, deja en evidencia que había una relación de pareja y que los novios tenían planes futuros de continuar juntos.


"Quiero formar una familia con vos para siempre", le escribió ella. Y él respondió: "Quiero que seas la mamá de mis hijos, mi mujer para toda la vida".

 

Para el abogado de la familia del rugbier, Tíndaro Fernández, esta es la prueba que puede hacer pesar en la sentencia un agravante por el vínculo, que por ahora está cuestionado por los jueces de la Cámara del Crimen de San Rafael, Alejandro Celeste, Jorge Yapur y Néstor Murcia, que han bajado la calificación inicial y beneficiado con una prisión domiciliaria a la novia.


La fiscal Andrea Rossi y el juez penal Pablo Peñasco consideraron que la muerte del rugbier era un "homicidio agravado por alevosía y por el vínculo", con una pena de prisión perpetua para la acusada. En segunda instancia, los camaristas interpretaron que era un "homicidio culposo agravado" y, alternativamente, "homicidio simple con dolo eventual", dos figuras que ponen en duda que la mujer haya querido matarlo cuando le pasó por encima.

 

El informe de los diálogos extraídos de los celulares de la víctima y la imputada fue elaborado por un técnico, a pedido de la querella y demandó 15 días de lectura de 6.000 mensajes de Whatsapp, según informó el diario Los Andes. Los diálogos van desde el 13 de junio al 8 de septiembre de 2017, 24 horas antes de la muerte de Fortunato.


"Me siento muy cómodo en tu entorno, con tu gente, con tu familia. Me tratan muy bien", le expresa Fortunato a Silva, demostrando que parte de la familia de ella lo conocía y habían compartido su relación con otros. Más adelante, en un mensaje, ella le confiesa: "Quiero formar una familia con vos, para siempre". Y él contesta: "Yo también. Quiero que seas la mamá de mis hijos, mi mujer para toda la vida".

 

En la madrugada del 9 de septiembre del año pasado, Silva y Fortunato, discutieron en el boliche La Mona. La mujer subió a su Fiat Idea y aceleró, pese al intento del rugbier por evitar que se fuera. El joven, que estaba alcoholizado, se apoyó en la ventanilla del auto de su novia, ella aceleró y él cayó sobre el asfalto. La mujer recorrió con el vehículo un par de metros pero luego hizo un giro en U, regresó y atropelló al deportista que todavía estaba tirado, pisó su cabeza y produjo su muerte en forma instantánea.

 

Silva estuvo en la cárcel menos de dos meses hasta que la Justicia le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. En su defensa dijo que no había visto en el piso a Fortunato porque en ese momento no tenía puestos sus lentes (las pericias oftalmológicas confirmaron su cuadro de astigmatismo) y los vidrios del auto estaban empañados.


Otra prueba conocida esta semana, es la pericia lumínica del momento en el que Silva pisó con su auto a Fortunato. Ese informe la favorece: El perito oficial Mario Giambastiani dijo: "hubo una notable disminución de la visibilidad" en el punto de impacto del auto con el cuerpo del rugbier, como consecuencia de la lluvia y porque la joven venía a 30 kilómetros de velocidad desde una zona poca iluminada hasta el frente del boliche donde sí existe luminaria callejera.

 

A la fiscal Rossi le quedan dos meses más de investigación y la causa llegaría a juicio oral a mediados de este año.

TAGS
rugbier atropellado, atropello a su novio, genaro fortunato, julieta silva,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...