lunes 23, julio 2018 | Actualizado 05:06
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%
#LECTURADV

El testimonio de la chica de 15 años que era prostituida por su madre en Pinamar

19/01/2018 19:38 hs
Tiene un hijo y ofrece servicios sexuales desde los 14. Su madre fue arrestada.
Por Fernando Soriano (Extraído de Infobae.com)

Esclavas de la necesidad. Presas del hambre y la falta de posibilidades. Ya desde los 14 años, las dos adolescentes que fueron rescatadas el jueves a la madrugada de una casa en Ostende se prostituían en el Gran Buenos Aires. Este viernes, tras la detención de la madre de una de ellas, que ejercía el rol de proxeneta, las dos chicas contaron ante la Justicia su historia de vida, con una estremecedora paradoja: "Nadie nos obligó, lo hacemos para tener dinero".

Las tres mujeres (más un bebé) llegaron a Pinamar el 24 de diciembre. Y empezaron a trabajar el 2 de enero. Las dos chicas sabían a lo que venían, le dijeron al fiscal del caso, Walter Mercuri, según contaron a Infobae fuentes policiales. Y ya se dedicaban a la prostitución antes de llegar a la Costa, en casas particulares en el conurbano bonaerense.

Paula Cristina Aranda, de 42 años, ahora detenida, se encargó de alquilar el dúplex en el balneario de Ostende y era la que regenteaba la actividad de las adolescentes, ambas de 15 años, una de las cuales era nada menos que su hija.

En sus respectivas declaraciones las dos chicas contaron que trabajaban voluntariamente por necesidad económica. "Tengo 15 años, tengo un hijo y tengo que alimentarlo. Nadie me toma para trabajar por mi situación, no tengo al padre de mi hijo y vi en esto una posibilidad de ganar mucha plata fácil. Lo veo como un ingreso de dinero fácil", comentó la hija de Aranda.

La otra joven era vecina del barrio donde viven durante el año Aranda y su hija, en Florencio Varela. "Es como una tía del corazón", contó a la Justicia, respecto de la proxeneta, quien les ofreció a las dos ir a "trabajar" a Pinamar. El plan era hacerlo durante enero. Y si les iba bien, se quedarían durante todo febrero. Pero las chicas ya sabían de qué se trataba su trabajo. Según contaron en su declaración testimonial, lo hacen desde los 14 años.

"Me gusta tener plata y no tenía trabajo, y así lo lograba", declaró la otra joven, quien engañó a su madre cuando le contó que viajaba todo enero a Ostende. La mamá de ella se enteró tras el allanamiento de lo que hacía su hija, no solo en Pinamar, también en Buenos Aires. Fuentes policiales contaron que la mujer no paraba de llorar cuando le relataron lo que pasaba. "A mí me dijo que venía a cuidar a un bebé", sollozó.

El bebé del que habla es el hijo de la otra adolescente, el nieto de Aranda, quien cuidaba al chico mientras su hija tenía relaciones sexuales con los clientes. "Ellas atendían en el piso de arriba y la mujer se quedaba con el chiquito abajo", explicaron los investigadores del caso a Infobae.

Las jóvenes cobraban 1.500 pesos el "pase" sexual. Ellas recibían el dinero y le entregaban todo a Aranda, quien les devolvía la mitad. La madama que regenteaba está detenida por el delito de "promoción, facilitación y explotación de la prostitución de menores de edad doblemente agravado, por el vínculo y por ser menores de 18 de años", un delito que prevé una pena mínima de 10 años de prisión. "Lo hicieron sabiendo lo que hacían. La que administraba era la madre de una de ellas. Y si bien la plata se les pagaba a las chicas, ellas le tenían que dar el 50% a la proxeneta", detalló un investigador.

Las jóvenes trabajaron la primera quincena. Publicaron el servicio por una página de clasificados en internet y recibían a los clientes (la mayoría turistas) en el dúplex ubicado en Biarritz y El Progreso. Contaron que solo una vez fueron a domicilio pero que les dio miedo. A pesar de que estaban custodiadas por dos hombres que ahora están prófugos de la Justicia. Para los investigadores, eso podría ser un indicio de que este no es un episodio aislado, sino que las tres mujeres podrían integrar una red de prostitución, trata y esclavitud mayor.

"Vinimos a la Costa para recaudar más plata", admitieron las adolescentes. "Ellas lo tomaron como un trabajo voluntario porque querían plata, pero eso no exime de pena a la imputada, y por otro lado, no tienen conciencia de que eran explotadas", comentó la fuente del caso, quien, no obstante, admitió que no había "situación de esclavitud".

Los investigadores descubrieron el caso cuando investigaban las publicaciones en internet. Intervinieron los teléfonos y descubrieron cómo operaban y desde dónde. Aranda era la que subía los avisos, pero allí ofrecía chicas mayores de edad, por lo que se presume que los clientes desconocían que se trataba de menores, al menos hasta el momento de la consumación del servicio sexual. Lo mismo les pasó a los Policías y a los oficiales de la Justicia. Cuando allanaron, entre ropas íntimas, juguetes sexuales, dinero y pelucas rubias y morochas, descubrieron que las dos prostitutas eran apenas dos adolescentes.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...