miércoles 19, septiembre 2018 | Actualizado 04:12
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

Detuvieron en Alemania al "Señor K", el cerebro de las narcovalijas en la embajada rusa

02/03/2018 07:13 hs
Se trata del empresario que habría financiado la operación. Habría estado varias veces en Buenos Aires.

Se cierra el círculo sobre la banda internacional que guardó 12 valijas con cocaína en un anexo de la embajada rusa en Buenos Aires, las trasladó a Moscú por el servicio del correo diplomático y cayó en un gigantesco operativo con tintes cinematográficos.

 

El misterioso "Señor K", identificado como Andréi Kovalchuk, y señalado como cerebro y financista de la operación, fue detenido este viernes en Alemania, según reportó la agencia internacional AFP.

 

"Unidades de Berlín detuvieron a Kovalchuk. Actualmente se encuentra bajo custodia de la policía", declararon fuentes policiales a esa agencia.

 

Kovalchuk, de nacionalidad rusa y apellido ucraniano, es un empresario con base en Hamburgo, Alemania.


"K" había viajado a la Argentina varias veces en los últimos años según registros migratorios. Fue vigilado por Gendarmería y seguido por cámaras. Intervinieron su teléfono y lo identificaron gracias a que se comunicaba frecuentemente con Blizniouk, cuya línea fue escuchada luego de que se descubriera la droga en la embajada. Según los investigadores del caso, es quien habría dirigido la maniobra y puesto el dinero.

 

Hace un año, el embajador de Rusia en la Argentina, Victor Koronelli, denunció ante la Justicia el entramado de una red de narcotráfico dentro de la sede diplomática.

 

La investigación duró un año, estuvo a cargo de la Unidad de Operaciones Antidrogas de Gendarmería, y derivó en la detención de cinco funcionarios diplomáticos y de un efectivo de la Policía de la Ciudad, y el secuestro de 389 kilos de cocaína repartidos en 360 paquetes dentro de 12 valijas que se encontraban en la escuela de la Embajada en el país. En total, se trata de un cargamento valuado en 50 millones de euros.

TAGS
narcovalijas rusas, señor k,
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...