martes 19, junio 2018 | Actualizado 18:56
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

La familia de Facundo Burgos, el nene de 12 años muerto por la Policía en Tucumán, pide justicia: "Le dispararon sin piedad"

12/03/2018 07:16 hs
Una de sus tías, Rita Ferreira, negó la versión oficial sobre un enfrentamiento con armas de fuego. Aseguró que ninguna autoridad local se comunicó con ellos.

A Facundo Ferreira le decían "el Negro". Tenía 12 años y estaba por empezar la escuela secundaria en Tucumán. Pero en la madrugada del jueves pasado, murió de un disparo en la nuca por la policía local. Desde entonces, las versiones sobre lo que sucedió son contradictorias. Su familia denunció que se trató de un caso de gatillo fácil, mientras que los efectivos aseguraron que el chico les había disparado desde una moto.


"Queremos que se haga Justicia, que estos criminales vayan presos", aseveró Rita Ferreira, una de sus tías, en diálogo con TN. Según relató la familia en varias entrevistas con otros medios, la pesadilla empezó cuando volvía con un amigo, de 14 años, de ver "picadas" cerca del parque 9 de Julio. En la vuelta a casa, fueron perseguidos por los policías, hasta llegar a la zona de "El Bajo", en la esquina de avenida Avellaneda y el pasaje Río de Janeiro.


"Un taxista nos contó que uno de los oficiales le disparó a menos de un metro de distancia. Le pegó un tiro sin piedad", explicó Ferreira. Y aclaró que el testigo no quiso declarar porque tenía miedo. Desde entonces, las versiones sobre los hechos empezaron a ser cada vez más confusas. Cuando llegaron al hospital Padilla, la Policía les avisó, en una primera instancia, que Facundo se había caído de la moto en un accidente de tránsito. "Hasta que un médico nos dijo que tenía una bala de nueve milímetros en la cabeza. Entró por la nuca y salió por la frente", agregó.


Pero la fuerza de seguridad relató una secuencia diferente. Según detalló La Gaceta, el subjefe de Policía, Francisco Picón, informó que los efectivos que estaban cerca del parque vieron como tres motos transitaban de "forma sospechosa". Al seguirlos, los conductores huyeron a contramano por la avenida Benjamín Araoz y empezaron a dispararle a los oficiales, que respondieron de la misma forma. En esa balacera, Facundo recibió el disparo y quedó tirado en el suelo.


El diario local señaló que en la escena trabajó después la Policía Científica y Criminalística, quienes hicieron las pericias correspondientes. La fiscal del caso, Adriana Giannoni, demoró a ambos efectivos por unas horas y los liberó, porque hasta el momento no había encontrado indicios de una situación de gatillo fácil.


Por su parte, fuentes citadas por el diario Clarín del Ministerio de Seguridad de Tucumán aseguraron que el "dermotest" de Facundo habría dado positivo. Pero su familia desmintió que el chico haya disparado. "Los policías lo mataron a sangre fría. Él no tenía nada que ver con las personas a las que perseguían", indicó Juana Romero, otra de sus tías. "Pueden decir lo que quieran, pero mi sobrino no tuvo nada que ver ni es un delincuente. Él se fue a divertir y lo entregaron con un balazo en la nuca", agregó.


Otro de los argumentos que sostiene la Policía es que el conductor de la moto, a quien según Clarín también habría dado positivo en el "dermotest", habría estado involucrado en un crimen. "El amigo pudo haber tenido problemas con la ley, pero mi sobrino no", cerró Romero.

Enviá tu comentario
Seguí leyendo...