miércoles 19, septiembre 2018 | Actualizado 02:10
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El asesino de Villa Tesei se llevó el cuchillo, la cinta y el celular de la víctima: esperan la autopsia

02/03/2018 11:33 hs
El fiscal Ferrario dijo que pierde fuerza la hipótesis del robo. La mujer de 31 años apareció degollada en su local de regalos.

El autor del homicidio de Nadia Arrieta (31), la mujer que ayer fue degollada en su comercio de Villa Tesei, tuvo la precaución de llevarse de la escena del crimen el cuchillo que empleó como arma homicida, la cinta de embalar que usó para amordazar y maniatar a la víctima y el teléfono celular de la mujer, informaron hoy fuentes policiales y judiciales.

 

El fiscal a cargo de la investigación, Mario Ferrario, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Morón, esperaba esta mañana el resultado de la autopsia que se realizaba en la morgue judicial.

Si bien el médico legista que ayer revisó el cadáver de Arrieta en la escena del crimen, indicó que la mujer había sido degollada con un arma blanca, el fiscal quiere saber si hay otras lesiones, si la víctima pudo o no defenderse y, sobre todo, si hubo un ataque sexual tal como se presume ya que la joven apareció en ropa interior de la cintura para abajo.

 

"Estamos analizando todas las hipótesis, pero en principio el robo pierde fuerza porque no encontramos el comercio revuelto ni detectamos faltantes, salvo el celular de la víctima, algo que puede ser un indicador de que el asesino conocía a la víctima, se contactó con ella y quiso llevarse el teléfono para eliminar una pista que nos conduzca hacia él", dijo a Télam un investigador judicial.

 

Por ello, entre las diligencias que iba a realizar durante esta jornada, Ferrario iba a convocar a la familia de Arrieta para conocer algunos detalles de su vida y tener un primer panorama sobre sus actividades, amistades y relaciones.

 

"Por lo que sabemos ahora era una chica que estaba sola, sin pareja actual, pero tenemos que corroborarlo con la gente que más la conocía", agregó la fuente consultada.


El asesino no sólo se llevó el "smartphone" de Nadia sino que también los elementos que usó para cometer el crimen, ya que en la escena no fue encontrado el cuchillo con el que la víctima fue degollada, ni la cinta ancha de embalar plateada con la que la amordazó y sujetó sus manos por detrás de la espalda.

 

"Esto puede ser un indicador de que estamos ante un asesino organizado que pudo haberse preparado para salir a cometer el hecho llevando el cuchillo y la cinta y que tiene la suficiente precaución de llevárselos para no dejar rastros", explicó otro de los investigadores.

 

Si bien el entorno de la víctima es uno de los focos en los que el fiscal intentará buscar sospechosos, tampoco se descarta que se trate de un desconocido que haya salido a elegir una víctima para un asalto o ataque sexual.

 

Por ello, fuentes judiciales revelaron que el fiscal solicitó a su pares de otras fiscalías de la zona y a los detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón que trabajan en la pesquisa, que busquen antecedentes de asaltos y ataques sexuales a comerciantes ante la posibilidad de que esta no sea la primera vez que este delincuente comete un hecho delictivo.

 

"Ya estamos analizando un caso parecido pero que no tuvo el homicidio como desenlace", reconoció una de las fuentes judiciales consultadas.

 

Arrieta fue encontrada pasado el mediodía de ayer, asesinada dentro del negocio de venta de regalos llamado "N&B" que tenía junto a su madre, ubicado en la avenida Pedro Díaz 596, casi esquina Gluck, de Villa Tesei, partido de Hurlingham, en el oeste del conurbano.

 

El cadáver fue descubierto por un chapista llamado Osvaldo Santander (18), de nacionalidad paraguaya, quien trabaja como empleado en un comercio que linda con el fondo de la regalería y, según contó a los investigadores, escuchó gritos que provenían de ese lugar, tras lo cual dio la vuelta y entró al ver que la puerta del local abierta.

 

El mismo muchacho fue quien llamó a la línea de emergencias 911 al encontrar el cuerpo de la comerciante.

 

El cuerpo estaba tendido boca arriba, junto a un gran charco de sangre que emanó del cuello, ya que los peritos médicos policiales constataron que presentaba un corte de degüello.

 

Además, la mujer estaba amordazada con cinta adhesiva de color gris, sus manos atadas atrás y vestía sólo una remera y estaba en ropa interior de la cintura hacia abajo.

 

La Policía Científica levantó en la escena del crimen varias huellas, objetos como una tijera hallada junto al cadáver y hasta muestras para obtener ADN, ante la posibilidad de que el asesino haya dejado alguna evidencia que pueda identificarlo.

TAGS
villa tesei, nadia arrieta,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...