lunes 16, julio 2018 | Actualizado 07:05
Usuario
Bienvenido
T 20°C H 68%

El oscuro prontuario por el que la Policía entrerriana ahora investiga al padre de Nahir

08/01/2018 06:19 hs
La Fuerza quiere saber en qué circunstancias la joven tomó el arma reglamentaria de su padre para matar a su novio Fernando Pastorizzo.
La división de Asuntos Internos de la policía entrerriana también puso su mira ahora sobre el asesinato de Fernando Pastorizzo: quieren saber cómo el arma del policía Marcelo Galarza terminó en manos de su hija de 19 años, Nahir, la autora del crimen.

"El estado policial es una situación jurídica que todo policía debe respetar desde que se forma como tal", señaló al respecto Carlos Pérez, jefe de la Departamental de Policía de Entre Ríos días atrás, anticipando que el efectivo será sancionado.

"Por ese estado, el uniformado debe portar su arma en todo momento y en todo lugar, las 24 horas del día. Se determinará en qué circunstancias la joven se hizo con el arma", indicó. Vale recordar que Nahir dijo haber tomado la pistola reglamentaria de arriba de la heladera de su casa.

JUICIO POR ASESINATO
Esta no es la primera vez que el efectivo está en problemas. Según detalla La Nación, Galarza fue objeto de dos investigaciones y una de ellas incluso terminó en juicio oral y público.

Así, en 1998 el policía mató de un disparo de escopeta a Claudio Cañete, un hombre acusado de vender drogas en la ciudad entrerriana de Concordia.

Por ese hecho, Galarza fue enjuiciado en el 2004. En ese proceso, la fiscalía consideró que matar al supuesto narcotraficante fue "una reacción desmedida" y pidió una condena a 10 años de prisión por homicidio simple. Sin embargo, el policía terminó absuelto.

La otra causa que lo involucró, la cual aún sigue abierta en Gualeguaychú, fue un robo de armas secuestradas a cazadores ocurrido cuando el padre de Nahir trabajaba en la Dirección de Prevención de Delitos Rurales.

Entre 1990 y 1992, Galarza decidió radicarse temporalmente en Estados Unidos lo cual motivó su pase a retiro obligatorio sin goce de haberes a partir de marzo de 2000. Sin embargo, en el 2006 la Jefatura de Policía lo reincorporó.
Enviá tu comentario
Seguí leyendo...